X
La empresa concluye sus actividades en la fábrica establecida en Bahía Blanca. La firma redujo en los últimos dos años el 60% de su personal en todo el país. Es el segundo cierre en un mes.
Redacción 28/11/2018 9:11

En menos de un mes, la empresa Sancor dejó sin trabajo a 72 personas tras el cese de actividades en dos plantas. A principios de noviembre había cerrado la fábrica establecida en Neuquén y ahora avanzó con la misma decisión en Bahía Blanca.

El titular de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA), Roberto Tejeda, adelantó que el 30 de noviembre dejará de funcionar la fábrica que la empresa láctea tiene en el distrito del sur bonaerense, medida que impacta sobre la estabilidad laboral de 40 personas.

Este caso se suman a una cadena de decisiones empresariales que profundizan la crisis del empleo no sólo en el territorio bonaerense sino, también, en distintos puntos del resto del país. 

"La decisión de la empresa es cerrar todos los centros logísticos del país a raíz de la situación económica que está atravesando", explicó Tejeda en diálogo con Canal Siete y agregó que se verá afectado personal del área de logística, administrativo y ventas.

 

 

"Hemos hecho algunas propuestas a la empresa y la razón del cierre es que no le dan los costos para mantenerla abierta. Hoy, donde está funcionando, tiene un costo de entre $ 700 mil y $ 800 mil por mes", confesó.

La firma atraviesa una severa crisis que llevó a paralizar la producción en otras provincias y la venta de plantas enteras. Además del cierre de la planta en el distrito conducido por el macrista Héctor Gay, a principios de noviembre la firma ya había avanzado con igual decisión en Neuquén, donde despidió a 32 trabajadores.

Según publica el portal El Destape, este cierre se produjo por la caída del consumo, los problemas financieros internos de la compañía, el aislamiento de la planta más austral de la firma y el panorama económico de la Argentina para los próximos meses.

 

 

Por la crisis, Sancor vendió a Adecoagro sus plantas ubicadas en el distrito bonaerense de Chivilcoy y la cordobesa de Morteros, además de las marcas Las Tres Niñas y Angelita. En los últimos tres años había cerrado y luego vendido las plantas en Brinkman, Córdoba (depósito importante de quesos), Coronel Charlone (Buenos Aires, elabora roquefort), Moldes (Córdoba, queso pasta dura para exportación y mercado interno) y Centeno (Santa Fe).

La firma redujo en los últimos dos años al 60% de su personal en todo el país y pasó de tener cinco mil empleados a dos mil. Cerró a principios de mes su sucursal en Neuquén.

El 8 de noviembre, los trabajadores nucleados en el gremio Atilra harán un cese de actividades en sus puestos de trabajo, debido a que aún no llegaron a un acuerdo de paritarias.