Elecciones 2017

¿Todos unidos?: Vidal y Monzó realizan su primer encuentro de campaña

La gobernadora y el jefe de la HCD se reunirán este jueves en la sede del Bapro en la Ciudad. Irán acompañados por sus dirigentes de confianza. Sucede tras una distante relación en 2016.

El próximo jueves, al mediodía, María Eugenia Vidal y Emilio Monzó volverán a encontrarse. La cita será en la sede porteña del Banco Provincia y estarán acompañados por sus dirigentes de confianza. Una suerte de reunión de mesas chicas, con la intención de evaluar y ordenar la futura campaña electoral en territorio bonaerense.

 

La gobernadora y el jefe de la Cámara de Diputados de la Nación habían tenido un primer acercamiento el pasado 24 de enero, un día después de que la mandataria retomara su actividad de gestión, tras las vacaciones en Playa del Carmen.

 

Fue un almuerzo a solas, en el restaurante Elena del Hotel Four Seasons, en el barrio de Retiro. El encuentro generó expectativas en el mapa interno de Cambiemos, ya que ambas figuras habían sostenido una fría relación política durante 2016.

 

La futura reunión parece ahora potenciar la intención de Monzó de ocupar un rol de importancia en la mesa de decisión electoral de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

 

Y Vidal, al menos en lo inmediato, no ha cerrado esa puerta. Por el contrario, ha decido retomar una relación que se había gestado años atrás, cuando Monzó la promocionó como pre candidata a la gobernación.

 

En ese momento, ella era una funcionaria macrista absolutamente desconocida en la Provincia y él, un gurú peronista en las filas del Pro.

 

Pero la relación política no prosperó y, de hecho, culminó en un fuerte distanciamiento.

 

Ahora, la coyuntura es claramente diferente. Vidal sostiene una imagen positiva que promedia el 63 por ciento de aceptación y Monzó intenta recuperar terreno en la convulsionada interna del Pro.

 

El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, junto a los vice jefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, comandan hoy la línea pura del macrismo y se encuentran enfrentados a Monzó.

 

Aunque el diputado tiene línea directa con el presidente Mauricio Macri, el poder de Peña no tiene comparación.

 

Esta situación no desanima al jefe de Diputados, quien, por el contrario, busca entonces jugar fuerte en la campaña bonaerense, de la mano de la gobernadora.

 

Este jueves, será el primer encuentro de las mesas chicas de Vidal y Monzó,en la que participarán el jefe de Gabinete bonaerense y mano derecha de la mandataria, Federico Salvai; el ministro de Gobierno y nexo con el resto de los sectores, Joaquín de la Torre; el senador provincial Gabriel Monzó, el diputado bonaerense Marcelo Daletto y el vice ministro del Interior, Sebastián García De Luca.

 

Será una “reunión distendida, un primer encuentro, más de acercamiento a la campaña que de plan operativo”, indicaron operadores del oficialismo a este portal.

 

Entre ambos sectores existen algunas diferencias respecto a la proyección de la coalición Cambiemos y el vínculo con el peronismo.

 

Mientras que en el vidalismo se apuesta a “la nueva política” con figuras jóvenes, de renovación, discursos oxigenados y mucho contacto programado con vecinos, sin tanta atención a los detalles políticos de pago chico, el monzonismo sostiene su lógica de armados tradicionales.

 

Este sector no desactiva su idea de continuar sumando fuerzas peronistas al gabinete de Vidal y mira con ansiedad el desocupado Ministerio de la Producción.

 

 Allí, imaginan a un jefe comunal de peso territorial, del Grupo Esmeralda o Fénix, uno que “ayude a sumar a otros peronistas”, dicen desde el monzoísmo.

 

Monzó conoce al peronismo bonaerense y sabe que sumar a un jefe territorial es la mejor manera de sostener la división y las internas en las que se encuentra sumergido.

 

Desde el vidalismo, en cambio, descartan que un intendente del PJ ocupe la vacante en Producción y prefieren tomar con cautela el vínculo con este sector opositor y apostar a las fotos de gestión y los acuerdos menos explícitos con los jefes comunales. Entienden que la gobernadora debe ser el eje de la campaña y, sobre ella, confeccionar todo el juego proselitista.

 

Esas diferencias hacen que se muestren cautelosos respecto al rol que tendrá el jefe de Diputados en la campaña bonaerense.

 

Monzó está para ayudar, para colaborar”, indican en reserva. Y prefieren no avanzar mucho más. “Veremos en el almuerzo”, comentan.

 

macri vuelve recargado
Votó Axel Kicillof

También te puede interesar