X
Elegirá al funcionario entre 14 postulantes que aprobaron el examen. Quieren que el expediente que llegue a los recintos antes del fin de las sesiones ordinarias. El cargo está vacante desde 2005.
Por 02/11/2018 18:13

En medio de negociaciones herméticas internas y partidarias, la Comisión Bicameral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes avanzará la semana próxima en la selección del candidato a ocupar el cargo de Defensor del Niño, que está vacante desde 2005. Los integrantes del cuerpo buscan acuerdos políticos para que la designación llegue a votarse en los recintos de ambas cámaras antes del fin del período de sesiones ordinarias.

“Nosotros tenemos toda la predisposición para que salga, pero necesitamos que haya acuerdo de los bloques para que llegue al recinto. En el Senado dependerá mucho de lo que decida (Miguel) Pichetto. Ya estamos en una instancia más política”, explicó a Letra P la diputada del PRO Samanta Acerenza, miembro de la bicameral que se reunirá entre el miércoles y el jueves de la semana próxima para definir el nombre del defensor.

La designación del Defensor del Niño lleva un largo proceso que incluyó hasta la intervención judicial y el emplazamiento al país por parte de Naciones Unidas. El cargo fue creado en 2005, por la ley 26.061, que dispuso que el defensor debía ser designado por una comisión bicameral que funcionaría en el ámbito del Congreso.

Pero la Comisión se constituyó en 2017, tras 12 años de demora, porque el Congreso debió acatar una sentencia judicial originada en una presentación realizada por la ONG Infancia en Deuda y otras organizaciones sociales que trabajan en el tema. En octubre de ese año, se abrió la convocatoria pública para la elección.

 

 

Tras el recambio legislativo, la conformación de la bicameral quedó incluida en el paquete global de negociaciones que llevan adelante el oficialismo y la oposición y su integración volvió a demorarse. Recién a mediados de julio, dos meses después de que el Comité de los Derechos del Niño de la ONU emplazara al Gobierno argentino a avanzar con la designación del funcionario, los distintos bloques nombraron a los integrantes del cuerpo.

La comisión quedó entonces conformada por cinco representantes de Cambiemos y cinco de la oposición. Las elegidas fueron las senadoras Norma Durango (PJ- La Pampa), Gladys González (PRO), Pamela Verasay (UCR), Sigrid Kunath (Bloque Justicialista) y Anabel Fernández Sagasti (Frente para la Victoria) y las diputadas Carla Carrizo (Evolución Radical), Samanta Acerenza (PRO), Soledad Carrizo (UCR), Verónica Mercado (Frente para la Victoria) y María Florencia Peñaloza (Somos San Juan). La presidencia, que en 2017 había estado en cabeza de Carla Carrizo, quedó a cargo de Durango.

Una vez integrada, la comisión tomó un examen escrito anónimo a los 68 candidatos que se presentaron para cubrir la vacante. De ese total, 15 postulantes llegaron a la instancia final, aunque solo 14 participaron de la audiencia pública que se realizó el 23 de octubre, en la que explicaron sus planes de trabajo ante la bicameral. Ahora el cuerpo deberá elegir al candidato que tenga mayor consenso y elevar la propuesta al pleno de las cámaras.

“El proceso de selección fue ejemplar, serio y transparente. Obviamente, cada sector político tiene sus candidatos preferidos, pero tenemos que lograr llegar a un consenso porque se necesitan siete votos para la designación”, dijo Acerenza. Los candidatos que llegaron a la instancia final son Gustavo Álvarez Pereira, Roxana Contreras, Claudia Bernazza, Marisa Graham, Sergio Marcelo Greco, Alicia Guerrero Zarza, Juan Facundo Hernández, Marisa Herrera, Gabriel Lerner, María José Lubertino, María Elena Naddeo, Fabián Marcelo Repetto, Nora Susana Schulman y Cecilia Sosa.

Las negociaciones por el nombre a designar no son sencillas. En el oficialismo aseguran que la Casa Rosada decidió mantenerse al margen del proceso y dio absoluta libertad de acción a los representantes del PRO en la bicameral para la selección. “En esto no nos vamos a meter”, respondieron en la Jefatura de Gabinete a uno de los miembros de la comisión que pidió apoyo para un candidato antes de que se tomaran los exámenes. El radicalismo, en cambio, tiene sus preferencias.

 

 

En tanto, las distintas expresiones del peronismo, el kirchnerismo y Argentina Federal negocian para cerrar filas detrás de un mismo candidato, luego de que uno de sus elegidos no pasara el examen escrito. En Cambiemos pretenden que el defensor no esté identificado directamente con el PJ y, en lo posible, que no tenga cuestionamientos de su paso por la función pública. “Algunos de los candidatos estuvieron en el gobierno anterior y nunca impulsaron la designación del Defensor”, dijo a este portal uno de los miembros de la comisión. “Hay mucho intercambio y mucha conversación. Se va a decidir por consenso”, explicaron desde un despacho peronista.

Una vez que la comisión avance con la designación, la discusión se dará en torno a la fecha en la que el nombramiento se votará en el recinto, cuando queda menos de un mes para el fin del período de sesiones ordinarias.

PRIMERO LO PRIMERO. Lejos de ese debate, en el Senado las urgencias pasan por la votación del Presupuesto 2019. Las conversaciones entre el oficialismo y el peronismo venían bien encaminadas hasta que, a principios de esta semana, un grupo de gobernadores volvió a reflotar el reclamo por el Fondo Sojero en una reunión con Pichetto.

Ahora, los senadores que responden a los mandatarios provinciales amenazan con votar en el recinto el dictamen de rechazo al decreto presidencial que eliminó el Fondo Sojero en la misma sesión del miércoles 14, cuando se tratarán el Presupuesto y las leyes que forman parte del paquete. En la Bicameral del Niño temen los roces entre Cambiemos y el peronismo por las leyes económicas congelen la designación del defensor.