X

“Si el PJ decide una estrategia con lista única, hay que acatar la decisión”

El ex secretario de Seguridad valora las PASO como herramienta, pero cree que “no es momento de disputar poder” en el partido. El rol de CFK, Randazzo y el spot donde se compara con Frank Underwood.

Por 10/06/2017 19:47

Sergio Berni está en una sala del subsuelo del edificio anexo del Senado de la provincia de Buenos Aires. Acaba de terminar una reunión en la que escuchó a representantes gremiales de la central nuclear ATUCHA Lima- Zarate por el despidos de 137 trabajadores. En una hora tiene reunión del bloque de senadores del Frente para la Victoria-PJ, que integra desde el 10 de diciembre de 2015, y luego de la reunión tiene sesión en la Legislatura provincial. Eso, un poco, lo aburre. Viste camisa blanca impecable, saco gris y pantalón de vestir crema. Todo muy lejos de su vestimenta casi militar que calzó durante la mayoría de sus días como Secretario de Seguridad de la Nación, cuando viajaba en helicóptero, derribaba búnkers de drogas en las villas, aparecía por sorpresa en operativos de las fuerzas federales o minutos después de haber liberado un piquete de la Panamericana para hablar con la prensa. Era una de las pocas figuras toscas del proyecto que lideró la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Era Súper Berni. Hoy, es un legislador provincial que extraña aquella época. “Me he preparado toda mi vida para conducir una fuerza de 120 mil hombres”, dice con nostalgia, la mirada fija y un peinado con el pelo para atrás inmutable. 

Todavía falta para esa confesión. Antes, Berni sale de la reunión y va hasta su despacho. No encuentra la oficina. En un pasillo se cruza al senador Juan Manuel Pignocco y le pregunta: 

-¿Dónde está mi despacho? 

-Un piso más arriba, le responde su compañero de bloque.

-¿No sabe dónde queda su despacho?, pregunta este cronista

-Sí, pero este edificio te marea. 

-Sí, es cierto.

Sergio Berni sentado en su banca de senador provincial en la última sesión de la Cámara alta bonaerense (Foto: AG La Plata).

A diferencia del resto de sus compañeros de bancada, en su oficina no hay asesores. Tampoco hay decorado. En su despacho no tiene cuadros, ni de Néstor ni de Cristina. Tiene piso de madera. Tiene un mueble del mismo material, y sillones de un cuerpo que ocupan casi toda la oficina que tampoco es muy grande. Hay un escritorio que casi no usa con algunas revistas que pispea al entrar. Una foto del Papa Francisco y un pequeño cuadro de Evita. No hay fotos suyas ni de su familia. Todo eso está en la Ciudad de Buenos Aires. El senador provincial quiere ser candidato a diputado por la Capital Federal. “Estamos esperando que las autoridades del partido decidan cuál va a hacer la estrategia electoral”, avisa. Para eso lanzó días atrás un particular spot de campaña en las redes sociales. Allí, bajo el hashtag #YoPrefieroBerni, se compara con Frank Underwood, el protagonista de la serie estadounidense House of Cards que interpreta el actor Kevin Spacey; un político estadounidense que en su afán de poder asesina a una periodista e “induce” el suicidio de un candidato a gobernador que le generaba algunos problemas. En la charla con Letra P, no le escapa a las PASO ni a la discusión con Florencio Randazzo pero explica que no hay que insistir con una “interna caprichosa”. Todo eso y más dice Berni, el funcionario más duro y uno de los leales que supo tener Cristina Fernández de Kirchner en su último período de Gobierno. 

BIO. Nació en Exaltación de la Cruz, provincia de Buenos Aires, hace 55 años. Es médico e hizo su residencia en el Ejército Argentino. Hizo su carrera en esa fuerza militar: llegó al grado de teniente coronel. En 1991, el gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, lo designa director del Hospital 28 de Noviembre. Hizo casi toda su carrera política siempre junto al matrimonio Kirchner. Llegó al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación comandado Alicia Kirchner, hermana del entonces presidente. A principios de 2012, CFK lo designa secretario de Seguridad de la Nación, el puesto que más lo enaltece, según él mismo. Con la derrota electoral del peronismo en 2015, asume su banca de senador bonaerense por la Segunda sección electoral. Está casado y tiene un hijo. Le quedan dos años de mandato como legislador, pero quiere candidatearse por la ciudad de Buenos Aires en las próximas elecciones.  

