Crisis del empleo

Denuncian persecución gremial y despidos en fábrica del Grupo Techint

En la planta de TENARIS SIAT de Valentín Alsina se despidió a un trabajador y se sancionó a otros tres. Denuncian que “se arman las causas” y que el empresariado apunta contra el activismo gremial.

El mismo día que la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) realizó una marcha por las calles porteñas en reclamo de paritarias para el sector, el Grupo Techint notificó el despido de un trabajador y suspensiones a otros tres en la planta de Tenaris Siat de Valentín Alsina. Los operarios afectados por la medida denuncian que la decisión empresarial se inscribe en una avanzada en contra de la actividad sindical que tiene por objetivo la flexibilización laboral, reducción salarial y de puestos de trabajo.

 

En un comunicado publicado horas después de notificada la decisión, los trabajadores hicieron una enumeración de los hechos que ahora derivaron en nuevos despidos y sanaciones. En este sentido, indican que “desde finales de 2015, cuando el CEO de Techint Paolo Rocca sostenía que los costos laborales en Argentina eran ‘el doble que en Brasil’, las diferentes plantas del Grupo emprendieron una avanzada sobre los trabajadores. Un elemento fundamental de esta avanzada es la persecución a los trabajadores durante la jornada de trabajo, con el fin de sancionarlos y así disciplinar al resto y producir despidos con causa”.

 

En sintonía con el documento se expresó José Villa, uno de los trabajadores suspendidos, quien en diálogo con Letra P aseguró que “la causa está armada por un gerente que nos acusa de no cumplir con nuestro trabajo” y detalló que ya en 2016 se había avanzado en el mismo sentido dejando cesantes sin causa a quince trabajadores. “Entre los despididos estaba Alejandro Corso, hoy notificado de lo mismo y yo. Gracias a una lucha que se extendió por más de veinte días logramos la reincorporación”, indicó

 

“Desde hace un tiempo la empresa ha adoptado la posición de presionar al cuerpo de trabajadores, aplicando políticas de persecución gremial, apriete a los trabajadores con el objetivo de avanzar con la flexibilización, bajando el salario y reduciendo puestos de trabajo. La fábrica se ha transformado en una cacería”, señaló el operario y agregó que los afectados por la medida son parte de la fábrica desde hace más de 20 años.

 

Villa sostuvo que el miércoles en una audiencia con en la delegación de Lanús del Ministerio de Trabajo, la empresa ratificó el despido y las suspensiones, mientras que La UOM instó a que se cancele la medida. En este momento, en el marco de un canal de diálogo, las partes están a la espera de nuevos encuentros. El lunes 5 de junio a las 10 de la mañana se desarrollará una reunión en la planta entre los empresarios y los representantes gremiales. Al mismo tiempo, reunidos en asamblea, los trabajadores resolverán, en función de lo que manifiesten los empresarios, las medidas que se adoptarán.

 

“La empresa incumplió un acuerdo firmado con la UOM en la que se acordaban suspensiones rotativas hasta el 1 de julio, lo que implicaba que los trabajadores cobrarían el 80% de su sueldo. Nosotros lo cumplimos, los empresarios no” señaló Villa, quien agregó que el incumplimiento es porque el Grupo "rompió la paz social en la fábrica al avanzar con despidos y suspensiones producto de causas inventadas". Finalmente, el trabajador reiteró que lucharán “por la inmediata reincorporación del compañero y la eliminación arbitraria de sanciones”.

 

También te puede interesar