Plan integral

La Provincia colocará pulseras electrónicas en casos de violencia de género

Se busca evitar las frecuentes violaciones a la prohibición de acercamiento de agresores a sus víctimas. Nuevos refugios y mejoramiento del sistema de toma de denuncias telefónicas.

Con el objetivo de reducir los casos de violencia de género, el gobierno de María Eugenia Vidal prevé la puesta en marcha de un plan integral que, entre otros aspectos, contempla la colocación de pulseras electrónicas para evitar las frecuentes violaciones a la prohibición de acercamiento de agresores a sus víctimas, al tiempo que se anunció que se construirán nuevos refugios y se mejorará el sistema de toma de denuncias telefónicas. También, está en carpeta recapacitar a los efectivos policiales en la materia. 

 

Vale señalar que estas medidas surgen en un contexto donde los casos de femicidio no se han reducido a pesar de las últimas manifestaciones populares enmarcadas en el “Ni una menos”. El pasado año, se registró un caso de estas características cada 37 horas, lo cual representó un incremento del 42%, de acuerdo a la Corte Suprema. Cien de esos crímenes se produjeron en la provincia de Buenos Aires.

 

“Cuando asumimos, nos dimos cuenta que en Provincia no se estaba haciendo nada" al respecto, expresó el subsecretario de Derechos Humanos, Marcelo Cantón, encargado de impulsar el plan, de acuerdo a lo consignado por la agencia DIB. Para describir este escenario, el funcionario comentó que el año pasado 6 mil pedidos de auxilio telefónicos al 0-800 contra la violencia de género "no fueron atendidos por falta de personal".

 

Con estas nuevas medidas el botón anti-pánico, que la mujer podía accionar para alertar cuando se sentía en peligro, será reemplazado por un sistema de pulseras electrónicas que deberán llevar, por orden judicial, la víctima y también el victimario. Cuando esas pulseras se encuentren a una distancia que viole la restricción de acercamiento, enviarán un alerta de forma automática.

 

Asimismo, el Ejecutivo bonaerense prevé centralizar la toma de denuncias en una sola línea, la 144, para evitar la dispersión actual y además conectará con una central de atención renovada, que será atendida por el triple de operadores de los que existen actualmente. Esa central tendrá también una mejor conexión con el 911, para poder disparar la respuesta policial en tiempo y reforma ante casos urgentes. Las llamadas quedarán registradas, lo que ayudará a construir un mapeo estadístico sobre estos casos, que hoy no existe a nivel del Ejecutivo provincial.

 

Por otro lado, en el paquete de acciones a desplegar en el mediano plazo, la Provincia anunció que reacondicionará los únicos dos refugios propios para víctimas, uno en Moreno y otro en Ensenada, que hoy no funcionan "porque uno está destruido y otro intrusado". También se mejorarán 30 refugios municipales -que junto a los nacionales son los únicos operativos hoy en territorio bonaerense-, lo que demandará una inversión de 15 millones de pesos. Para avanzar, Cantón ya negocia con el senado la constitución de un fondo específico. El objetivo es dejar a la provincia con 20 refugios propios en 2019.

 

El plan contempla un "fuerte trabajo de capacitación y concientización", dijo Cantón, que se traducirá en un re entrenamiento a efectivos de las policías bonaerense y locales, que deberán completar un curso específico y una fuerte intervención en el debate público a través de campaña de información públicas con las cuales se buscará no solo informar y educar, sino "sensibilizar" sobre esta problemática.

 

Victoria Villarruel, en el Senado.
El bloque oficialista de Martín Llaryora, Hacemos Unidos por Córdoba, está dispuesto a consensuar modificaciones en la ley del juego online con la oposición.

También te puede interesar