Crisis económica

La “ley Pichetto” pone en jaque a los estacioneros del sur bonaerense

Expendedores de combustible y representantes políticos de Villarino advierten que la disparidad de precios con el norte patagónico pone en riesgo cientos de puestos de trabajo. Reclaman equidad.

El arco político y gremial de la ciudad de Villarino elaboró un comunicado en conjunto en el que expresan su preocupación ante las dificultades económicas que atraviesan los expendedores de combustibles, ante una competencia dispar con los comerciantes de los distritos del norte patagónico, beneficiados por una ley que disminuye el valor de nafta y gasoil.  

 

En 2015 se aprobó por unanimidad una iniciativa que proponía disminuir el costo de los combustibles en la región patagónica, que incluye las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Antártida e Islas del Atlántico Sur. La iniciativa, además incluyó a La Pampa y a los distritos de Malargue (Mendoza) y Patagones (Buenos Aires).  La ley, presentada por el senador nacional de Río Negro Miguel Ángel Pichetto y por su par neuquino Guillermo Pereyra, determinó una reducción aproximada del 22% en las naftas y del 12% en el gasoil a través de la modificación del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC).

 

La aplicación de esta normativa ha impactado negativamente en distintos distritos del sur bonaerense. Así lo ratificó en las últimas horas, y luego de varias gestiones, al arco político de Villarino, donde se consensuó un documento entre los distintos bloques de concejales en el que alertan sobre las dificultades económicas que atraviesan los estacioneros del la ciudad ante “la inequidad” de precios de los combustibles entre localidades geográficamente próximas. El documento, además, recibió la adhesión del intendente Carlos Bevilacqua y de los representantes gremiales nucleados al sector.

 

“Tenemos un diferencial de seis pesos por litro de nafta, aproximadamente”, señaló a Letra P el concejal Fabricio Stefanelli y detalló, a manera de ejemplo, que muchos clientes de Pedro Luro (partido de Villarino) viajan los ocho kilómetros que los separan de Pradere (partido de Patagones) a comprar más barato. “Van con bidones porque tienen una diferencia de entre 300 y 400 pesos por tanque”, agregó. La misma situación padecen las localidades que limitan con Río Negro y La Pampa; lo que ha provocado una disminución de la venta en el distrito que alcanza el 45%.

 

En esa línea, aclaró que el documento “busca alertar sobre la situación, pero bajo ningún motivo que se saque el beneficio a Patagones ni a las provincial de sur”. “Lo que pretendemos es que se achique esta brecha de precios”, es decir que a medida que estas localidades se acerquen la diferencia se reduzca para no afectar a nadie.

 

El concejal si bien remarcó que desde que Cambiemos asumió la conducción nacional han advertido en diferencias ocasiones sobre la situación, “nunca” fueron atendidos, pese a que están en riesgo alrededor de ocho estaciones de servicios y más cien empleos.

 

“Es urgente la necesidad de conferir tratamiento legal equitativo y dotar de soluciones inmediatas y en el corto plazo a la comercialización de combustibles en el distrito de Villarino, con el objetivo de revertir la crisis de baja venta que viene atravesando en los últimos meses”, destaca el comunicado firmado por la totalidad de los concejales.

 

El 20% de los hogares de bajos recursos puede perder los subsidios de luz y gas.
Las medidas de Javier Milei y Toto Caputo: pan para hoy

También te puede interesar