-¿Cree que sirve una interna entre el espacio de Randazzo y el kirchnerismo para definir candidatos?

-Yo tengo más coincidencias con Randazzo que disidencias. Muchísimas más son las cosas en las que estoy de acuerdo con lo que significa, por ejemplo, la reestructuración del peronismo. Estamos en una etapa crucial de la Argentina, en donde en las próximas elecciones necesitamos ganarlas, no solamente por una cuestión puramente electoral sino porque la sociedad está pidiendo que la oposición ponga un freno a este paquete de medidas neoliberales que está llevando adelante este gobierno, que de manera engañosa se comprometió con la ciudadanía, por ejemplo, a no devaluar, a no tener tarifazos, a generar empleos de calidad, a abajar la inflación y hoy justamente están haciendo todo lo contrario. Tarifazos que impactaron directamente en el bolsillo del trabajador, convenios colectivos donde no solamente avasallan derechos laborales sino que generan una quita del poder adquisitivo del trabajador. Venimos de una reunión donde han despedido a 137 trabajadores del proyecto nuclear de Atucha III, en donde creemos que hay una clara intención de este gobierno de desmantelar el proyecto nuclear que con tanto esfuerzo, sacrificio y con mucho orgullo hemos llevado adelante estos años. Creo que lo que hay que discutir hoy no es poder dentro del peronismo sino discutir de cara a este modelo neoliberal. Este modelo está endeudando el país y nos está llevando a un lugar que no queremos estar que era el 2001.

"Si hubiera ganado Scioli, hubiéramos seguido con la política de expansión industrial, de generación de empleo, con una política productiva."

-¿Y cómo se hace para vencerlo?

-La verdad es que yo soy de aquellos que creen en las PASO, creen en las internas, pero también creo que en la política cuando uno integra un espacio político tiene que tener dos aspectos en consideración: uno es la lealtad al proyecto político al que pertenece; y otro es ser orgánico al partido político al que usted pertenece. A mí me parece que las PASO es el mejor camino para superar las diferencias que tenemos adentro de un espacio político pero uno tiene que ser orgánico y si el espacio político decide que la estrategia electoral sea a través de una lista única, creo que todos aquellos que estamos en este espacio tenemos que acatar esa decisión porque es la decisión del conjunto. Como decía el general Perón 'primero está la patria, después el movimiento y por último los hombres'. Y hoy, cuando uno quiere hacer una interna de manera caprichosa está revirtiendo esa gran frase del general Perón. 

-¿Considera que el espacio de Randazzo quiere una interna caprichosa?

Si el espacio político del peronismo decide que lo mejor es que haya una interna, yo quiero competir con Randazzo. Si el espacio político entiende que, por una estrategia electoral, tenemos que generar los mecanismos de contención entre los compañeros para que haya una lista única y enfrentar este modelo de precarización laboral, de cierres de fábricas, de des-industrialización, de especulación financiera tenemos que estar todos juntos. Le vuelvo a repetir: no hay que tenerle miedo a las internas, no hay que tenerle miedo a las PASO, me encantaría que haya PASO en mi partido, quiero competir en esas PASO. Pero si las autoridades del peronismo deciden que tenemos que ir en una lista única, creo que todos tenemos que hacer ese esfuerzo. Ahora me parece que no es momento de disputar poder adentro del peronismo, sino que tenemos disputar un modelo de país que sea viable y con una fuerte inclusión social.

 

Berni junto al ministro de Seguridad bonaerense, Crisian Ritondo

 Sergio Berni junto a ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo y el intendente de Ensenada Mario Secco. 

 

-¿Qué evaluación hace sobre las medidas de seguridad que está aplicando el Gobierno nacional y el provincial?

