Política

Randazzo y la teoría del crédito con fecha de vencimiento

´Cree que estas elecciones son su última oportunidad para aprovechar los beneficios de haber sido funcionario de primera línea. Pacto de no agresión con La Cámpora y la espera de los Esmeralda.

Florencio Randazzo está dispuesto a ser precandidato en las próximas elecciones y, si fuese necesario, a enfrentar en una interna del peronismo a Cristina Fernández de Kirchner. Esa decisión, que este domingo fue anunciada a través de una operación coordinada con el diario Clarín, tiene como origen una razón fundamental que el ex ministro esboza solo ante los íntimos: cree que el crédito que generó durante su gestión se vence en 2017, cuando se cumplen dos años de su salida del Gobierno.

 

“Si no juego ahora, no juego más. Si pierdo, me voy a mi casa. Si gano, tengo que ser candidato a presidente”, le dijo ante un interlocutor antes de subirse al avión que lo depositó de vacaciones en Europa, donde se hizo tiempo para reunirse con el papa Francisco. En la misma conversación, Randazzo habló de la teoría de los dos años de crédito, que lo ubican ante la decisión de jugar ahora o prácticamente retirarse.

 

Su regreso de Italia empezó a marcar su decisión de ser precandidato a senador por la provincia de Buenos Aires de manera pública. Según informó el multimedios, que tituló la tapa de su edición dominical con este tema, antes de embarcar rumbo a Buenos Aires, el ex ministro le confirmó la noticia vía telefónica al sindicalista Sergio Sasia, jefe de la Unión Ferroviaria. Un día después, el mismo diario dio cuenta de la presencia de Randazzo en la estación de trenes de City Bell, donde fue a presenciar el viaje de prueba del tren eléctrico. Fue invitado por el gremio ferroviario, que se encargó de elogiar su gestión.

 

La promoción de la candidatura de Randazzo por parte del grupo Clarín no cayó en gracia en el kirchnerismo, que lo criticó por lo bajo. Sin embargo, ningún dirigente del riñón K salió a pegarle al ex ministro, algo que volvió a levantar la sospecha que tienen varios intendentes del grupo Esmeralda: que Randazzo firmó un “pacto de no agresión” con La Cámpora que quedó en evidencia con los movimientos que hizo en la Legislatura bonaerense, aunque no lo haya blanqueado ante los dirigentes del peronismo que lo apoyan.

 

Entre los intendentes que desde hace tiempo fogonean la candidatura a senador de Randazzo como herramienta para terminar con el cristinismo, tampoco está bien considerado el silencio del ministro. “No dice si va a ser candidato. No blanquea si tiene un acuerdo con Cristina. Sigue sin definir nada”, se quejan en el conurbano los caciques peronistas que, a esta altura, ya esperaban tener resuelta la jugada electoral. Pero, como hizo todo año pasado, a tres meses del cierre de listas, el hombre de Chivilcoy sigue jugando al misterio, incluso con sus interlocutores históricos, pese a que varios dirigentes proclaman su candidatura a viva voz. 

 

Mientras, en el peronismo, las apuestas siguen divididas entre quienes creen que Cristina aprovechará el mal momento del gobierno de Mauricio Macri, será candidata y enfrentará en una interna con “reglas claras” a Randazzo, y aquellos que  especulan con que la ex presidenta no se presentará a elecciones y usará hasta último momento su intención de voto para ubicar a los suyos en las listas.

 

También es una incógnita el tono que tendría la eventual campaña de Randazzo: el próximo lunes, se cumplirá un año de la última -y única- vez que el fallido precandidato a presidente opinó sobre la administración Cambiemos. Y, por las instrucciones que han recibido sus seguidores en las últimas horas -"nos pidió que estemos quietos, porque no va a salir por ahora", confió a Letra P un randazzista que no disimuló su ansiedad y su fastidio-, el enigma seguirá un tiempo más sin develarse.

 

Javier Milei en el Congreso del IAEF
El dólar en la era Javier Milei

También te puede interesar