X
Tras un fin de semana de descanso, el presidente Macri intercedió en la interna desatada entre Defensa y la Marina y tomó el control de la búsqueda de la nave que lleva seis días sin comunicación.
Por 21/11/2017 19:20

Luego del fin de semana largo de descanso, que tuvo que suspender para mostrarse en Mar del Plata junto a los familiares de la tripulación del submarino San Juan, el presidente Mauricio Macri se puso al frente de la búsqueda de la nave desaparecida desde el miércoles pasado. Sin embargo la información pública y cotidiana de la crisis correrá por cuenta de la Armada Argentina, que entrega tres o cuatro reportes diarios sobre el desarrollo de la operación de búsqueda y rescate, que ya cuenta con la ayuda de 12 países. La medida del Ejecutivo busca obturar las versiones sobre "diferencias operativas" entre la Marina y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, interna que comenzó la semana pasada, desde el instante mismo en que se conoció la ausencia de comunicación entre el submarino y el contacto terrestre desde las 7.45 del miércoles pasado.

 

 

"Estamos peor que la semana pasada, pero estamos ante una situación militar, con profesionales que saben actuar ante estas situaciones y es lo que están haciendo, por lo tanto no podemos hacer otra cosa que estar atentos, hemos hecho todo lo posible", contestó a Letra P un funcionario de la jefatura de Gabinete, mientras Macri salía de la Casa Rosada con destino al edificio Libertad, sede de la Armada, ubicada frente a los tribunales federales de la calle Comodoro Py.

Luego de las 16, Macri fue recibido por Aguad y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Bari del Valle Sosa, de la Fuerza Aérea, brigadier Víctor Amrein, del Ejército, general Diego Suñer, y de la Armada, almirante Marcelo Srur. En la mesa de situación estuvieron también los contraalmirantes Pedro Galardi, Andrés Vernazza, Jorge Lorenzo Cisneros, y Marcos Henzon y el capitán de navío Enrique Balbi, que está al frente de la comunicación de la crisis. Junto a Macri y Aguad, del gabinete estuvieron el secretario de Asuntos Militares, Horacio Chighizola, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el jefe de Gabinete del Ministerio de Defensa, Raúl Ripa.

 

 

ESTRENO AMARGO. Un alto funcionario de Balcarce 50 confió que Macri recibe informes en forma personal, durante todo el día, sobre la búsqueda del submarino, en una mesa de trabajo que integran el jefe de Gabinete, Marcos Peña, Pompeo y Aguad, que tuvo que adelantar su regreso de una cumbre de la ONU en Canadá para estar presente en el país ante la situación. Luego de su arribo a Buenos Aires y su posterior traslado a Mar del Plata, el ministro de Defensa trató de mostrarse híper activo en la comunicación, lo que le valió dos contradicciones no menores con la Marina. Primero, respecto a la detección de sonidos que podrían provenir del San Juan, luego una serie de llamadas satelitales que le adjudicaron al submarino. Y, posteriormente, la confirmación de fallas eléctricas dentro de la nave, que no habrían sido informadas al ministro. 

 

 

Los desencuentros entre Defensa y la Marina arrancaron el mismo miércoles por la tarde, cuando se filtró la primera información, que no provenía de la cartera de Aguad. En ese momento, el funcionario estaba de viaje. Desde entonces, la Marina se hizo cargo por completo de la operación de rescate, a la espera de instrucciones del Ejecutivo, cuando arribara Aguad. En el medio, el ministro envió a la Base de Submarinos de Mar del Plata a la secretaria de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencias, Graciela Villata, cuya presencia habría sido denostada desde los uniformados por su falta de experiencia y conocimiento sobre el tema.

Ante la sumatoria de asperezas, Aguad ordenó el inicio de un sumario interno para deslindar responsabilidades, mientras intenta conducir la crisis. La acumulación de cortocircuitos derivó en una aclaración pública del capitán Balbi, quien negó desavenencias con el mando civil respecto al manejo de la información.

La foto de este martes por la tarde, con Macri al frente de la mesa de situación, buscaría superar las contradicciones internas entre Defensa y la Marina, dentro de la reciente llegada de Aguad al frente del Ministerio que tiene a las tres fuerzas armadas bajo su órbita. Ante las consultas de Letra P, un funcionario de Balcarce 50 reconoció la existencia de las versiones sobre diferencias operativas entre Defensa y la Armada, pero negó su veracidad. Aunque insistió en remarcar que toda la información la maneja esa fuerza, porque "es un tema estrictamente militar, que manejan ellos". 
 

