ELECCIONES 2017

Operativo reelección: en la Casa Rosada dicen que es "el momento adecuado"

Macri deslizó desde Santa Fe sus deseos de conseguir un segundo mandato presidencial. Las señales para minimizar el impacto de los comicios de octubre ante los mercados y la emergencia de Vidal 2019.

El presidente Mauricio Macri disfruta las brisas rioplatenses del otoño como si viviera un tiempo de primavera. Dicen a su alrededor que la percepción no es por el clima, sino por el inesperado "viento de cola" que goza hace una semana, desde que volvió de Washington, proveniente de la visita oficial a su par Donald Trump. “Nos fue mucho mejor de lo previsto”, es el comentario más repetido en el Gobierno, y la confirmación ocurrió durante esta semana: en menos de cinco días la Casa Blanca destrabó las importaciones de limones tucumanos y retomó los permisos especiales de visas para argentinos que deseen ingresar a Estados Unidos, conocido como Global Entry. La gira comenzó a dar réditos y el malogrado vínculo de Macri con Trump de los años 80 ahora entró en una etapa diplomática y amistosa, cuyo costo por ahora se desconoce.

 

Desatado el nudo de la relación bilateral tras la salida de Obama, Macri tuvo, a su regreso, otro bálsamo cuando fue el invitado principal en un acto sindical en pleno 1° de Mayo, junto al socio peronista Gerónimo "Momo" Venegas, líder de las 62 Organizaciones, titular del partido Fe (que integra la alianza Cambiemos) y jefe del sindicato de trabajadores rurales. La imagen del Presidente y parte de su Gabinete en un escenario autocelebratorio organizado por Venegas, revirtió la soledad que experimentó el mismo elenco durante el año pasado, aún cuando la reunificación de la CGT no había cumplido un año.

 

Ambas bonanzas fueron las bases para que Macri verbalizara la posibilidad de un segundo mandato, reelección mediante, desde la ciudad de Santa Fe, capital gobernada por el radical José Corral (titular de la UCR), dentro de una provincia que controla el socialista MIguel Lifschitz. Ante la aspereza de los socios radicales, y los desconfiados socialistas, Macri exhibió su satisfacción cuando inauguró la versión santafesina del Metrobus que estrenó en Buenos Aires hace un lustro. Después habló, como un candidato, del plan de infraestructura y lanzó:  “Me temo que no vamos a terminar esa obra en este mandato, pero quizás en el próximo llego a verlo”. La mención no fue casual. "Falta mucho para el 2019, pero es un buen momento para dar señales de continuidad, especialmente para los mercados internacionales y los inversores extranjeros, por eso lo dijo en el contexto de las reuniones que mantuvo con otros presidentes", se atajó un funcionario del Gobierno para relativizar que haya comenzado un "operativo clamor" para instalar las ansias de un segundo mandato. Antes de echar a andar el primer metrobus, Macri anticipó que "en estos 30 días vamos a visitar o a ser visitados por cinco de los siete países más importantes del mundo y eso jamás pasó en la historia de la Argentina”, festejó en referencia al encuentro con Trump y a las próximas reuniones con los presidentes de Italia, Sergio Mattarella; de China, Xi Jinping; con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y con la canciller alemana, Angela Merkel.

 

Por fuera del presunto mensaje a los mercados, el ardid, admiten en la Casa Rosada, tiene una ventaja: pone en otro contexto a las próximas elecciones legislativas de octubre.  La cuenta regresiva del calendario ya está en funcionamiento, faltan menos de dos meses para la inscripción de listas, y dentro del PRO aseguran que, por encima de la confirmación de candidaturas, "las caras visibles serán las gestiones", en referencia al rol que jugarán Macri, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta. 

 

Las palabras que lanzó el Presidente sobre su futuro político también tuvieron un origen en Bariloche, donde Vidal participó de una reunión reservada con empresarios. Como suele ocurrir en esas citas, los secretos se diluyeron con el correr de las horas para traslucir que el planteo más sonoro fue la certeza de muchos aportantes de campaña del macrismo que la mejor sucesora de Macri en 2019 es la mandataria de la provincia más grande del país. "Ella esta concentrada en la gestión, lo demás son especulaciones", desestimó un vocero sobre las versiones que retumbaron la semana pasada desde el corazón del establishment y que Macri no pasó por alto. 
 

 

larreta se sube a la ola anticasta
Mauricio Macri, expresidente de Argentina y titular del PRO.

También te puede interesar