Economías Regionales

Con Macri de vacaciones en el sur, decretan la emergencia del Alto Valle

La medida, publicada en el Boletín Oficial, beneficia a chacareros frutihortícolas de Río Negro y Neuquén. Se anuncia en un momento de crisis y piquetes del sector.

En tiempos de máxima tensión y en la previa del inicio de la cosecha de fruta, el presidente Mauricio Macri decretó la extensión de la emergencia económica por un año para la producción de peras y manzanas de Río Negro, Neuquén, Mendoza, San Juan y La Pampa. Esta decisión apunta a beneficiar a los chacareros del Alto Valle, la región donde se produce la mayor cantidad de esa fruta en el país.

 

La medida coincide con las vacaciones patagónicas del Presidente, quien recibió el 2018 desde Villa la Angostura, junto a su familia. Estos regímenes especiales, destacaron desde el Gobierno neuquino, comprenden vencimientos generales para el pago de obligaciones impositivas y de la seguridad social que operen desde el 4 de junio de 2017 hasta el 31 de mayo de 2018, con nueva fecha de vencimiento el 30 de junio de 2018.

 

Entre las consideraciones, como se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina, se cita el artículo 2° de la Ley 27.354 -la base de esta emergencia- que faculta al Poder Ejecutivo nacional “a instrumentar regímenes especiales de prórroga para el pago de las obligaciones impositivas y de la seguridad social por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES)”.

 

En el artículo 1° del decreto con firma del Presidente, se explica cómo los integrantes de la cadena frutícola (productores, empacadores, frigoríficos, comercializadores e industrializadores), “para gozar de los beneficios de la ley”, deberán “solicitar la adhesión al régimen en la forma, plazo y condiciones que fijará” la AFIP, que tiene hasta 45 días para oficializar la medida.

 

 

Fuentes de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, consultadas por Letra P, admitieron que esta medida puede beneficiar a quienes poseen firmas de mediana proporción, pero que a los chacareros los “ayuda” pero "no soluciona" su histórica demanda de rentabilidad. “Es una aspirina para un enfermo terminal”, resaltó Carlos Zanardi, uno de los dirigentes federados más duros.

 

Sobre el cierre del 2017, un grupo de productores se acercó hasta la Secretaría de Fruticultura de Río Negro, en Allen, y arrojó una importante cantidad de fruta. Piquete de por medio, reclamaron ayuda para la temporada de verano mientras pelean contra el avance de las empresas de hidrocarburos o el negocio inmobiliario que extiende a los principales centros urbanos sobre las zonas de plantación.

 

Desde el oficialismo nacional en una de las provincias beneficiadas resaltaron que, entre los puntos más salientes de esta norma, está la suspensión de intimaciones y juicios de ejecución por parte de la AFIP por un plazo de 45 días, durante el cual los beneficiarios deberán adherirse para acceder a los diferimientos y planes de pago de hasta 60 cuotas dispuestos. Asimismo, advirtieron, se incorporan beneficios adicionales para los productores con una facturación menor a los 7 millones de pesos, los cuales podrán refinanciar el total de sus deudas no prescriptas. “Esto descomprime la presión que generan las acciones administrativas y alivia la presión tributaria que es una de las grandes trabas de la economía”, celebró el diputado nacional por Río Negro Sergio Wisky (Cambiemos).

 

 

 

Juan Martín y Aníbal Tortoriello. Los antiguos socios pelean por el manejo del PRO en Río Negro.
Rolando Figueroa y Alberto Weretilneck. La Patagonia está en alerta.

Las Más Leídas

También te puede interesar