X

El Central perdió $ 425 millones: ¿un error de cálculo?

El miércoles realizó una intervención histórica para mantener estable la moneda estadounidense, pero un día después convalidó una suba y permitió mayores ganancias a inversores extranjeros.
El miércoles realizó una intervención histórica para mantener estable la moneda estadounidense, pero un día después convalidó una suba y permitió mayores ganancias a inversores extranjeros.
Por 27/04/2018 6:53

El abrupto cambio de sentido de la intervención del Banco Central en el mercado cambiario registrado entre el miércoles y el jueves últimos intrigó a muchos en la City financiera, que se preguntan por las razones que le provocaron a la entidad una pérdida de más de $ 425 millones.

El miércoles, en la rueda que rompió todos los récords en la materia, la autoridad monetaria puso sobre la mesa nada menos que 1.471,7 millones de dólares, en medio de un clima tenso por la suba de la tasa de interés en Estados Unidos y la ansiedad de bancos e inversores extranjeros en general por liquidar sus posiciones en Lebac, pasarse a dólares y salir para eludir el pago del nuevo impuesto a la renta financiera.

Semejante gesto de autoridad, que ese día contaba con una “espalda” de más de 60.000 millones de dólares de reservas, pretendió darle al mercado un mensaje claro: la cotización no iba a moverse. Así fue que el dólar mayorista, el que mueve el grueso del mercado, cotizó casi sin cambios a $ 20,26.

Sin embargo, 24 horas después, el Central volvió a intervenir, esta vez con 853,3 millones de dólares pero convalidando un precio 29 centavos superior, esto es, de $ 20,55.

 

 

“Llamó la atención el cambio. El miércoles la intervención fue fuerte, contundente, pero el jueves fue más errática, con un Central que entraba con 50 millones y al rato salía”, le dijo un participante del mercado a Letra P.

La diferencia de haber vendido 1.471,7 millones de dólares a $ 20,26 y no a 20,55 representó para el BCRA una pérdida de algo más de $ 425 millones, que no se esfumaron sino que quedaron en poder de los jugadores que salieron antes de la entrada en vigor del nuevo impuesto a la renta financiera de los no residentes.

Las opiniones sobre las causas de lo hecho por la autoridad monetaria divergieron, mientras corrÍan rumores que incluso ponían como principal beneficiado a un banco extranjero de primera línea.

 

 

“Yo no vería nada raro. Cuando un banco central interviene en una situación de este tipo va tanteando. Se hace camino al andar, digamos”, le dijo un economista experimentado a este medio.

En tanto, otro se mostró intrigado. “Después de lo visto en la rueda del miércoles, uno habría interpretado que había una decisión de no dejar mover el dólar. Pero se borró con el codo lo que se había escrito con la mano”, graficó.

 

 

También, puede alegarse, la corrida contra el peso hace pensar que la entidad que conduce Federico Sturzenegger deberá retomar una política de suba de tasas de interés, de modo de desalentar la demanda de divisas, algo que, de hecho, ya comenzó a darse en el mercado secundario de Lebac. Eso apunta a la absorción de dinero que, de otro modo, seguiría presionando sobre el dólar, por lo que sería mejor no dejar heridos y permitir una entrada y salida “amistosa” del mercado a los jugadores más importantes.

Lo concreto es que, razones aparte, las últimas horas de la ventana para que los extranjeros se evitaran el pago de un gravamen contaron con una suerte de seguro de cambio ofrecido por el Banco Central que implicó una pérdida considerable de dinero que, para peor, no es propio sino que proviene de reservas alimentadas a base de endeudamiento.

Rumores, recelos, especulaciones. Dilemas, al fin y al cabo, de una política económica que no logra bajarse de la la bicicleta.