Cambiemos

Lacunza prometió bajar la presión impositiva para el año que viene

Además, el ministro de Economía de Vidal pornosticó con optimismo que "vamos a volver a crecer dos años seguidos", y que esto "nunca pasó en esta década".

El ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, prometió bajar la presión impositiva para 2018. Habló de la elaboración de un pacto fiscal con los intendentes con el objetivo de homogeneizar y bajar las tasas. "Vamos a crecer dos años seguidos, nunca pasó en esta década", retrucó.

 

Las declaraciones del funcionario del gobierno de María Eugenia Vidal se produjeron en su disertación en el ciclo de charlas “Economías regionales hacia el 2018”. "El año próximo empezaremos a bajar la presión impositiva, sobre todo en Ingresos Brutos y Sellos, que son los impuestos más perversos porque distorsionan la actividad”, fue su promesa concreta.


 

Durante el encuentro destacó que “tenemos en agenda para el año que viene trabajar en un pacto fiscal con los municipios. Queremos corregir la heterogeneidad con un acuerdo que nos permita homogeneizar y bajar las tasas”.

 

Respecto al panorama económico nacional, Lacunza indicó que “lo más importante quizás no sea lo que está pasando ahora sino lo que va a pasar el año que viene. Vamos a volver a crecer dos años seguidos, nunca pasó en esta década. Nadie duda que vamos a crecer en el orden del 3,5%, y esto es así porque aumentan el consumo, las exportaciones y la inversión, los tres motores al mismo tiempo”.

 

El Ministro sostuvo que “es público el reclamo que estamos haciendo por el Fondo del Conurbano. En promedio, las provincias reciben 4 mil pesos por habitante mientras que Buenos Aires recibe sólo 40 pesos por habitante”, y concluyó que “queremos dejar una provincia mejor que la que encontramos”.

 

Por último, resaltó que "en la Provincia pasamos de la emergencia a la previsibilidad. Hoy tenemos los proveedores y los municipios al día. Podemos presupuestar obras, podemos licitar, podemos planear obras que van a tardar 4 ó 5 años, pero empezamos”, y agregó que “teníamos el presupuesto más bajo para obra pública, sólo un 3%. Ahora ya tenemos el 6% y queremos terminar en el 9%, o sea triplicarlo en 4 años”.

 

A principios de este año, Lacunza había realizado también declaraciones optimistas con respecto a los números de la Provincia, pero que en definitiva los hechos lo terminaron desmintiendo. Como contó Letra P en enero, el ministro había dicho que este año no habría aumentos de impuestos y que el endeudamiento internacional se utilizaría solo para hacer obras.

 

Pero con solo revisar los registros de la maratónica sesión del 21 de diciembre pasado en la Legislatura bonaerense, en la que se aprobó el Presupuesto 2017, se desprende de la propia Ley de Leyes que subiría la alícuota de Ingresos Brutos a los juegos de azar y que se girarían fondos a los municipios para que los destinen al pago de sueldos (gasto corriente) en formato de un fondo que se iba a destinar solo a obras.

 

Maximiliano Pullaro junto al diputado y pastor evangélico Walter Ghione. 
COLE, el sistema de transporte público en Neuquén capital. La crisis complica a Rolando Figueroa e intendentes.

También te puede interesar