X
El intendente de Merlo habla de “una apuesta natural a liderazgos emergentes” y considera: "No veo a Cristina queriendo ser candidata en 2019. Elogia a Massa y Randazzo, pero destaca a Urtubey.
Por 06/10/2017 14:11

“Hay un mundo que se abre luego del 22 de octubre que tiene que ver con la recuperación del peronismo”. Con esa frase, el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, sintetizó en diálogo con Letra P el encuentro que tanto él como otros dos jefes comunales enrolados en Unidad Ciudadana mantuvieron con uno de los principales armadores del sector peronista que quiere dejar atrás el kirchnerismo: el senador Miguel Ángel Pichetto.

Buscando descomprimir los efectos generados por esa instantánea que él mismo difundió en las redes sociales, Menéndez puso de manifiesto su intención de construir un peronismo “con todos adentro”, aunque dejó en claro que en el proceso que se abre habrá “una apuesta natural a liderazgos emergentes”, por lo que encorsetó a Cristina Fernández de Kirchner a “un rol protagónico en el Senado”, al tiempo que consideró: “No veo a CFK queriendo ser candidata en 2019”.
 


Con el lema “la política es el arte de lo posible” como bandera, el intendente de Merlo no observa asperezas que no se puedan pulir. Así, elogia a Massa y Randazzo, pero, en la sintonía emergente que se impulsa desde el grupo de los gobernadores, destaca la figura del salteño Juan Manuel Urtubey, como así también de un grupo de intendentes del conurbano en el que se anota para aportar su “granito de arena”.  

En esa línea, sostuvo: “Estamos hablando con todos los actores principales de la provincia de Buenos Aires, y también algunos actores del interior del país. Hemos hablado con Sergio, se está hablando algunos de nosotros con Florencio, la foto del otro día con Pichetto va en el sentido de que en el año 2011 cuando obtuvimos el 54%, estaba Sergio adentro, Florencio adentro, Pichetto adentro, y obviamente Cristina era la que conducía el esquema”.

-Pero el escenario es distinto, teniendo en cuenta que dirigentes como Pichetto se manifestaron fuertemente no reconociendo el liderazgo de Cristina. ¿Cree que ese armado que tuvieron en su momento bajo la conducción de CFK tendría que reflotarse sin la conducción ahora de la ex presidenta?

-Yo creo que Cristina va a tener un rol protagónico en el Senado. Pero también creo que de a poco va a ir dejando la centralidad que tiene hoy. Creo que va a haber una apuesta natural a liderazgos emergentes, al trasvasamiento generacional, esto no quiere decir ni jubilar a Cristina, ni correrla, sino que Cristina también es una de las dirigentes centrales a la hora de la reconstrucción del peronismo, junto con otros.

-La centralidad no es lo mismo que el liderazgo…

-No, la centralidad tiene que ver con el liderazgo. Yo digo que, de a poquito… No la veo a Cristina reclamando para sí centralidad en el armado de 2019 o queriendo ser candidata en 2019, sí la veo como una de las dirigentes sentadas a la mesa de la reconstrucción del peronismo.

-La foto con Pichetto, ¿tuvo más llamadas de disgusto o de respaldo de parte de la dirigencia de Unidad Ciudadana?

-No, no porque todo el mundo sabe que estamos tirando parejo para el mismo lado, y la reunión con Pichetto tuvo en principio un motivo institucional que tiene que ver con conocer en profundidad el presupuesto nacional y saber qué obras van a terminar, con cuáles van a cumplir y con cuáles no (…) Luego, obviamente se habló de la interna y todos coincidimos en la necesidad de construir las nuevas mayorías con todos adentro y después termina siendo la gente la que pone a los dirigentes en el lugar donde tienen que ir.

-¿Incluso con Cristina se mostró dispuesto Pichetto a construir las nuevas mayorías?

-Por supuesto, sí.
 


-¿Y Facundo Moyano lo mismo?

-Facundo Moyano es un dirigente que tiene un gran presente y un mejor futuro y creo que también es absolutamente necesario en la construcción, tiene un origen gremial, hoy volcado absolutamente a la política, me parece una persona que piensa, que está preparada, que es conocida, y que es valiosa para cualquier construcción.

-¿Esa construcción se puede llegar a dar luego de las discordias que existen entre el kirchnerismo duro y dirigentes como Pichetto o Randazzo, por ejemplo?

-Si. Mirá, Cristina se sentó a hablar con Florencio hace un mes y medio, pareciera un siglo pero fue hace un mes y medio, cuando se habían mostrado muy distanciados. O sea, la política es el arte de lo posible. Un político puede hacer muchas cosas, lo que no puede dejar de hacer es sentarse en una mesa de encuentro, de acuerdo. El campo popular, con ese centralismo, tiene que tener la inteligencia política y el equilibrio emocional de poder construir, de volver a ser una usina de ideas para transformarnos en una oposición fuerte y organizada y que es la única manera de preparar el camino para volver a ser Gobierno.

En esa emergencia de nuevos liderazgos, la performance electoral de Randazzo, ¿ya lo erosiona de cara a esa disputa dentro del peronismo?   

-Yo tengo un respeto de intelectual muy grande por Florencio y también un gran cariño especial como compañero, de militancia. Creo que hizo muchas cosas bien en este periodo pero tal vez falló en la puntada final. Si Florencio hubiera acordado con Cristina, no sólo se hubiese evitado una interna que no tiene sentido para nosotros, sino que el peronismo hubiera tenido mejor performance de la que tuvo.

