X
La Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca repudió una suba en el Inmobiliario del orden del 200%. “Compromete la capacidad productiva de la región”, advirtieron.
Redacción 10/03/2017 19:24

Luego de la reducción de beneficios impositivos para los productores del sudoeste bonaerense, el malestar en la región recrudeció al advertirse que el Impuesto Inmobiliario 2017 registró un aumento del orden del 200%. En este sentido, la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca calificó esta situación como “un impuestazo al campo”.

Tras expresar su rechazo, la entidad ruralista señaló: “A pesar de las numerosas gestiones y reuniones con los poderes Legislativo y Ejecutivo Provincial realizadas por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), vemos con asombro que el tributo a pagar aumentó un 200%, triplicando los valores pagados en 2016”.

En la misma línea, advirtieron: “Agrava más la situación el idéntico aumento del Impuesto Inmobiliario ‘Complementario’, creado durante la administración Scioli, que duplica la carga impositiva provincial a la tierra en la mayoría de los campos”.

Sumando los aumentos en las tasas municipales (Tasa a la hectárea, Tasa vial, etc.) que en la región van del 35 % al 100 %, la entidad ruralista bahiense consideró: “Vemos que esto opaca las posibilidades de producción y de generación de empleo del sector”.

Cabe recordar que hacia finales del año pasado, dirigentes del agro bonaerense mantuvieron un encuentro con varios ministros del gabinete provincial. En aquella ocasión, se puso sobre la mesa el reclamo de los productores por la “fuerte presión impositiva”, aspecto que el Gobierno reconoció pero, según detallaron a este medio algunos de los presentes en esa reunión, se advirtió que la Provincia no prevé levantar el pie del acelerador hasta no resolverse las cuestiones referidas a los fondos coparticipables. 

“Más allá de cualquier explicación técnica que se quiera dar, es claro que la capacidad contributiva del campo no es inagotable y que la asfixiante presión fiscal desfinancia y compromete la capacidad productiva de la región”, sentenciaron los productores bahienses.