-¿Qué medidas?, yo no vi ninguna hasta ahora.

"He intervenido en más de 2500 desalojos de piquetes y no tengo un solo problema judicial ni ninguna denuncia por haber lastimado a un manifestante."

-El Gobierno dice estar combatiendo al narcotráfico y las mafias.

-Sí, ¿y? ¿Cuál es el plan de seguridad de este Gobierno?

-Algunos operativos han hecho…

-Una cosa es un operativo. Pero cuál es el plan de Seguridad de este Gobierno, nadie sabe.

 

-¿No tiene plan?

-No tiene plan. Uno puede estar de acuerdo y no estar de acuerdo con un plan, pero no es porque lo diga yo. Han pasado más de 17 meses, si no me equivoco, y no han presentado un plan de seguridad. Lo único que he escuchado es decir que iban por el narcotráfico cero y hoy los barrios están inundados de droga; las fronteras están totalmente descuidadas. Decían que iban a blindar las fronteras y yo pregunto: ¿Cómo van a hacer para blindarlas, si las fuerzas federales fueron diezmadas, la Policía Federal fue entregada la mitad a la Ciudad de Buenos Aires, que es una fuerza federal de todos los argentinos, y no solamente se entregaron los hombres sino también todos la tecnología que veníamos acumulando en los últimos años? No se ha aumentado la vacante de ingresos en Gendarmería y Prefectura y, además, se ha retirado el Ejército de lo que se denominaba el Escudo Norte, que era un trabajo logístico que hacía el ejército y que les entregaba mucha mayor capacidad operativa a nuestros gendarmes que estaban en la frontera.

-¿Y los radares en las fronteras?

No han colocado un solo radar, se quejaban de que no había radares y sin embargo fue el Gobierno nuestro el que modernizó todos los radares de la frontera. Dijeron que iban a combatir el narcotráfico y que el problema eran los aviones que entraban de manera ilegal. No han colocado la tecnología apropiada. Los aviones con droga hoy aterrizan directamente en la provincia de Buenos Aires. Y no porque lo diga yo, sino que lo dice el propio ministro (de Seguridad, Cristian Ritondo). El último avión que detuvieron le había detectado por lo menos 30 vuelos y firmaron una ley de derribos y hasta ahora la verdad es que no han derribado un solo avión como han dicho. 

¿El ministro Ritondo está haciendo las cosas bien?

Es un hombre que viene del peronismo, lo respeto como tal, pero tengo una visión totalmente distinta a lo que es la seguridad. En la provincia de Buenos Aires un plan de seguridad no es una purga. Y no necesitamos que la gobernadora María Eugenia Vidal nos relate los problemas que tienen los vecinos con la inseguridad como si fuera una simple espectadora. La gobernadora se comprometió a solucionar el problema de la seguridad de la provincia de Buenos Aires y no solamente que no lo solucionó, sino que se está agravando. El caso del nene en Lomas Zamora es el último ejemplo. A una señora la tiraron de un colectivo y le provocaron muerte cerebral. Esta semana una policía perdió la vida en La Plata por un escopetazo en la cara. 

¿Y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta?

La Ciudad de Buenos Aires también se ha visto agravada en materia de seguridad porque el traspaso de la Policía Federal a la Metropolitana se ha hecho con una rapidez, con una inexperiencia y, por sobre todas las cosas, con una negligencia que repercute gravemente en la operatividad que debería tener la policía en la Ciudad. Entonces tenemos problemas de seguridad en la provincia, problemas en la Ciudad y la única respuesta que tenemos por parte de la gobernadora y del presidente, Mauricio Macri es que nos relatan la realidad como si fueran simples espectadores. Por favor, que les avisen que están gobernando.

-Le pregunto por Larreta porque usted quiere ser candidato por Capital Federal, ¿Es cierto?

