X
El hallazgo de una fuerte suma de dinero en la Primera de la capital bonaerense es un desprendimiento de la pesquisa por el robo a la casa del intendente Julio Garro.
Por 13/09/2017 13:42

La Procuración General bonaerense enviará instructores para colaborar en la investigación por el hallazgo de una fuerte suma de dinero en un cofre de seguridad de la comisaría Primera de La Plata, confirmó el fiscal Marcelo Martini a Letra P. Se trata del mismo funcionario que envió a juicio a nueve comisarios por la famosa causa de los “sobres” en la Jefatura Departamental platense.

El nuevo escándalo policial salió a la luz como un desprendimiento de la investigación por el robo que sufrió el intendente local, Julio Garro, en su vivienda del country Grand Bell. Por ese hecho está detenido el ex policía Patricio Massana, quien era uno de los encargados de administrar las horas Polad (policía adicional) en la principal comisaría de la capital bonaerense, que tiene a su cargo la custodia de la mayoría de bancos, grandes comercios y edificios públicos.

La causa está en estado embrionario. La mayoría de la documentación fue aportada por la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense. “Tengo que investigar uno por uno” a los policías “y las irregularidades podrían derivar en un delito”, expresó el fiscal Martini a este medio.

 

Fiscal platense Marcelo Martini. También instruyó la causa de los sobres.

 

Tras el hallazgo de casi 800 mil pesos en una caja fuerte de la Primera, fue desplazada toda la cúpula policial de la dependencia. La coartada de los sospechados es que se trata de dinero para pagar horas Polad al personal. Pero varios de los uniformados tenían un retraso de hasta cuatro meses en el cobro y algunos de los fajos de dinero estaban sellados en marzo de este año.

Por el momento, el dinero que maneja esa seccional para pagar los servicios policiales extras no está determinado con exactitud. Las versiones varían entre los dos millones hasta los 100 millones de pesos mensuales. Pero ese dato quedará corroborado con las medidas de prueba que solicitará Martini.

En la lista de tareas aparece anotada la toma de unas cien declaraciones testimoniales y el pedido de pericias contables y caligráficas y arqueos. Según confirmaron fuentes de Asuntos Internos, habría planillas con firmas falsificadas. Además, no se descarta que esta situación se repita en otras comisarías de La Plata y de la provincia de Buenos Aires.

 

LOS DESPLAZADOS
El Ministerio de Seguridad bonaerense desafectó al comisario Pablo Orgoñez, quien también fue denunciado por agredir a un periodista en La Plata durante la cobertura de una protesta. Será reemplazado por el comisario inspector Javier Martínez.
También fueron apartados el oficial inspector Hugo Javier Díaz y el oficial principal Diego Ismael Martínez.
La lista de desplazados siguió con el subcomisario Cristian Alejandro Maciel (dependiente de la Dirección de Infantería) el oficial inspector Sebastián David Cornea (con último destino en el Taller Departamental de San Martín), la teniente María Verónica Conte (dependiente de la Mesa de Entradas, Salidas y Archivo) y el oficial Cristian Arnaldo Ojeda (numerario de la Unidad Policial de Prevención Local La Plata), quienes estaban relacionados con las Polad que se brindaban en el centro platense.

 

MODUS OPERANDI. Los investigadores sospechan de un sistema de recaudación ilegal de dinero. Facturar horas no trabajadas o trabajar menos horas que las declaradas son dos de las opciones posibles.

“Esta causa llevará mucho trabajo, no es sencilla”, adelantó el fiscal Martini. Los posibles delitos cometidos varían entre administración fraudulenta, falsificación de firmas, falsificación de documento público y malversación de erario. Tampoco se descarta el hallazgo de nuevos ilícitos durante el transcurso de la pesquisa.

El director de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense, Guillermo Berra, aseguró que el manejo irregular en el dinero destinado a horas extra en esa fuerza, por lo que fue intervenida la comisaría Primera de La Plata, "es un modus operandi de muchísimos años".

Además, recordó que el año pasado ya habían desmantelado la cúpula de esa seccional por el mismo motivo y que, a pesar del cambio de los efectivos, "la lógica es la misma".

"Esto no es de ahora; es un modus operandi de muchísimos años para atrás. Es algo de todos los días", sostuvo el funcionario en declaraciones a Radio Splendid.

Berra detalló que la investigación comenzó hace varios meses y que, cuando el 1 de septiembre realizaron una auditoría preventiva, encontraron "alrededor de 800 mil pesos en la caja de seguridad de la comisaría". "La justificación que dio el titular de la dependencia fue que correspondía a dinero de policía adicional que no se había pagado, que se estaba adeudando a efectivos que no habían ido a cobrarlo", contó.

En ese marco, recordó que el año pasado, cuando se produjo el robo a la casa del intendente Garro, uno de los detenidos era un agente de la Bonaerense que se encargaba de coordinar el pago de horas extras en la misma comisaría. "Surge una investigación que deriva, a mitad del año pasado, en la desafectación de toda la cúpula de esa comisaría. Hoy cambian los actores pero la lógica es la misma", sostuvo Berra.

Según el funcionario, “la comisaría Primera tiene cerca del 90% del pago del servicio Polad bancarizado”, dato que, de ser cierto, pone en crisis la explicación de los uniformados desplazados.

También aclaró que “el policía adicional no es dinero del Estado; son contratados por particulares. También lo contratan edificios públicos, pero no es dinero que sale del presupuesto del Ministerio de Seguridad”.

De un listado de cien policías que debían cobrar el servicio adicional prestado, fueron convocados 25 según un ránking de mayores montos a percibir. Diez policías no fueron y de los que acudieron uno no prestaba servicios, otro estaba jubilado y un tercero desconoció su firma en los recibos.