INCÓGNITAS

Macri en el Congreso: entre la sombra del Correo, los paros gremiales y la falta de luz

El Presidente hablará ante la Asamblea Legislativa luego de calmar a sus diputados con un asado en Olivos. Los posibles anuncios y los frentes abiertos con la CGT, las eléctricas y su propio pasado.

Con 50 funcionarios procesados en un año por presuntos conflictos de intereses e incompatibilidades y con la contenida sombra del escándalo que protagonizó su familia por el Correo, el presidente Mauricio Macri ofrecerá su segundo discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso Nacional desde que asumió la jefatura del Poder Ejecutivo. Será la tercera vez que le toque comparecer ante la Asamblea Legislativa. La primera fue el 10 de diciembre de 2015, cuando juró el cargo, la segunda se concretó el 1 de marzo del año pasado y tuvo la misma finalidad que deberá repetir este miércoles desde las 11.15:  ofrecer un discurso sobre la situación de la Nación a los senadores y diputados que lo esperarán en el recinto de la Cámara Baja .

 

Además del desgaste sufrido por la quita que estuvo a un paso de conceder a favor de su familia (en el concurso de acreedores de la fallida privatización del Correo), Macri hablará ante los miembros del Congreso a una semana de la marcha que convocó la CGT para repudiar su política económica y a un paso de la confirmación del primer paro nacional en su contra. 

 

El año electoral que ya comenzó implicará un nuevo examen de medio término para Cambiemos como alianza gobernante. Aún faltan ocho meses para que los argentinos vuelvan a las urnas y el equipo que rodea al Presidente ya identificó que el inicio del ciclo legislativo estará signado por los obstáculos de su pasado empresario (que ya comenzaron a minar su credibilidad en las escuestas) y por la creciente conflictividad social y sindical a partir de la recesión y el estancamiento de la economía. 

 

Algunos funcionarios consultados por Letra P arriesgan que Macri dedicará parte de su discurso a reinstalar la Mesa de Diálogo que la CGT dio por concluida hace un mes, cuando lanzó la marcha del próximo 7 y del paro nacional. Una de las señales que alimentan esa posibilidad son los cambios a la "ley de compre nacional" para beneficiar a las PyMEs y a las actividades que transitan el 2017 jaqueadas por la apertura indiscriminada de importaciones. 

 

Las advertencias de la CGT y los amagues de confirmación del paro no son los únicos nubarrones que podrían condicionar el discurso presidencial.  La espinosa paritaria docente de la Provincia de Buenos Aires y la postergación del inicio de clases, por un paro de 48 horas para el 6 y 7, es otro punto caliente de la agenda discursiva que Macri podría compartir con la gobernadora María Eugenia Vidal. La mandataria fue recibida este sábado en el Vaticano por el Papa Francisco y la cita, deslizan en el Gobierno, habría tenido a la situación social nacional y a la paritaria 2017 como parte de un menú donde la mediación papal podría reactivar la Mesa de Diálogo que tuvo a la Iglesia como un componedor determinante. Tanto Macri como Vidal podrían pedir, desde sus respectivos púlpitos, que la entrampada negociación paritaria con los docentes continúe, pero sin la suspensión del comienzo de las clases. Sería un tono menos altisonante que el que ya arriesgó el mandatario desde España, cuando acusó a la CGT de "adelantar el año electoral" con la marcha nacional prevista para el próximo 7 de marzo. El dardo verbal disparado desde Madrid contra el Consejo Directivo de la CGT unficada busca vincular a los reclamos sindicales con la debilidad del gobierno de Cambiemos, especialmente porque durante todo el año pasado, los líderes del cegetismo han justificado su tolerancia al ajuste para que el oficialismo no los señale como "desestabilizadores".
Además de los apelativos al diálogo para retomar la agenda de negociación con el sindicalismo, también se espera que el Presidente anuncie una reforma al Código Penal para castigar la corrupción público-privada, el lavado de dinero y el narcotráfico. 

 

En materia económica las fuentes consultadas conciden en remarcar posibles anuncios energéticos vinculados a las "energías renovables", aunque la provisión eléctrica es otro tema sensible, especialmente por la cantidad de hogares del Área Metropolitana que afrontan apagones y cortes de luz. Las cifras, en algunos casos, superan los 140.000 clientes afectados y sus protestas tienen disímil cobertura mediática. En la agenda del verano los reclamos de la gente sin luz ha sido tan ausente como la responsabilidad de las empresas distribuidoras como Edenor, Edesur y Edelap que han sido las máximas beneficiadas por un reajuste tarifario que recién ingresó en su segunda etapa de aumentos. 

 

Con todos esos escollos como interrogantes, ninguno de los funcionarios consultados por Letra P se animó a arriesgar detalles sobre el tema, especialmente porque las particularidades de la alocución ante el Congreso Nacional serán anticipadas este martes por la noche a los diputados y senadores de la Unión Cívica Radical (UCR), la Coalición Cívica y el PRO, que fueron invitados a la residencia presidencial de Olivos para participar de un asado. 
El Presidente buscará contener el malestar del interbloque de Cambiemos antes de agarrar el micrófono para abrir el 135° período de sesiones ordinarias del Parlamento.  Las cuitas irresueltas de Macri con su elenco van desde la furia de sus propios legisladores por el desgaste del escándalo del Correo y pasa por la noche fatal que tuvieron que sortear los titulares de cada bloque cuando se supo que la ANSeS había aplicado a la baja la última actualización jubilatoria.

 

El coro de quejas estalló cuando el propio Ejecutivo convocó a sesiones extraordinarias para reformar la Ley de  ART y el escándalo del aumento jubilatorio a la baja no sólo empañó la reforma sino que dejó en evidencia la ausencia de coordinación entre la Rosada y sus escuderos legislativos dentro del Congreso. Tan grande fue la desazón, que algunos hombres de Cambiemos llegaron a interpretar la desinteligencia como un castigo presidencial a los interlocutores más destacados del oficialismo, como el titular de la Cámara de Diputados Emilio Monzó o el titular del bloque PRO en la Cámara Baja Nicolás Massot, que este martes le advirtió a la oposición, y especialmente al Frente para la Victoria, que esté a la altura de las circunstancias, en referencia a los posibles abucheos y gritos que le puedan dedicar al mandatario.

 

El protocolo previsto para la apertura n° 135 del Congreso restringirá el ingreso de militantes a las bandejas del público y se espera un cerrojo de seguridad tan blindado como el que custodia a Macri en la Casa Rosada y en Olivos.  Las versiones de un discurso corto y los recaudos de seguridad, sumados a los mensajes de Massot, despertaron suspicacias en la oposición ante la posibilidad de una alocución presidencial que niegue los principales reclamos que marcaron su gestión. 

 

El Presidente no será el único que inauguruará el período de sesiones ordinarias. También lo harán el jefe de Gobierno porteño y los gobernadores de Buenos Aires, Río Negro, Neuquén, La Pampa, Santa Cruz, La Rioja, Tucumán, Chaco, Formosa, Corrientes y Tierra del Fuego, que hablarán ante las legislaturas locales. 
 

 

Javier Milei
Votó Axel Kicillof

También te puede interesar