-Estamos trabajando, tenemos un espacio político en la Capital muy importante. Ya tenemos los avales en capital, tenemos los avales en Provincia y estamos esperando que las autoridades del partido decidan cuál va a hacer la estrategia electoral

-Pero todavía le quedan dos años de mandato como senador provincial

Sí, pero eso no tiene nada que ver. Los colaboradores a veces a uno le dicen que no es bueno participar en estas elecciones pero la política no es para especular. Una cosa es lo conveniente y otro es lo necesario. Obviamente que nosotros queremos hacer lo que se sea necesario para poder frenar el avance de este modelo neoliberal.

 "Si esperamos que Cristina Fernández de Kirchner ordene al peronismo es porque estamos por el mal camino. Todos los dirigentes tenemos que tener la suficiente madurez para enderezar este peronismo que ha perdido las elecciones."

-Recién hablaba de la Ciudad, el jefe de la policía José Potocar está detenido por asociación ilícita.

-No es la primera vez que detienen al jefe de la policía en la Ciudad.

-Uno de los problemas que intentó mostrar el Gobierno, sobre todo en la Ciudad de Buenos Aires -a dónde usted aparentemente quiere ser candidato-, son los cortes de calles con manifestaciones. Para eso crearon el protocolo anti piquete. ¿Qué le parece esa medida?

-Yo le hago una pregunta: ¿se usó?

-Bullrich dijo una vez que sí se usó.

-Si no se usó es porque no sirve. 

-¿No sirve?

-No es que digo yo que no sirve, si no se usó es porque no sirve. Todo lo que se hace y funciona es bueno, si se hace una cosa o se dice que no se hace es porque…-Berni hace un lapsus y suelta- es la ley de la naturaleza. Yo soy muy darwiniano en eso, lo que no funciona no sirve. 

¿Cree en la evolución de las especies entonces?

-Absolutamente. (Berni sonríe)

-Y usted cómo cree que manejó ese tema, los piquetes.

-Como lo hice toda mi vida, con la ley en la mano. No hace falta un protocolo. 

-¿No hubo represión?

He intervenido en más de 2.500 desalojos de piquetes y no tengo un solo problema judicial ni ninguna denuncia por haber lastimado a un manifestante. Es saber distinguir lo que es una manifestación social de un piquete político.

-¿Extraña un poco su rol de Secretario de Seguridad?

Un poco, no. Mucho.

-Acá sentado en su despacho es otra cosa.

-Sí, por supuesto son dos cosas distintas. Ni mejor, ni peor.

-¿Qué es lo que extraña?

-Uno cuando hace lo que le gusta, extraña no volver a hacerlo. Obviamente que son dos roles distintos. Hoy nuestro espacio político me ha designado esta tarea que la hago con mucho compromiso, con mucha responsabilidad, pero la verdad es que me he preparado toda la vida para conducir, como hemos conducido durante cuatro años, los 120 mil hombres de todas nuestras fuerzas federales.

-¿Hace alguna autocrítica sobre cómo se manejó el caso Nisman?

-Cumplí con mi función y nada más. El resto es una cuestión que tiene que resolver la justicia. Yo lo que he hecho y no porque lo digo yo, sino porque lo ha dicho la justicia, fue cumplir con mi función

-Todavía no fue a Comodoro Py como sucedió con otros ex funcionarios cuando dejaron sus cargos, incluso la propia ex presidenta, ¿hay una cacería de brujas?

-Tenemos muchos compañeros que están siendo perseguidos, lamentablemente. Usted sabe que la justicia está pasando por el peor de todos sus momentos en la historia y la verdad es que este Gobierno prometió a los argentinos que iba a respetar el sistema constitucional de nuestro país: representativo, republicano y federal. Republicano es ser respetuoso de los tres poderes y no que haya una injerencia directa del poder ejecutivo hacia el poder judicial. Y si no explíquenme qué es lo que está haciendo el ministro (de Justicia) Germán Garavano en Estados Unidos, buscando como loco información sobre Oberdrecht. Debe ser la justicia quién tiene que actuar, no tiene que inmiscuirse el poder ejecutivo al menos que tenga algún interés particular para tener la información y manejarla de acuerdo a su antojo. 

