La interna de Cambiemos

El escándalo offshore encendió el nerviosismo en la cumbre radical

Los popes de la UCR se reunieron en el Hotel Savoy y descargaron sus silenciadas críticas al Gobierno por las cuentas de Díaz Gilligan y Caputo, pero cerraron filas con Macri por el caso Chocobar.

La renuncia del subsecretario General de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, y los cuestionamientos en torno al futuro del ministro de Finanzas, Luis Caputo, se colaron en la reunión de balance que realizó la Unión Cívica Radical (UCR) sobre los dos años del gobierno de Cambiemos. La cita contó con los tres gobernadores radicales y todas las autoridades partidarias, que además de analizar la marcha de la economía y reclamar “más resultados”, se vieron obligados debatir sobre la renuncia del ex subalterno de Fernando de Andreis, cuyo cargo inicialmente fue reclamado por el diputado cordobés Mario Negri, que el domingo pasado utilizó su cuenta personal de twitter para sugerirle que diera un paso al costado con el fin de no perjudicar al Gobierno.

 

Este lunes, un día antes del cónclave de boinas blancas, Díaz Gilligan presentó su renuncia indeclinable. Fue una semana después de enterarse que el diario El País de Madrid lo estaba investigando por ocultar en sus declaraciones juradas una cuenta abierta en el Banco Privado de Andorra por 1,2 millones de dólares. La partida inducida del subsecretario desató todo tipo de interrogantes sobre otros funcionarios del elenco nacional, como el ministro Caputo, que cometió las mismas omisiones que el eyectado subsecretario, pero con cifras exorbitantes y sin una persona física que estuviera vinculada a su sociedad off shore.

 

 

Ante las sombras que se ciernen sobre Caputo el gobernador mendocino y titular de la UCR Abel Cornejo, atajó las preguntas de la prensa durante la conferencia de cierre. “No sabemos si Caputo se encuadra en la situación de Díaz Gilligan. La recomendación de Negri fue de colaborar con el gobierno. Antes se tapaban los actos de corrupción, se presionaba a los jueces, y en este gobierno, muy por el contrario, ante una situación de falta de transparencia proceden a la renuncia. Creemos que fue un salto sustantivo de calidad institucional y creo que los argentinos estamos mejorando en materia de transparencia y consideramos muy positivo que se haya resuelto así en el marco del proceso que vivimos”, eludió el mandatario provincial.

 

A su turno, Negri buscó mantener la misma distancia, aunque se hizo cargo de los dardos que le disparó a Díaz Gilligan. “Yo no designo a los ministros, lo hace el Presidente, por lo tanto no opino sobre eso. Respecto a Díaz Gilligan lo que dije es que no hay que sobreactuar, la vara esta muy alta y al gobierno no hay que generarle problemas”, remarcó el cordobés, que habló casi calzado en el traje de candidato. “A algo se está lanzando, pero falta saber a qué”, deslizó uno de los radicales que participó del encuentro, mientras resaltaba la llamativa grandilocuencia de Negri al respecto.

 

 

 

Cuando el encuentro había concluido, otros dirigentes del radicalismo se animaron a hablar sobre la salida de Díaz Gilligan y confirmaron el malestar de la UCR por la gestión de la crisis que generó dentro del Gobierno. “¿Ustedes se dieron cuenta cómo fue derrapando? Primero dijo que no era dinero suyo, después dijo que no había sido durante su función pública y lo único que faltaba era que preguntara si realmente tenía que declarar ese dinero. Por eso decimos que hay que no hay que perjudicar al Gobierno”, confió otro dirigente en off the record.

 

En sus declaraciones Negri también aludió a la cuestionada titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso. “No hablo sobre el rol de Laura, pero consideramos que la OA tiene que tener autonomía del Poder Ejecutivo, como lo tienen las auditorías, y es parte de un proyecto que estoy preparando para redefinir las funciones de esa oficina”, prometió el diputado cordobés.

 

 

 

El encuentro de la UCR duró todo el día en el subsuelo del Hotel Savoy del barrio porteño de Congreso, tuvo paneles específicos durante las distintas áreas de gestión del gobierno, y contó entre otros expositores con el ex ministro de Economía Alfonso Prat Gay, los economistas Eduardo Levy Yeyati y Javier Gonazález Fraga, además del ex vicecanciller Pedro Villagra Delgado. Todos hablaron a puertas cerradas. Cuanto terminó el debate, Cornejo habló con la prensa, rodeado por Negri, el jefe del bloque de la UCR en el Senado, Ángel Rozas, la diputada Gabriela Burgos, y los senadores Luis Naidenoff y Pamela Verasay.

 

 

 

“Este encuentro tiene una particularidad: se hace a dos años de este prototipo de Cambiemos y la primera ratificación es que no desapareció ninguno de los motivos que originaron Cambiemos. El país no ha salido de la crisis que heredamos, es la primera experiencia que hay donde un gobierno que tiene minoría en ambas cámaras busca hacer una transición para salir del populismo y lograr paciencia social. Por eso ratificamos que seguimos adelante”, resaltó Negri.

 

 

 

La cumbre que concluyó este martes contará con un segundo capítulo programático, pero en manos del Comité Nacional que se reunirá este miércoles, poco después de la marcha convocada por la Federación Nacional de Camioneros, y acompañada por un amplio marco de gremios encuadrados dentro de la CGT, la CTA y también de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). “Políticamente pusieron toda la energía para ir al Gobierno pero en realidad deberían ir a tribunales”, opinó Cornejo, en un anticipo del pronunciamiento de apoyo al presidente Mauricio Macri que posiblemente emita el Comité Nacional de la UCR.

 

 

 

 

El proyecto de un Metrobus a Pilar de Toto Caputo
Martín Llaryora y Juan Schiaretti, con tiempos políticos diferentes.

Las Más Leídas

También te puede interesar