CIUDAD BA

Larreta habilita otro mega negocio inmobiliario para financiar el Paseo del Bajo

A pedido de Casa Rosada, la Ciudad autorizará la construcción de nuevas torres en Catalinas Sur para venderlas a constructoras privadas, como se hizo con los terrenos ferroviarios de Catalinas Norte.

Horacio Rodríguez Larreta está decidido a dejar su marca de gestión en la ciudad con una serie de obras que transforme el bajo porteño y extiendan Puerto Madero hacia el microcentro. En tándem con el Gobierno nacional, ya rezonificó un predio de Catalinas Norte que se liquidará antes de fin de año, el mismo período en el que espera conseguir el visto bueno de la Legislatura para darle idéntico destino a otros terrenos fiscales en la otra punta de la traza costera.

 

Con resistencia por parte de los vecinos de Catalinas Sur, el oficialismo aprobó este jueves con 33 votos afirmativos, 14 negativos y 11 abstenciones la primera lectura del proyecto que contempla también habilitar, a través de la modificación del Código de Planeamiento Urbano, la construcción de 150 mil metros cuadradas en límite entre La Boca y Puerto Madero.

 

El trámite parlamentario no fue complejo, dado que desde la fusión parlamentaria con la tropa de Lilita Carrió, el oficialismo cuenta con mayoría propia en la Legislatura.

 

Los terrenos fiscales de ambos extremos de Puerto Madero operarían como la cabecera del proyecto principal que es el Paseo del Bajo, nombre con el que designaron a la postergadísima autopista ribereña que conectará la autovía Buenos Aires-La Plata con la Autopista Illia.

 

Esta obra, de financiación mixta entre los gobiernos de la Ciudad, de la Nación y la Cooperación Andina de Fomento, va a resolver uno de los principales problemas del centro porteño: el tránsito diario de 16 mil camiones.

 

Una vez resuelto esto, el plan oficial prevé la puesta en valor de toda la franja de la ciudad que se extiende a lo largo de siete kilómetros de las avenidas Madero-Huergo y Paseo Colón-Leandro N. Alem, desde avenida Brasil hasta San Martín.

 

Para esto, el Gobierno desplegó una doble estrategia para captar los fondos para financiar el Paseo del Bajo, y al mismo tiempo, facilitar las inversiones inmobiliarias a lo largo de toda esa franja lindera a Puerto Madero, incluida la venta de dos importantes terrenos fiscales, a la que rezonificaron bajo el rótulo "zona de desarrollo".

 

Esta nueva denominación autoriza la construcción de torres en todas las manzanas afectadas e implica también la incorporación de un nuevo parque lineal.

 

A decir verdad, este espacio verde integrará la plaza Agustín P. Justo (en Belgrano y Paseo Colón), la Plaza de Armas y los estacionamientos del Ministerio de Defensa, la plaza Colón, ubicada detrás de la Casa de Gobierno, el helipuerto presidencial y su estacionamientos, y la plaza Almirante Brown y el solar del Centro Cultural Kirchner, lo que se transformará en el parque más importante del centro.

 

Los predios fiscales harán las veces de puntapié inicial de los proyectos denominados Catalinas Norte II y Catalinas Sur II, respectivamente, sujetos a una antigua disputa de titularidad entre la Ciudad y la Nación.

 

Ahora, alineados los dos gobiernos bajo el mismo signo político, la Legislatura ya aprobó en marzo pasado el convenio en el que la ciudad rezonifica el terreno que linda con Retiro y le da vía libre a la Agencia Administradora de Bienes del Estado para venderlos, algo que se estima que hará antes de fin de año.

 

Las modificaciones al Código de Planeamiento urbano apuntan a valorizar los terrenos, autorizando la construcción de cinco torres de 140 metros de altura y dos de 60 metros, sobre un predio que deberá destinar el 65% de su superficie a espacios públicos.

 

Antes de concretar la venta, por la que se estima que embolsarán unos 300 millones de dólares, el Gobierno nacional le pidió a Larreta que complete la segunda etapa del plan dándole el mismo destino al otro predio, ubicado sobre la misma traza pero en el vértice geográfico opuesto. Algo que el PRO se propone resolver esta semana.

 

Después de varias idas y vueltas, finalmente el viernes 1 de septiembre la Comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura porteña dio dictamen y elevó el proyecto Catalinas Sur II a la Cámara para que sea aprobado en primera lectura en la sesión de este jueves.

 

La diferencia respecto de Catalinas Norte es que el desarrollo de un emprendimiento inmobiliario de las dimensiones que propone el proyecto oficial, va a afectar definitivamente la fisonomía del barrio lindero duplicando la cantidad de habitantes.

 

Rolando Figueroa suma respaldos de diversos frentes en Neuquén. Pretende obtener poder en el Senado en 2025.
Martín Lousteau y Maximiliano Pullaro.

También te puede interesar