Elecciones 2017

Fuga de pesos pesados y pelea de segundas líneas en Santa Fe

No estarán los apellidos Bonfatti, Corral y Perotti en las boletas. Habrá internas en el Frente Progresista, Cambiemos y el peronismo. El socialismo lleva a su ministro más duro con Macri.

El axioma se repitió desde diversos sectores a fines de 2016 y principios de este año: “Sin 2017 no hay 2019”, se repitió casi hasta el hartazgo en la provincia de Santa Fe. Pero tanta advertencia se evaporó finalmente como polvo entre las manos y lo que se pensó como una contienda de pesos pesados derivó en una elección de medianos.

 

Ni el Frente Progresista llevará al ex gobernador Antonio Bonfatti como precandidato a diputado nacional ni Cambiemos postulará al presidente de la UCR nacional, José Corral, ni el peronismo comulgará tras la figura de Omar Perotti. Por diversos motivos, el trío de enormes figuras de la política de la Bota hizo un amague, se bajó del caballo y guardó fuerzas para un 2019 que se aventura híper caliente.

 

Secretario de Políticas Universitarias Albor Cantard, la figura de Cambiemos en Santa Fe.

 

 

CAMBIEMOS. Corral es el intendente de la ciudad de Santa Fe y se convirtió en el hombre fuerte del macrismo en la provincia. Mocionó a su ladero, el diputado nacional Mario Barletta, como cabeza de lista, pero la Casa Rosada se lo tachó. Apareció entonces, de manera inesperada y sorpresiva, el nombre de Albor Cantard, el secretario de Políticas Universitarias de la Nación, y casi todos debieron abrevar bajo su precandidatura.

 

Cantard responde a Corral, quien, pese a no poner la cara en la boleta, se jugará mucho en la elección legislativa. Porque el ignoto funcionario de nombre raro solo tiene su aval. Se repitió a lo ancho y largo del país que las elecciones las dirime Cambiemos y no un nombre, y éste es un gran ejemplo para comprenderlo.

 

El podio de la lista oficial de Cambiemos se completa con el legislador Luciano Laspina (hombre clave para el PRO en la Comisión de Presupuesto y Hacienda) y Lucila Lehmann, que responde a Elisa Carrió.

 

El jueves presentó su lista en Rosario el concejal Jorge Boasso, quien se reunió a principios de año con el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. El edil aseguró que le prometieron una PASO en agosto, pero, con el correr de las semanas, comenzó a ser excluido y apartado. Radical, con buenos números en su ciudad, Boasso no responde orgánicamente a ningún sector dentro del partido centenario. Pero juntó 2.700 avales y va por la patriada.

 

EL OFICIALISMO. El Frente Progresista esperó hasta donde pudo a Bonfatti. El actual presidente de la Cámara de Diputados de la provincia coqueteó, dudó, pero finalmente se bajó de la competencia. Ahí apareció en escena el ministro de la Producción, Luis Contigiani, con un férreo apoyo del gobernador Miguel Lifschitz y todo el socialismo.

 

Contigiani es jesuita y radical. Ganó alta notoriedad con sus feroces críticas a la política económica del Gobierno nacional. Creó un Observatorio de Importaciones para seguir de cerca la caída de la industria local y, con sus medidas, recibió un apoyo irrestricto de gran parte del sindicalismo peronista.

 

Pero parte del radicalismo progresista, que se quedó en el Frente y no corrió tras Corral, promete plantarle una interna al funcionario, con una lista que tendrá como primera candidata a la concejala rosarina María Eugenia Schmuck, quien se mueve siempre dentro de la coalición, pero con fuertes reproches al socialismo.

 

 

Diputado del Parlasur Agustín Rossi. Enfrenta en la la interna del peronismo a la ex jueza Rodenas y al cegetista Schmid.

 

  

PERONISMO. Perotti se mantuvo al margen del armado peronista y eso derivó en la construcción de liderazgos menores en todo el partido. El diputado del Parlasur Agustín Rossi fue el primero que se lanzó, recorrió día a día la provincia y buscará contener el voto decididamente kirchnerista. No le apareció una contrincante hasta dos semanas atrás, cuando Alejandra Rodenas renunció a su cargo de jueza y dejó los Tribunales de Rosario tras 31 años de servicio.

 

La ex magistrada cuenta con el apoyo de los senadores, los intendentes, presidentes comunales, el Movimiento Evita y parte del movimiento sindical. Procura contener el voto fiel al peronismo para “volver a plantarse frente al modelo neoliberal que azota al país”.

 

Un tercero en discordia, aunque de buen diálogo con Rodenas, es el triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid, quien se lanzó en Santa Fe en el amanecer de la semana, con el apoyo en primera fila del gastronómico Luis Barrionuevo. Sobre el cierre de listas, entonces, no sería extraño que la competencia en el PJ fuera de dos y no de tres.

 

FRENTE RENOVADOR. Por otro lado, Por otro lado, Sergio Massa llevará al concejal rosarino Diego Giuliano, bajo la tutela del referente del Frente Renovador en la provincia, Alejandro Grandinetti. Pero tendrá competencia contra la modelo y conductora Amalia Granata, que confirmó en las últimas horas su postulación porque el objetivo “es formular leyes para resolver las necesidades de la gente".

 

En tanto, en la izquierda habrá un trío de opciones. Caren Tepp, del distrital rosarino Ciudad Futura, encabezará una lista cien por ciento femenina. El periodista y diputado provincial Carlos Del Frade jugará por el Frente Social y Popular y Octavio Crivario competirá por el Frente de Izquierda.

 

Martín Menem, junto al diputado Luis Picat e intendentes del Gran Córdoba.
Diputados: Ramiro Gutierrez presentó su proyecto para la reutilización social de bienes decomisados.

También te puede interesar