Servicio penitenciario

Vidal recordó la triple fuga y anticipó que habrá cámaras en todas las cárceles

Presentó un Centro Integral de Monitoreo que controlará traslados, arrestos domiciliarios y pulseras. Se comprometió en incluir todas las unidades penitenciarias en el sistema de observación.

“Esto es lo que hace diferencia en episodios como la triple fuga, que fue el primero que sufrimos apenas asumimos, donde no había cámaras, no había medidas básicas de seguridad”, señaló la gobernadora María Eugenia Vidal al presentar el nuevo Centro Integral de Monitoreo y al anunciar, entre otras medidas de seguridad relacionadas con las cárceles, que “a mediados del año que viene vamos a tener cámaras instaladas en todas las unidades penitenciarias”.

 

En el marco de la reforma en el servicio penitenciario, la gobernadora junto al ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, presentó este miércoles el nuevo Centro Integral de Monitoreo, destinado a controlar los arrestos domiciliarios, los traslados de presos, casos de violencia de género y la instalación de cámaras en unidades penitenciarias.

 

Antecedida en la palabra por Ferrari, quien dio un detalle de los cambios producidos en el sistema desde que asumió la gestión, Vidal resaltó que su gobierno fue el primero que se puso a ”pensar el Servicio Penitenciario bonaerense”.

 

 

“Empezamos a cambiar. Este centro es una muestra de eso. Va a permitir llevarle tranquilidad a los vecinos de la provincia, porque no se puede pensar en seguridad sin pensar en cárceles”, indicó la gobernadora y señaló que se podrá “saber qué pasa en tiempo real con una persona que tiene arresto domiciliario y el traslado de los detenidos”.

 

“Mucho más importante, para mediados del año que viene, hoy están viendo cuatro unidades penales, vamos a tener cámaras instaladas con este centro de monitoreo, 24 horas, en todas las unidades penitenciarias”, anticipó Vidal, recordando la fuga del penal de General Alvear de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci en diciembre de 2015.

 

“Eso es lo que hace diferencia como en episodios de la triple fuga, que fue el primero que sufrimos apenas asumimos, donde no había cámaras, no había medidas básicas de seguridad”, señaló y resaltó: “Nuestra primer medida de seguridad fue comprar 2 mil candidatos. De esos 2 mil candados a este centro, que nos permite ver lo que pasa en cada cárcel y nos da más tranquilidad a nosotros como gobierno, al sistema penitenciario y a los ciudadanos”.

 

“Que las 55 unidades estén conectadas nos permiten ver que pasa en cada una de ellas en tiempo real”, señaló más tarde.

 

Además, Vidal convocó a la justicia a rever el destino de los detenidos que purgan penas cortas. “Esperamos que la justicia en aquellos delitos con penas bajas pueda ampliar el sistema de pulseras y arresto domiciliario”, señaló y agregó: “Hay delitos de menos de un año de pena y con poca gravedad, que podrían ser incorporados con la garantía que hay un sistema que está 24 horas, todos los días del año, controlando lo que pasa”

 

En esa misma línea, sostuvo que el sistema puede usarse en casos de violencia de género. “La pulsera es una buena herramienta, mucho más que el botón anti pánico, por el que podemos ver cuándo esa orden en violada por la persona que tiene la orden de exclusión”, describió Vidal.

 

Sobre el final, recordando la expulsión de la fuerza de efectivos policiales y penitenciarios, resaltó el incremento del presupuesto destinado a mejorar la alimentación de los presos y las condiciones de habitabilidad, y apuntó a la educación como herramienta de reinserción social. “Queremos cuando termine nuestro mandato siete de cada diez detenidos hayan estudiado o estén trabajando adentro de la cárcel, porque no queremos que el penal sea de castigo, sino de reinserción. Tenemos que trabajar dentro de las cárceles y lo estamos haciendo”

 

 

Decretazo y modelo UOCRA de indemnizaciones, eje de la reforma laboral
José Alperovich rumbo a la cárcel

También te puede interesar