El segundo semestre

Prat Gay a los súper: “Ya hicimos las correcciones, ahora precisamos de ustedes”

El ministro de Hacienda recibió a los empresarios por los precios de lácteos y aceites. Les pidió acortar plazos de pago al sector lechero. La plata de las paritarias no está yendo al consumo.

En un encuentro sin definiciones de fondo, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, recibió este jueves a las cámaras de supermercados ASU, CAS y FASA para abordar la problemática de los precios en aceites y lácteos. Tal como adelantó Letra P el martes, la reunión se celebró en la sede de la Secretaría de Comercio, en la porteña Diagonal Sur. Secundado por el ministro de la Producción, Francisco Cabrera; el titular de Comercio, Miguel Braun, y el jefe de Agroindustria, Ricardo Buryaile, el ex JP Morgan dejó en una frase lo más interesante del convite: “Ya hicimos las correcciones macroeconómicas, ahora precisamos de ustedes, del esfuerzo”, les dijo en una parte de la charla, que se prolongó por una hora y media.

 

Lo que llamó la atención de los comerciantes fue la lectura del funcionario, quien se preguntó por qué existiendo una recomposición paritaria no se había volcado ese dinero a la compra de alimentos. Es que, cuando Prat Gay les consultó cómo venía el consumo, hubo caras largas y gestos de preocupación. Algunos, cuando salieron del encuentro se asombraron por la vaguedad de la lectura del ministro, que no consideró que, además de los precios en alza de los alimentos, hay otros factores económicos, como las tarifas, que erosionan el bolsillo de los consumidores y los obligan a recortar gastos de donde se pueda.

 

El titular de Hacienda sorprendió, además, cuando se quejó de las promociones de compra de dos unidades iguales en la cual la segunda es a mitad de precios: “Esto genera confusión, porque no hay referencia de cuál es el precio real del producto”, les dijo. A tales fines, el kirchnerismo había sido inteligente al planificar Precios Cuidados, que justamente venía a establecer valores de referencia para que en la góndola el consumidor supiera cuánto valía determinado producto. Los empresarios trataron de justificar que esas promociones eran más atractivas que hacer un descuento del 20% en un precio, dado que generan la sensación de que se están llevando una unidad gratis o con un descuento alto.

 

Entre los puntos tratados, en línea con lo que confirmó Letra P, se les pidió a los súper absorber el aumento de 4% y 6% en aceites otorgado a los productores. No lo harán por la totalidad, pero sí en 4 o 5 puntos. En el tema lácteo, la promesa de revisar la cadena de precios quedó trunca. Lo único que pidió el Gobierno es que los súper e híper acorten los plazos de pago a proveedores, de 45 a 30 días, considerando que el valor que se paga está atrasado.

 

@leandrorenou

 

Neuquén: Transportes Crexell, el negocio familiar que blinda la billetera de la senadora Unesco
Javier Milei recorta fondos que iban al gremio de Hugo Moyano y Pablo Moyano

También te puede interesar