DETRÁS DE ESCENA

Quiénes fueron las piezas clave de Macri para cerrar el documento del G20

En la Casa Rosada adjudican "los buenos resultados" del texto al "sherpa" Pedro Villagra Delgado, actual vicecanciller. En el elenco participaron Peña, Faurie, Pompeo y la fonoaudiologa presidencial.

A diferencia del borrador de tres páginas que filtró la prensa estadounidense sobre el documento final del G20, la pieza de cierre de la cumbre incluyó 31 puntos que fueron negociados por un reducido equipo de funcionarios argentinos, coordinados por el sherpa del encuentro y vicecanciller argentino, Pedro Villagra Delgado. “Fue el único diplomático de carrera que se encargó de la negociación, con muy pocos recursos y con objetivos de máxima muy grandes”, confió a Letra P una fuente del Palacio San Martín.

 

Tucumano de nacimiento y egresado del ISEN en 1974, Villagra Delgado no estuvo sólo, sino asistido por el canciller Jorge Faurie, y los dos mandos políticos de la negociación: el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo y el jefe de Gabinete Marcos Peña, aunque este medio pudo saber que el “sherpa” reportaba directamente al presidente Mauricio Macri. El mandatario anfitrión tuvo una asistente que, según contaron en su entorno, fue “tanto o más determinante que sus asesores diplomáticos”. Se trata de Micaela Méndez, la fonoaudióloga personal del Presidente, que lo acompaña desde hace una década y ahora cumple funciones como Directora de Gestión Comunicacional de la Presidencia. El diario La Nación la retrató como la artífice para la prounciación del discurso inaugural del evento, pero la mujer jugó un “rol clave” en todo el proceso de enunciación pública del mandatario en escenas clave, como cuando recibió al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Rosada y en las dos jornadas que duró la cumbre, especialmente en sus alocuciones durante las cuatro sesiones del evento.

 

 

A la par de las reuniones bilaterales, declaraciones de prensa, y el exigente protocolo internacional, los negociadores del documento final se recluyeron en un lugar especialmente destinado para los “sherpas” de cada país con el fin de arribar a un documento conjunto que, hasta el jueves, parecía una pieza difícil de lograr.

 

En el esquema de desdoblamiento que eligió Macri cuando se hizo cargo de la organización de la cumbre, dejó el armado del evento en manos de la jefatura de Gabinete, pero la gestión de la negociación en la Cancillería, con Villagra Delgado como “sherpa”, pero con Pompeo como “sherpa adjunto”, una especie de marca personal de Peña sobre el embajador de carrera que, finalmente, logró concluir un texto que “superó las expectativas del propio Macri”, según la lectura de los funcionarios que participaron del encuentro, impregnados por un exitismo similar al que respiraron durante la visita que realizó el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que realizó una visita oficial al país cuatro meses después de la llegada de Macri al poder.

 

 

 

Las valoraciones positivas del núcleo duro del PRO a favor de Villagra Delgado significan un giro en la administración distante que ejerce Macri en la Cancillería, virtualmente conducida por Pompeo, pero administrada por cuadros del radicalismo como el sherpa, nacido en Tucumán, que se graduó como abogado en 1974 en la universidad pública de esa provincia. Según sus antecedentes personales entre 1992 y 1996 estuvo el frente del Consulado argentino en Londres (Reino Unido), tras haber ocupado el mismo cargo en Nueva York, ante la Organización de Naciones Unidas. En 2002 fue nombrado como embajador extraordinario y plenipotenciario.

 

Cuando Macri nombró a Susana Malcorra como su primera canciller, Villagra Delgado venía de cumplir funciones como embajador en Australia y fue designado secretario de Relaciones Exteriores, para luego ocupar el cargo de jefe de Gabinete del Palacio San Martín. Desde hace un año está al frente de la negociación con los demás sherpas del G20, pero en comparación con los demás funcionarios argenitnos que intervinieron en la cumbre, es uno de los que menos aparecen en las fotos y en el despliegue mediático sobre el evento. 

 

Mauricio Macri
Omar de Marchi y Mauricio Macri. 

También te puede interesar