15|9|2022

Otro pico de tensión entre Macri y Carrió, ahora por el aborto

01 de marzo de 2018

01 de marzo de 2018

Pese a la decisión presidencial de habilitar el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo, la diputada Elisa Carrió reclamó a sus colegas “retirar el proyecto por respeto a las creencias”.

La despenalización del aborto abrió un nuevo foco de tensión entre el presidente Mauricio Macri y su principal social política, la diputada Elisa Carrió: mientras el mandatario habilita el debate en el Congreso, la legisladora pide a sus colegas que suspendan la sesión especial para debatir este tema tan caliente.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Les pido encarecidamente a los diputados que pidieron la sesión que tenga en cuenta que hay muchísimos argentinos cristianos, musulmanes, judíos, que están viviendo en este momento un tiempo sagrado para todas las religiones, entonces no podemos violentar para dividir", reclamó la legisladora en declaraciones a La Nación antes de ingresar al Congreso.

 

Lo cierto es que esta semana las diputadas impulsoras del proyecto de despenalización acordaron bajar la sesión especial a cambio de un pronto tratamiento en comisiones.

 

 

Minutos más tardes, el jefe de Estado abogó por un debate “maduro y respetuoso” entre los legisladores para abordar un tema “postergado hace 35 años”, según su discurso en el recinto.

 

“Como dije más de una vez, estoy a favor de la vida. Pero también estoy a favor de los debates maduros y responsables que como argentinos tenemos que darnos. Por eso, vemos con agrado que el Congreso incluya este tema en su agenda de este año”, resaltó el mandatario.

 

Pese a que Lilita y Macri intentan mostrarse unidos (de hecho, Carrió lo recibió con un abrazo en las puertas del Congreso), el aborto volvió a generar un malestar entre ambos. Se sabe que por su adscripción a la doctrina de la Iglesia, se trata de un tema que incomoda a la chaqueña. 

 

 

 

Tras pasar vacaciones fuera del país, Carrió regresó al país y se reunió en Olivos con el Presidente tras un verano caliente para el Gobierno por los escándalos de Jorge Triaca, Luis Caputo, Valentín Díaz Gilligan y la masiva marcha de Hugo Moyano.

 

Según publicó el diario Clarín, la diputada se habría mostrado molesta por el pedido presidencial para la despenalización del aborto sin haberla consultado. La comida se realizó en el chalet de la Jefatura de Gabinete y Carrió estuvo acompañada por su delfín Fernando Sánchez, el único lilito con asiento en la Casa Rosada.

 

"Creo que nuestra verdadera agenda es el hambre de los chicos vivos y las madres vivas, es nuestra mayor ofrenda para la Humanidad", dijo la diputada este jueves antes del discurso de Macri.