Seguridad interior

Otra maniobra de Defensa: comprarían 15 mil pistolas de forma directa y con sobreprecios

Según reveló Clarín, Fabricaciones Militares tiene planificada una adquisición irregular de armas que además estarían destinadas a la Policía porteña. Quejas de una pyme que quedó afuera.

Cuando todavía resuena la polémica por la supuesta millonaria compra de armamento de guerra a Estados Unidos, una nueva revelación periodística pone al Ministerio de Defensa bajo sospecha. La Dirección de Fabricaciones Militares, que depende de la cartera de Julio Martínez, estaría en planes de adquirir 15 mil pistolas por contratación directa y sobreprecios a una fábrica italiana, en perjuicio de una pyme nacional emblemática que habría quedado afuera de la licitación.

 

Según informó este jueves el diario Clarín, Fabricaciones Militares –que hoy está intervenida por el dirigente del PRO Héctor Lostri- llamó a “licitación de compra directa” el 21 de diciembre del año pasado, y la única empresa que se presentó fue la italiana Pietro Beretta. El proceso se cerró en tiempo récord, una semana después, y la nacional Bersa decidió abrir un expediente –el 2036/2016- en reclamo por haber sido excluida. La licitación se extendió hasta el 3 de enero, pero, según el texto al que accedió el medio citado, el acto administrativo no registró cambios.

 

En el expediente, ahora paralizado, Bersa advierte sobre “una compra directa por especialidad injustificada de un modelo específico a un proveedor único, habiendo opciones tanto en el mercado nacional como el internacional”. La compra consistiría en 15 mil pistolas Semiautomátics Beretta Px4 Storm, tipo F Calibre 9x19 milímetros, por un valor unitario de 325 euros.

 

La maniobra no termina allí: en el expediente también consta un convenio entre Fabricaciones Militares y el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, a cargo de Martín Ocampo, para adquirir esas mismas pistolas, que según emails intercambiados entre ambas partes tendrían un precio unitario de 768,5 euros, es decir, el doble del valor de referencia por el que las estaría comprando FM.

 

Por eso, Bersa denunció que Fabricaciones Militares hizo una contratación “sin ser el usuario final” de las pistolas, y que “se adquieren estos bienes para luego comercializarlos con las fuerzas de seguridad y defensa”. Para la industria nacional, el organismo “monopolizaría y direccionaría la provisión de este de este tipo de insumos para las fuerzas de seguridad, haciendo uso de beneficios de excepciones a impuestos, tasas y gravámenes, en detrimento de la competencia clara y equitativa”.

 

El Ministerio de Defensa quedó en el ojo de la tormenta el último fin de semana por la revelación de un pedido del embajador Martín Lousteau al Parlamento estadounidense para la abultada compra de armamento –helicópteros, aviones de caza, tanques y misiles- utilizado en distintos conflictos armados. La cartera que conduce Martínez negó haber concretado esa operación, que superaría los dos mil millones de dólares, pero diputados del Frente para la Victoria-PJ presentaron una denuncia penal contra el ministro, Lousteau y el propio presidente Mauricio Macri.  

 

 

Javier Milei en la cumbre de Vox
Javier Milei y Luis Petri en una base aérea militar

También te puede interesar