Medios y política

¿Es o se hace? Qué hay detrás del ataque de Macri a los trabajadores de Tiempo Argentino

El Presidente los trató de usurpadores. ¿Está desinformado? La cooperativa editora del medio agredido por una patota parapolicial demostró que no: el jefe de Estado está al tanto de todo. Antecedentes

En plena visita a Berlín, el presidente Mauricio Macri se tropezó con un tema que lleva seis meses tratando de eludir: el conflicto que protagonizan los trabajadores del diario Tiempo Argentino desde que el líder de Cambiemos llegó a la Casa Rosada. El lunes pasado, mientras encabezaba una gira por el exterior, el mandatario fue velozmente informado acerca de que una patota había intentado apropiarse del edificio. De inmediato procuró preservarse del tema y que el escándalo no empañara su agenda. Sin embargo, dos días después, una pregunta y una repregunta del periodista de La Nación Gabriel Sued desnudaron el pensamiento presidencial sobre el conflicto que acompaña a su gestión desde que conduce el Poder Ejecutivo.

 

"¿Qué opina del episodio en Tiempo Argentino, donde una patota entró a amenazar a los periodistas y a romper las instalaciones?", le preguntó el enviado del diario. "Todo eso está lejos de la Argentina que queremos. Pero me alegra que la Justicia esté interviniendo, como también intervino antes para pedir el desalojo del edificio. O sea, está mal cualquier tipo de usurpación. Me parece peor todavía con el ejercicio de la violencia, pero claramente nadie tiene derecho a usurpar lo que no es de uno", disparó Macri y el cronista tiró del velo: "¿Se refiere a los periodistas que estaban haciendo su trabajo ahí?". "Claro, claro", confirmó el Presidente para no dejar dudas. Lo hizo rodeado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, su  portavoz personal, Ivan Pavlovsky, y el funcionario de la Dirección de Prensa de la Casa Rosada Diego Velazquez, que acompaña a Macri como una sombra para atender todos los detalles logísticos vinculados con la prensa presidencial.

 

¿Está desinformado el Presidente? ¿Por eso acusa de usurpadores a los trabajadores que llevan siete meses sin cobrar? ¿O realmente está decidido a respaldar la incursión de la patota comandada por Martínez Rojas? La respuesta de la cooperativa Por Más Tiempo, editora del diario Tiempo Argentino, desliza una serie de interrogantes que la Casa Rosada no pudo despejar.

 

"Según consta en un acta firmada en el Ministerio de Trabajo, bajo la administración de Cambiemos, los trabajadores tenemos la ‘custodia’ del inmueble de Amenábar 23, Ciudad de Buenos Aires, a raíz del estado de abandono en que los responsables de la empresa Balkbrug SA dejaron a los trabajadores. Además, aclaramos que el juicio por desalojo es realizado contra la empresa Balkbrug, razón social de la que dice ser dueño –aunque nunca lo probó- Juan Mariano Martínez Rojas, quien durante la madrugada del lunes entró al edificio junto a veinte personas, golpeando brutalmente a trabajadores y destruyendo parte de la redacción del diario y de los estudios de radio América", informó el comunicado de los trabajadores que están en el edificio desde el 5 de febrero, cuando el presunto nuevo dueño decidió no imprimir más el diario. Lo hizo 15 días después de protagonizar una compra de la cual nadie ha visto un sólo papel hasta la fecha.

 

En el comunicado, los trabajadores también recordaron que, dentro la causa judicial por desalojo,  "representantes de la cooperativa Por Más Tiempo y de los trabajadores de radio América nos presentamos voluntariamente en el juzgado a ofrecer un nuevo contrato de alquiler, hecho que figura en el acta librada en el juzgado en cuestión".

