FONDO DEL CONURBANO

Un conejo de 50.000 millones en la galera de la Corte y con efecto 2019

En Casa Rosada esperan que el tribunal le allane el laberinto del reparto de recursos federales con una salida elegante y gradual. Macri busca forrar a Vidal, clave para garantizarse la reelección.

Desde el desenlace de las elecciones del domingo, la Casa Rosada trabaja con una agenda a dos tiempos con el fin de relanzar la gestión del presidente Mauricio Macri para lo que resta de su mandato. La primera foto ya fue deslizada a cuentagotas desde la semana pasada y se concretará el próximo lunes en el Centro Cultural Kirchner, cuando el jefe del Estado reedite la estética de las reuniones ampliadas de Gabinete, pero con una puesta en escena especialmente dedicada a unos 200 invitados entre mandatarios provinciales, rectores de universidades, sindicalistas, empresarios y representantes de todos los credos. Algunos se animaron a llamarlo el lanzamiento de un “Gran Acuerdo Nacional”, donde no habrá debate, pero sí una exposición presidencial sobre los planes para los próximos dos años. "Les vamos a contar lo que queremos hacer, les diremos que lo queremos hacer con todos ellos, que están invitados, después veremos cuáles son las herramientas", definió un funcionario que responde al jefe de Gabinete Marcos Peña. Sin embargo, luego de la declaración de “líneas de acción” que hará el líder de Cambiemos, el plato fuerte de esa cita no se realizará el lunes, sino en la reunión con los 24 gobernadores prevista para el jueves 9. "Por ahora no sabemos si será en Olivos, en la Rosada, en el CCK" acotaron desde el Ministerio del Interior, quizás en espera de los resultados que tenga el primer round anunciado para el lunes. 

 

Para entonces, los mandatarios provinciales ya habrán escuchado los lineamientos generales del Gobierno en materia de educación, macroeconomía, inflación, pobreza, empleo, reforma electoral y déficit fiscal. Posiblemente el Presidente se explaye sobre los ejes principales de su gestión, pero no se referirá a la coparticipación federal, el tema que más preocupa a todos los gobernadores desde que la gobernadora María Eugenia Vidal presentó el primer día hábil de agosto una denuncia ante la Corte Suprema de Justicia para exigir la devolución de 50 mil millones de pesos al año correspondientes al Fondo del Conurbano.

 

Esa controversia disparó el malestar de distintos “gobernas”, que ya hicieron tronar su malestar en los medios, pero también ante la Justicia ante la posibilidad de que el máximo tribunal le dé la razón a la Provincia de Buenos Aires y reordene la distribución de los ingresos por impuestos que recauda la administración central y que debe redistribuir entre las provincias.

 

 

“Para nosotros un fallo de la Corte es como un as en el póker, o un ancho de espadas en el truco”, graficó un funcionario de la Casa Rosada ante las consultas de Letra P. En los cálculos del Ejecutivo, están seguros de que la Corte resolverá la controversia antes de fin de año. Esa certeza define el pulso que baraja Balcarce 50 para administrar la relación con los mandatarios provinciales.

 

“Tenemos dos posibilidades. Hay grandes chances de que la Corte nos dé la razón, pero también existe la chance de que tiren la pelota afuera de la cancha”, acotó otra fuente oficial, pero del Palacio de Hacienda, en referencia a la posibilidad de que exista un fallo dividido y que la posición mayoritaria gire en torno a reabrir la negociación entre la Nación y las provincias y establecer un marco de intercambio político e institucional, con tutela judicial, que recién encuentre una salida el año próximo, cuando el Ejecutivo presente ante el Congreso una nueva ley de coparticipación.

 

Ese proyecto, según confirmaron en el ministerio del Interior, que conduce Rogelio Frigerio, será presentado en 2018 para reencauzar la relación con los estados provinciales “en forma definitiva”, pronosticaron frente al Patio de las Palmeras.