No nos olvidemos que el peronismo acaba de ganar en la figura de Cristina y que hay que remontarse solamente al gobierno de (Fernando) De la Rúa como el único gobierno que perdió las elecciones en el primer test electoral después de llegar al Gobierno Nacional, después todos los demás ganaron cómodamente las elecciones. Sólo han perdido De la Rúa y Macri en las PASO, hay que ver ahora en las generales que es donde se juega por los puntos, pero lo lógico es que ganen los gobiernos nacionales en su primer test electoral. Lo que está sucediendo está fuera de la lógica, claro está que el liderazgo de Cristina empujó muchísimo para que eso sucediese.
 


-El triunfo en agosto, ¿no fue lo suficientemente fuerte para ratificar ese liderazgo de Cristina?

-No, creo que está demostrado que sigue siendo una dirigente importantísima para gran parte del electorado. Ahora, si estuviéramos todos juntos, seríamos imbatibles.

-En esa articulación de dirigentes peronistas se lo ha visto a Sergio Massa dialogando con algunos gobernadores, ¿se lo imagina como un protagonista de la reconstrucción del peronismo dentro del grupo de los gobernadores?

-También lo respeto mucho a Sergio, él tomará sus decisiones, pero me parece que lo mejor para Sergio y para todos es que vuelva al peronismo y que dispute su liderazgo dentro del peronismo. Si él sale victorioso de una disputa interna del peronismo, estaría absolutamente convalidado y ya no sería una expresión de la tercera fuerza, sería algo diferente. Lo mismo para aquellos que tengan pretensiones de ser candidatos a presidente o gobernadores.

Obviamente en este esquema, también Juan Manuel Urtubey es importante y en la Provincia de Buenos Aires podría transformarse en importante Florencio Randazzo, sin olvidarnos de otros liderazgos emergentes como el de Martín Insaurralde, Verónica Magario. Después, hay otros liderazgos emergentes como el de Leo Nardini, Mariano Cascallares, Patricio Mussi, Ariel Sujarchuk, hay muchísimos intendentes jóvenes que tienen liderazgos emergentes en sus secciones y que de a poquito se van a ir haciendo más conocidos.

-En el caso de Massa, actualmente está en un frente conformado por diferentes fuerzas no sólo peronistas. ¿Cómo imagina esa articulación?

-El campo popular con eje en el peronismo. Nosotros tenemos una mirada de país bastante similar. Si vos hablás con Sergio, con Cristina o con Florencio y profundizás, vas a ver que los esquemas de país son muy parecidos y que a lo mejor pueden disentir en cuestiones de forma pero no de fondo. Entonces, cuando las diferencias son de forma, son motivos muy pequeños para no poder confluir. Necesitamos confluir.

-Y en lo personal, ¿qué rol pretende tener en esa construcción a futuro?

-Yo soy uno más de los intendentes nuevos que trata de aportar su granito de arena. A mí me interesa el esquema partidario como primer paso hacia una construcción que nos permita volver al poder. El partido en eso es muy importante, transformarlo en un partido moderno, de mucha interacción con otros partidos, me imagino algo así como el Podemos español, me imagino que se necesita en la Argentina una especie de Pacto de la Moncloa que garantice políticas de Estado más allá de quien gobierne en la Argentina, y en eso el peronismo debe colaborar muchísimo, es absolutamente necesario que los partidos tengan relación entre sí, y que se debata en el campo de las ideas para que de esa manera el partido del poder sea también ayudado por partidos que están fuera del poder, acercando ideas.

-¿Competir bajo el sello de Unidad Ciudadana no fue lo más conveniente?

-La verdad es que se ganó. Yo fui de los intendentes que quería que compitamos con el PJ dentro del frente, se tomó otra decisión por mayoría y, respetuosos de la decisión de compañeros, la aceptamos. A mí me hubiera gustado tener el PJ adentro, que Florencio hubiese sido el segundo senador o primer candidato a diputado nacional en ese momento, si bien estoy muy conforme con quienes después fueron candidatos finalmente, creo que en ese momento hubiese sido algo muy bueno para todo el esquema.

-¿Cómo se viene trabajando en el armado de cara a octubre?

-En Merlo trabajando muy cerquita de los vecinos, tuvimos una muy buena performance en agosto que pensamos mantener en octubre, si bien registramos una caída del Frente 1País y eso es mejor capitalizado por Cambiemos que por nosotros y eso puede hacer que la brecha se achique un poquitito y que la principal víctima sea Sergio Massa. No ha caído Cristina, por el contrario, subió dos puntos en Merlo pero sí hay caído Sergio cinco o seis puntos y esos son en su mayoría capitalizados por Cambiemos. Igual la diferencia sigue siendo muy grande, de veinte puntos o un poquito más.

Después, en la provincia de Buenos Aires, nos estamos juntando los intendentes con los distintos actores políticos para ver la posibilidad de la transferencia de votos de los sectores que no tienen posibilidad de triunfar. El 66% de la población se manifestó en favor de opciones que provenían de la oposición. Entonces, de la oposición, el que resultó la única lista con posibilidad de vencer al Gobierno, porque de hecho lo venció en las Primarias, es Unidad Ciudadana. Nosotros apostamos a la confluencia de votos del campo popular en Unidad Ciudadana.