 

LO QUE MACRI SABE. El edificio de Amenábar 23, donde alguna vez funcionó Cablevisión, pertenece a una empresa llamada SPF3, una vidriosa firma encabezada por un dueño de origen suizo que aceptó que Sergio Szpolski, creador y finalmente vaciador del Grupo 23, al que pertenecía Tiempo, dejara de pagarle el alquiler en septiembre de 2015. Recién inició los reclamos de cobro en abril pasado. La curiosa demora en la ejecución de los alquileres aparece como otra parte del sospechoso prólogo que habría programado el entonces dueño de ambos medios antes de dejar de pagar los salarios, a fin de año, y poner en marcha la maniobra fraudulenta de venta al ignoto empresario que esta semana recurrió a una patota vinculada al mundo del espectáculo y a la seguridad deportiva para recuperar el edificio.

 

El juicio de desalojo está en manos del juzgado nacional de primera instancia en lo Civil 3 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Eduardo Cecinini.  La audiencia mencionada por la cooperativa se concretó el 13 de Junio, dos semanas antes del ataque de la patota. Por la empresa SPF3 estuvo el abogado Martin Davicino, que, a pesar de las propuestas de los trabajadores, "insistió con el pedido judicial para realizar un desalojo ‘exprés’ de la redacción de Tiempo y los estudios de radio América. Su pedido se produjo en el marco de una audiencia realizada a solicitud de los trabajadores que ofrecieron pagar un contrato de alquiler por un año que no complicara el desarrollo de su actividad productiva", informó oportunamente la cooperativa.

 

A pesar de los esfuerzos de los trabajadores, "la respuesta de Davicino fue una rotunda negativa: manifestó que su intención es recuperar el inmueble lo antes posible y pidió el desalojo abreviado (antes de que finalice el juicio). La intransigencia de los dueños, que se rehusaron a negociar, dejó en manos del juez la decisión de privilegiar los intereses del inversor suizo o las necesidades de los periodistas que recuperaron su fuente laboral de manera autogestiva", advirtió el comunicado de la cooperativa sobre esa audiencia, aunque el juez Cecinini en ningún momento hizo lugar al pedido de desalojo anticipado.

 

Todos estos datos, explican en Tiempo Argentino, fueron informados al Ministerio de Trabajo y a distintos funcionarios de la Casa Rosada que mantienen contacto cotidiano con el jefe de Gabinete, el mismo que estaba al lado de Macri cuando el Presidente protagonizó un nuevo sincericidio desde Berlín y trató de usurpadores a los trabajadores atacados.

 

Pocas horas después de las declaraciones presidenciales, la fiscal contravencional porteña Verónica Andrade ordenó citar por la fuerza pública a los miembros de la patota que comandó Martínez Rojas, porque nunca se presentaron a declarar, una actitud totalmente distinta a los pasos legales que impulsaron los trabajadores del diario, que se hicieron parte en el juicio por desalojo que tiene al jefe de la patota como destinatario.

 

En la última comunicación pública de la cooperativa, los trabajadores le recordaron a Macri que "ningún funcionario de las áreas de Seguridad y Justicia se comunicó en estos días con los integrantes de esta cooperativa de trabajadores ni visitó la redacción para ponerse al tanto de lo ocurrido durante las primeras horas del lunes 4 de julio”.

 

“Ante esta situación, le solicitamos al Presidente una audiencia con el fin de ponerlo al tanto de nuestra realidad y de las acciones que hemos emprendido desde hace siete meses -cuando dejamos de cobrar nuestros salarios-, incluyendo los reiterados pedidos a diversas áreas del Estado para que protejan los puestos laborales y actúen sobre los principales responsables de este vaciamiento: Sergio Szpolski, Matías Garfunkel, Darío Richarte y Juan Mariano Martínez Rojas", agregaron.

 

Al cierre de este informe, el Presidente no había ofrecido ninguna instancia para escuchar a los trabajadores, pero en su entorno hay al menos cuatro funcionarios de primera y segunda líneas que conocen en detalle la evolución de los acontecimientos.

 

Macri está al tanto de todo al respecto del conflicto en Tiempo Argentino.

 

Por eso, sus palabras confirman que está decidido a sobreactuar su indiferencia para acusar de usurpadoras a las víctimas de una patota que pudo actuar gracias al silencio del Ministerio de Trabajo y a la actitud cómplice de la Policía Federal.

 

ley omnibus: los cambios garantizan la aprobacion y milei busca salvar la delegacion de poderes
Javier Milei y Karina Milei

También te puede interesar