LA CRISIS DEL EMPLEO

El Ministerio de Producción bonaerense está acéfalo desde hace 46 días

Nadie cubrió la vacante que produjo la mudanza de Joaquín De la Torre a la cartera de Gobierno. La situación podría estirarse hasta fines de marzo. Quejas de los empresarios: "No hay interlocutor".

El 1 de diciembre del año pasado, el ex massista sanmiguelino Joaquín De la Torre asumió sus funciones como ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires. Para tomar –por pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal, por supuesto- esa responsabilidad, había tenido que abandonar otra: la conducción de la cartera de Producción. El dato llamativo –el que genera quejas en la dirigencia empresaria bonaerense y, a partir de noticias como los 243 despidos por el cierre de la planta de Vicente López de la informática Banghó, habilita especulaciones sobre las prioridades de la gestión Cambiemos- es que, hasta ahora, nadie ha tomado el timón de ese organismo. En definitiva: que el Ministerio de Producción de la provincia que aporta el 40% del PBI nacional está acéfalo desde hace 46 días.

 

El pasado 21 de noviembre, horas después de conocidos los cambios de gabinete dispuestos por la mandataria provincial, este portal reveló que el mando en Producción podría quedar vacante por tiempo indeterminado, ya que, según habían confiado fuentes del Gobierno, no había en ese momento –ni se conoce que lo haya ahora tampoco- un candidato firme para el cargo. Pero, además, porque "no hay apuro" para cubrir la vacante, habían admitido los informantes.

 

En aquel momento, fuentes de la Gobernación habían estimado que recién en el mes de marzo sería nombrado el nuevo jefe. Este miércoles, ante nuevas consultas de este medio, dijeron que podría ocurrir antes, en febrero, pero también casi después: “A fines de marzo”. 

 

Mientras tanto, las riendas las lleva un subsecretario: el de Industria, Comercio y Minería, Agustín O´Reilly, que fue gerente de Asuntos Públicos de la alimenticia Arcor hasta su incorporación al gobierno bonaerese, anticipada por Letra P en el mes de agosto (ver “Agustín O´Reilly, de Arcor, será el vice de Producción bonaerense”). Pero hay un problema formal que acaso le genere a este funcionario algunas dificultades logísticas, si no también políticas: no tiene firma, con lo cual, debe manarle todos los expedientes al ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís, que es el que tiene lapicera con atribuciones para –en jerga judicial- subrogar Producción.

 

 

La mora en el nombramiento del nuevo ministro genera incertidumbre y reclamos en los sectores productivos de la Provincia. “Se está jugando a la política y a ver cómo se suma a algún intendente para ocupar ese lugar, pero no importa la producción ni cómo mantener y generar trabajo”, le dijo a Letra P, hace ya más de un mes, el presidente de la Unión Industrial del Gran La Plata, Francisco Gliemmo.

 

“Las pymes no tenemos interlocutor. Desde Producción, las pymes constructoras históricamente fuimos desplazadas y quedamos relegadas en las políticas de ayuda y financiamiento del sector. Por eso vemos con mucha preocupación que en un año se cambien dos ministros y que ahora directamente no haya ninguno”, sentenció el titular de la Asociación Pymes de la Construcción de la Provincia de Buenos Aires (Apymeco), Jorge Del Río.

 

En una entrevista con este portal, el vicepresidente de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA), Daniel Rosato, había advertido: “No es sano que no haya un ministro de Producción y que tampoco se defina una política industrial. Necesitamos volver a crecer, sostener el empleo y crear las condiciones para generar nuevos puestos de trabajo en una economía que no crece. Por eso, creemos que ese lugar (el ministerio) debe estar encabezado por un hombre del sector que conozca la realidad de las industrias, en especial de las pymes”.

 

 

Papa Francisco y la doctrina de Javier Milei
Martín Llaryora está como quiere: en el centro de la escena y en el marco del diálogo con Javier Milei. 

También te puede interesar