Submarino: fricciones entre Aguad y la Armada por el manejo de la crisis

Tras un fin de semana de descanso, el presidente Macri intercedió en la interna desatada entre Defensa y la Marina y tomó el control de la búsqueda de la nave que lleva seis días sin comunicación.

Luego del fin de semana largo de descanso, que tuvo que suspender para mostrarse en Mar del Plata junto a los familiares de la tripulación del submarino San Juan, el presidente Mauricio Macri se puso al frente de la búsqueda de la nave desaparecida desde el miércoles pasado. Sin embargo la información pública y cotidiana de la crisis correrá por cuenta de la Armada Argentina, que entrega tres o cuatro reportes diarios sobre el desarrollo de la operación de búsqueda y rescate, que ya cuenta con la ayuda de 12 países. La medida del Ejecutivo busca obturar las versiones sobre "diferencias operativas" entre la Marina y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, interna que comenzó la semana pasada, desde el instante mismo en que se conoció la ausencia de comunicación entre el submarino y el contacto terrestre desde las 7.45 del miércoles pasado.

 

 

"Estamos peor que la semana pasada, pero estamos ante una situación militar, con profesionales que saben actuar ante estas situaciones y es lo que están haciendo, por lo tanto no podemos hacer otra cosa que estar atentos, hemos hecho todo lo posible", contestó a Letra P un funcionario de la jefatura de Gabinete, mientras Macri salía de la Casa Rosada con destino al edificio Libertad, sede de la Armada, ubicada frente a los tribunales federales de la calle Comodoro Py.

Luego de las 16, Macri fue recibido por Aguad y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Bari del Valle Sosa, de la Fuerza Aérea, brigadier Víctor Amrein, del Ejército, general Diego Suñer, y de la Armada, almirante Marcelo Srur. En la mesa de situación estuvieron también los contraalmirantes Pedro Galardi, Andrés Vernazza, Jorge Lorenzo Cisneros, y Marcos Henzon y el capitán de navío Enrique Balbi, que está al frente de la comunicación de la crisis. Junto a Macri y Aguad, del gabinete estuvieron el secretario de Asuntos Militares, Horacio Chighizola, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el jefe de Gabinete del Ministerio de Defensa, Raúl Ripa.

 

 

ESTRENO AMARGO. Un alto funcionario de Balcarce 50 confió que Macri recibe informes en forma personal, durante todo el día, sobre la búsqueda del submarino, en una mesa de trabajo que integran el jefe de Gabinete, Marcos Peña, Pompeo y Aguad, que tuvo que adelantar su regreso de una cumbre de la ONU en Canadá para estar presente en el país ante la situación. Luego de su arribo a Buenos Aires y su posterior traslado a Mar del Plata, el ministro de Defensa trató de mostrarse híper activo en la comunicación, lo que le valió dos contradicciones no menores con la Marina. Primero, respecto a la detección de sonidos que podrían provenir del San Juan, luego una serie de llamadas satelitales que le adjudicaron al submarino. Y, posteriormente, la confirmación de fallas eléctricas dentro de la nave, que no habrían sido informadas al ministro. 

 

 

Los desencuentros entre Defensa y la Marina arrancaron el mismo miércoles por la tarde, cuando se filtró la primera información, que no provenía de la cartera de Aguad. En ese momento, el funcionario estaba de viaje. Desde entonces, la Marina se hizo cargo por completo de la operación de rescate, a la espera de instrucciones del Ejecutivo, cuando arribara Aguad. En el medio, el ministro envió a la Base de Submarinos de Mar del Plata a la secretaria de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencias, Graciela Villata, cuya presencia habría sido denostada desde los uniformados por su falta de experiencia y conocimiento sobre el tema.

Ante la sumatoria de asperezas, Aguad ordenó el inicio de un sumario interno para deslindar responsabilidades, mientras intenta conducir la crisis. La acumulación de cortocircuitos derivó en una aclaración pública del capitán Balbi, quien negó desavenencias con el mando civil respecto al manejo de la información.

La foto de este martes por la tarde, con Macri al frente de la mesa de situación, buscaría superar las contradicciones internas entre Defensa y la Marina, dentro de la reciente llegada de Aguad al frente del Ministerio que tiene a las tres fuerzas armadas bajo su órbita. Ante las consultas de Letra P, un funcionario de Balcarce 50 reconoció la existencia de las versiones sobre diferencias operativas entre Defensa y la Armada, pero negó su veracidad. Aunque insistió en remarcar que toda la información la maneja esa fuerza, porque "es un tema estrictamente militar, que manejan ellos".