LO FIRMAN EL LUNES

El Gobierno libera $250 M para Sancor a cambio de un nuevo convenio laboral

El jefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, le torció el brazo al gremio ATILRA y con la ayuda económica destrabada buscan abolir los aportes patronales y modificar las horas extras.

Los industriales lácteos y el gremio del sector, ATILRA, se sentarán a rubricar un nuevo convenio laboral bajo el patrocinio de Gustavo Lopetegui, uno de los funcionarios con mayor poder en Casa Rosada y un hombre muy cercano al sector lácteo, que condicionó el desembolso de los $250 millones de ayuda para Sancor a la firma de un acuerdo.

 

Con la firma, Lopetegui logrará los dos principales objetivos del Gobierno: el fin del aporte patronal y cambios en los pagos por horas extras, los dos puntos que la administración de Macri consideraba “inviables” para el sector.

 

En Sancor esperan que el Gobierno libere los 250 millones de pesos luego de la firma, que la cooperativa necesita con urgencia para ordenar sus números, pagar a proveedores y a tamberos y fortalecer su posición de cara a una venta que, según fuentes de la cooperativa, antes de fin de año. 

 

Con la crisis de Sancor, que se hizo más profunda a principios de este año, el Gobierno decidió que esta vez, luego de la ayuda de Venezuela que le había conseguido el kirchnerismo tiempo atrás, no iba a colaborar sin cambios de fondo.

 

En ese momento, el secretario de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, tomó las riendas del tema y exigió una restructuración de la empresa y cambios en el convenio colectivo del gremio, que para el Gobierno tenia varios excesos, sobre todo en lo que correspondía a un pago extraordinario que se realizaba para la obra social y lo que se pagaba en horas extras a los feriados, algo clave en una industria que no puede dejar de procesar leche ni un solo día.

 

Lopetegui, que fue CEO de Milkaut y accionista de Pampa Cheese, una pyme exportadora de quesos que fue creciendo en los últimos años, tomó el tema como propio, por encima del Ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, e incluso del de Producción, Francisco Cabrera.

 

La primera victoria fue en mayo, cuando con Sancor con las plantas paradas, ATILRA cedió el aporte patronal para que el Gobierno le gire 200 millones a la empresa de un fondo del Ministerio de Producción para que la cooperativa, una de las mayores empleadoras del sector, pudiera retomar su actividad. El titular de ATILRA es Héctor “Etín” Ponce, que supo construir una muy buena relación con el kirchnerismo.

 

Luego, la negociación se empantanó en torno al convenio por el pago de las horas extra, que incluso debió intervenir el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. El gremio logró que no haya ningún cambio en el pago, que es para fines de semanas y feriados del 150 por ciento de una hora normal, pero aceptó que se cree la figura del franquero por fuera del convenio.

 

En lo concreto, desde el gremio admitieron a Letra P que era muy difícil contratar personal con la modalidad actual, pero que la nueva figura les permitía mantener las apariencias porque no elimina el pago de horas extras del convenio. “Hoy por hoy no tenés a nadie que contrate gente con el pago de horas extra al 150% porque es una locura”, explicaron.

 

DESESPERACIÓN POR LOS FONDOS. Hoy la situación de Sancor vuelve a ser casi desesperante. Según confirmaron a Letra P desde el directorio de la empresa, otra vez hay algunos problemas financieros que hacen que la negociación con Fonterra, la mayor láctea del mundo, se complique cada vez más.

 

“Está todo encaminado a armar una sociedad con ellos, pero hace unos dos meses aspirábamos a un 30 por ciento nuestro y un 70 de ellos, hoy si nos dan un 10 es un éxito”, graficó un miembro del directorio.

 

La misma fuente confirmó que el objetivo del actual management de la láctea, la segunda mayor del país, apunta a presentar la nueva sociedad a sus socios en la asamblea de fines de noviembre.

 

 

Javier Milei en el Congreso del IAEF
El dólar en la era Javier Milei

También te puede interesar