 

 

 

El temor de “la pelota afuera” surgió hace 5 meses, cuando la Corte pidió la opinión de las provincias, ante la demanda que presentó Vidal. Los cortesanos aceptaron tratar el pedido de inconstitucionalidad que hizo la gobernadora bonaerense sobre el techo de 650 millones de pesos que le toca al Fondo del Conurbano, a partir del 10% destinado por la recaudación del Impuesto a las Ganancias. En esa acordada, los cortesanos sostuvieron que “la controversia es común a todas las provincias argentinas, quienes tienen interés en el resultado de la causa, por cuanto que de resultar admisible la demanda –total o parcialmente–, verán afectado el porcentaje coparticipable que perciben en el marco del impuesto a las Ganancias”, resumió el máximo tribunal. Esa definición, que abrió un desfile de letrados provinciales ante la Corte, podría dar lugar a un fallo que fije plazos e instancias de control, como los que ordenó el máximo tribunal el 8 de julio de 2008, cuando ordenó el saneamiento de la cuenca del Riachuelo, que implicó la creación de un organismo como la Autoridad de la Cuenca Matanza - Riachuelo (ACUMAR), y dejó su monitoreo en manos de un juzgado federal. Esa resolución cumplirá una década de vigencia el año que viene y los resultados todavía son materia de discordia, porque el cauce de agua sigue siendo el más contaminado del país, aunque se trató de un mecanismo inédito de intervención de la Corte. 

 

 

 

Desde junio, cuando los cortesanos decidieron convocar a las provincias, late una cuenta regresiva, muy poco mencionada en público, entre los gobernadores y Macri. Algunos mandatarios coinciden con una salida política para la controversia, como insiste el ahora debilitado gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, otros amenazan con intensificar el conflicto judicial, como amenazó el gobernador cordobés Juan Schiaretti, y otros esperan que el escarceo en la Corte termine reabriendo una negociación que Vidal espera ganar judicialmente. Luego de las elecciones del domingo, la escudería de gobernadores cambió con el resultado de las urnas, y dentro de los caciques del peronismo, aparecen algunas pocas figuras fortalecidas, como el tucumano Juan Manzur y el sanjuanino Sergio Uñac, que posiblemente se transformen en interlocutores políticos de la troika que pondrá en juego la Rosada para el jueves 9. 

 

 

 

En la Casa Rosada apuestan al mismo resultado que aguarda Vidal, porque una restitución total del Fondo del Conurbano podría permitirle contar con una partida presupuestaria superlativa en relación a las demás provincias.

 

“El tema de la coparticipación va a sobrevolar la reunión del próximo lunes, pero el plato fuerte será el jueves, cuando nos sentemos a redefinir con velocidad los temas pendientes como la reforma tributaria y la situación en la Corte”, confirmó uno de los funcionarios que sigue de cerca la reunión con los gobernadores, con la misma preocupación con la que cada cacique provincial monitorea las audiencias que convocó el máximo tribunal al respecto y que todavía no llegan a su fin.

 

 

 

En la relación inestable que mantiene la administración de Cambiemos con las provincias sobre los fondos coparticipables existe un punto de partida que data del 24 de noviembre de 2015, dos días después del balotaje que erigió a Macri como Presidente, luego derrotar a Daniel Scioli por escaso margen. El fallo, entonces firmado por Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, declaró como “inconstitucional la deducción del 15% de la masa de impuestos coparticipables que realiza el Estado Nacional, sin el acuerdo de las provincias, para financiar a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES)”. Esa medida judicial fue la primera que tuvo que aplicar Macri apenas llegó al Ejecutivo y lo obligó, junto con Frigerio, a redefinir la convivencia con los estados provinciales, devolverles ese 15% y reorientar la negociación que entró en otra instancia desde que Vidal llevó la controversia del Fondo del Conurbano a la Corte. Ese punto de máxima controversia, es el mar de fondo de una cita con “los gobernas”, que el Ejecutivo ya postergó 3 veces, pero siempre para “después de las elecciones del domingo”. Ese momento, parece haber llegado, pero después de la gran escena que construyen los voceros oficiales para el lunes que viene. Luego llegará el momento de las definiciones. Resta saber qué hará la Corte.

 

Los gobernadores de Juntos por el Cambio cambian la forma de relacionarse con Javier Milei.
Gobernadores crearon la Mesa Interprovincial del Cobre 

También te puede interesar