 

 

-El fin de semana pasado lanzó un spot de campaña comparándose con Frank Underwood el protagonista de la serie House Of Cards, un congresal de Estados Unidos que en su carrera por el poder asesina a una periodista y hace suicidar a un candidato a gobernador llamado Peter Russo. Es algo polémico eso; sin embargo ¿cuál es su personaje favorito de la serie?, si es la que ve…

-La empecé a ver, pero no la sigo mucho. La última temporada salió hace poco y no tengo tiempo. Pero obviamente que es una ficción y todos la tomamos como una ficción, salvo aquellos periodistas que necesitan cubrir sus espacios televisivos aumentado la imaginación de la gente. El resto lo ha tomado como una humorada, como lo tomó la página de Hosue Of Cards que nos contentó de una manera muy ingeniosa.

-No es la primera vez que lo hace, con Federico Pinedo también ha interactuado. 

-Sí, bueno pero la verdad es eso. La política también tiene su cuota de ironía, su cuota de humor y teniendo en cuenta que ese personaje, es un personaje de ficción, no es de verdad entonces me parece es que estamos muy lejos de la realidad y no intenta más que generar las conversaciones necesarias; porque no hay que tenerle miedo a las conversaciones. Hoy las redes sociales son parte de la realidad en la construcción política y para generar las conversaciones, usted tiene que concentrar la atención de la otra persona con la cual intenta hablar. Ha dado su fruto.

-Ya lo creo, estamos hablando de eso

-A partir del spot hemos generado cientos de miles de conversaciones que nos sirvió para tener cada vez diálogo más directo y por este medio.

 

 

-¿Qué pasa si el peronismo pierde las elecciones?

-Yo creo que en la provincia de Buenos Aires el pueblo peronista está gestando un gran triunfo para las próximas elecciones. Esperemos que los dirigentes del peronismo estemos a la altura de las circunstancias y no conspiren ese triunfo a partir de sus aspiraciones individuales. 

-¿Si gana el peronismo se le va a complicar la gobernabilidad a Cambiemos?

-El peronismo va a ganar, no tengo ninguna duda. Este gobierno como no puede discutir salario, no puede discutir beneficios para los trabajadores, no puede discutir baja de inflación, ni siquiera nos dieron una explicación creíble sobre el escándalo de los Panamá Papers, sobre el escándalo del Correo, sobre el escándalo de Odebrecht, quiere discutir sobre un Gobierno que ya no es más gobierno. Nosotros queremos discutir este gobierno. 

-¿Si Scioli hubiese ganado, cree que no estaría reuniéndose con obreros despedidos por ejemplo?

-No, por supuesto que no. Si hubiera ganado Scioli, hubiéramos seguidos con la política de expansión industrial, de generación de empleo, con una política productiva. No con esta política de compresión de la economía y entender que la variable de ajuste del proyecto económico de este gobierno es el trabajador.

-¿Cuándo fue la última vez que habló con Cristina?

-Hará un mes, dos meses.

-¿Sobre?

-Temas de la situación en general en la argentina. 

-¿No hablaron de cuestiones electorales?

-No, la (ex) presidenta está enfocada en los problemas de los argentinos. Las cuestiones electorales es una responsabilidad de las autoridades partidarias.

-En un contexto de unidad usted quisiera que la candidata sea Cristina.

-Cristina creo que tiene la capacidad de hacer lo que ella quiera y en el momento en que lo tenga que hacer. La verdad es que nosotros como militantes del Partido Justicialista tenemos que resolver los problemas adentro del partido. Y si esperamos que Cristina Fernández de Kirchner ordene al peronismo es porque estamos por el mal camino. Todos los dirigentes tenemos que tener la suficiente madurez para enderezar este peronismo que ha perdido las elecciones. Ya pasó el período de duelo. 

-¿Por qué se perdió?

No sé, ya no importa por qué se perdió. Lo que importa es por qué tenemos que ganar ahora. Es responsabilidad de todos aquellos dirigentes que son militantes del partido justicialista generar los espacios de consenso para tener la arquitectura electoral para ganar las elecciones.