Elecciones 2017

El kirchnerismo cuestionó el fallo que le sacó competencia a Randazzo

Diputados del FpV criticaron la resolución del juez Culotta que dejó fuera de competencia a Mario Ishii, luego de que la Cámara Electoral se expidiera "en abstracto" por falta de tiempo.

Diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ cuestionaron el fallo del juez electoral de la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel Culotta, que dejó a Mario Ishii sin posibilidades de competir contra Florencio Randazzo dentro del Frente Justicialista. El jueves pasado, la Cámara Nacional Electoral (CNE) emitió un dictamen “en abstracto” sobre la disposición del magistrado, y el intendente de José C. Paz quedó finalmente afuera de las PASO.

 

“Según la Cámara, el juez Culotta demoró deliberadamente la oficialización de la lista de Ishii, por eso le pide al Consejo de la Magistratura que lo saque por mal desempeño en pleno proceso electoral”, advirtió el diputado Rodolfo Tailhade durante una conferencia de prensa junto al jefe del bloque, Héctor Recalde, y sus pares Teresa García y Eduardo “Wado” De Pedro.

 

En su fallo, la CNE argumentó que “los plazos transcurridos se constituyeron en un impedimento fáctico que tornó de imposible cumplimiento cualquier decisión que pudiera adoptarse con respecto a la oficialización”. Acto seguido, el máximo tribunal electoral cargó contra Culotta: “No es difícil advertir que la actitud asumida por el magistrado no se condice con la eficaz prestación del servicio de justicia”.

 

Recalde aprovechó para recordar que “Culotta fue designado subrogante por el Consejo de la Magistratura e impugnado por el Poder Judicial en primera instancia porque no tiene competencia en la materia”. “La única competencia es haber estudiado en el Cardenal Newman”, ironizó, sobre el colegio donde estudiaron el presidente Mauricio Macri y varios miembros de su círculo íntimo.

 

DUDAS CON EL SOFTWARE. La preocupación principal para los legisladores kirchneristas de cara a las PASO tiene que ver “el desconocimiento” sobre “qué software se va a aplicar”. Tailhade recordó que la multinacional Indra, que desde los años de gestión kirchnerista viene haciéndose cargo de los escrutinios provisorios, esta vez está envuelta en una serie de sospechas.

 

En primer lugar, indicó, “el Gobierno Nacional no cumplió con el compromiso que asumió de manera directa de transferir el escrutinio provisorio a la Cámara Electoral”. En efecto, ese era uno de los principales ítems de la reforma electoral que el Gobierno promovía en el Congreso, pero que terminó fracasando por el freno a la Boleta Única Electrónica en el Senado.

 

“Dejaron pasar el tiempo y llegó un momento en que hubo que delegar la contratación (de la empresa) en el Correo Argentino”, prosiguió Tailhade, y recordó que, durante la gestión anterior, ese proceso lo realizó el Estado Nacional por licitación.

 

El diputado concluyó que “hoy, faltando cinco días para las PASO, ninguna fuerza política sabe cómo fue el contrato del Correo con Indra, cuál fue el precio que se requirió por el servicio, ni el mecanismo de selección de la firma”.

 

“Hay una falta de información absoluta. No tenemos conocimiento de las características técnicas del software que se va a emplear para el escrutinio provisorio”, se quejó, y adelantó que el bloque ya le pidió a la Justicia electoral que ponga a disposición el sistema para llevar adelante una auditoría que despeje las dudas.

 

Recalde se refirió también a los conflictos de intereses que contaminan el proceso y mencionó el caso de Ricardo Viaggio, director general de Indra e histórico ejecutivo de SOCMA, y Jorge Irigoin, otro histórico ejecutivo de SOCMA que hoy preside el Correo Argentino.

 

APLICACIÓN SOSPECHOSA. En la conferencia, el bloque también encendió luces de alarma sobre la supuesta contratación, por parte del Correo, de una aplicación para hacer “un seguimiento de la concurrencia a las urnas”, según trascendidos periodísticos.

 

Se trata de una aplicación que, detalló Tailhade, “la tienen que cargar los empleados del Correo que quieran trabajar en este tema y la información termina en un número de teléfono que está habilitado solamente para recibir mensajes de texto”.

 

“Lo que nos resulta llamativo es que ese teléfono, el 26772, es el teléfono de un programa de la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, (la información) termina en una oficina pública del Gobierno de la Ciudad. Y en última instancia termina en el servidor MSA, que está en Estados Unidos”, precisó.

 

Pero más allá de esa sospecha, subrayó que “el problema es el ocultamiento que han hecho de esta contratación del Correo” y anticipó que hará una presentación judicial por el tema.

 

 

milei: el que fuga dolares es un heroe
insolito: el gobierno nombro y despidio a un funcionario en el mismo decreto

También te puede interesar