Día de la Bandera PRO

Público seleccionado, arenga con eslogan de Obama y Belgrano casi ausente

Con el Monumento vallado, Macri encabezó el acto patrio ante una platea de invitados especiales. Exclamó: “¡Sí, se puede!”, y la consigna fue coreada por 5 mil alumnos. Mínimas referencias al héroe.

Vallado perimetral para limitar el acceso al Monumento a la Bandera, arenga con eslogan de Obama y mínimas alusiones al héroe de la fecha. Ésos son los datos centrales que se recortan de la celebración del Día de la Bandera que encabezó este lunes, en Rosario, el presidente Mauricio Macri.

 

La celebración recuerda -paradójicamente, como en tantos otros casos- la muerte del general Manuel Belgrano, uno de los revolucionarios más destacados de las luchas por la independencia americana. Sin embargo, el jefe de Estado lo redujo a su condición de creador de la Bandera en un discurso de 7’22” en el que lo mencionó dos veces.

 

En cambio, prefirió destacar avances de su gestión de gobierno y arengar a los cinco mil alumnos que integraron el público seleccionado para la ocasión con un eslogan tomado de la primera campaña presidencial del jefe de la Casa Blanca, Barack Obama: “¡Sí, se puede!”, gritó varias veces el mandatario y obtuvo la respuesta entusiasta de los escolares.

 

En enero de 2008, durante las primarias para la selección del candidato del Partido Demócrata a la sucesión de George W. Bush, el entonces senador Obama pronunció un discurso que lo puso en carrera. “Yes, we can” (“Si, podemos”) fue la consigna que se convirtió en leimotiv de su tránsito a la presidencia de su país y la que los militantes demócratas coreaban a repetición.

 

 

Este lunes, Macri cerró su discurso patrio con una puesta en escena llamativamente similar. Gritó: “¡Es aquí y es ahora! ¡Sí, se puede!”, a lo que los alumnos respondieron, con perfecta sincronización: “¡Sí, se puede! ¡Sí, se puede! ¡Sí, se puede!”.

 

 

 

DIFERENCIAS. Acaso haya pesado en la decisión de Macri de no abundar en referencias al líder del Ejército del Norte –un rebelde que desoyó en innumerables ocasiones las órdenes que le llegaban desde el poder porteño- la necesidad de seguir marcando diferencias con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien en distintas oportunidades declaró su predilección por este intelectual reconocido tardíamente como uno de las mentes más brillantes y progresistas de su generación.

 

En su libro “Manuel Belgrano. El hombre del bicentenario”, el historiador Felipe Pigna señala que “la historia oficial relegó a Manuel Belgrano al papel de creador de la bandera nacional”, y apunta que ésa fue “la forma de ocultar, por mucho tiempo, el pensamiento y la acción de uno de los más lúcidos innovadores y revolucionarios de nuestra historia”.

 

Belgrano fue, según Pigna, “miembro de una de las familias más acomodadas de Buenos Aires” que “bien pudo haber utilizado su título de abogado obtenido en España para tener un buen pasar en Europa o para continuar con los negocios familiares en Buenos Aires”, pero que, en cambio, “decidió ponerse a disposición del cambio de las injustas condiciones de vida, de la modernización de la economía, del impulso de las nuevas ideas en la industria en su tierra…”. “Lo hizo en medio de un régimen colonial que iba en exacto sentido inverso a sus intenciones”, destaca el historiador.

 

Este lunes, el Presidente arrancó así su discurso: “Hoy estamos acá, en la cuna de la Bandera, para rendirle una vez más homenaje a Manuel Belgrano, creador de éste que es el principal símbolo patrio”. Y un par de minutos después destacó, “como planteaba Belgrano en su juramento”, la virtud de “decir la verdad”. Fin de las referencias al patriota.

 

Macri señaló que este Día de la Bandera es “especial” porque “estamos a días de los 200 años de nuestra independencia”. Y dijo que “hace 200 años se juntaban miles de argentinos y de argentinas, de ciudadanos y de ciudadanas, con el compromiso de trabajar juntos, creyendo que desde la libertad iban a construir una mejor sociedad, decidiendo ser protagonistas, y eso nos llevó hasta el día de la fecha”.

 

“Los invito a todos –agregó el mandatario- a festejar con alegría y a esperar que el 8 de julio se hagan las doce de la noche, en cada rincón de la Argentina, con su diversidad, con su distinta propuesta cultural, para comenzar el siguiente siglo de nuestro país”.

 

“Tenemos que inspirarnos en esa fuerza que tuvieron ellos, porque se ha hecho muchísimo en estos 200 años, pero tenemos que aspirar a hacer mucho más en los próximos 200”, completó.

 

CORRALITO. Junto al gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, y la intendenta de Rosario, Mónica Fein, Macri encabezó el acto en el marco de un celoso operativo de seguridad. Como hizo con la Plaza de Mayo en la celebración del 25 de Mayo, el Gobierno nacional decidió limitar el acceso al Monumento a la Bandera con un vallado perimetral dispuesto a 300 metros del escenario. Del lado de adentro sólo estuvieron cinco mil alumnos de escuelas de distintos puntos del país y un grupo de invitados especiales. Del lado de afuera, entidades de comerciantes que protestaban contra los aumentos de tarifas y organizaciones sociales que reclamaban un cambio en el rumbo de la economía.

 

En ese contexto, Macri convocó a los argentinos a "trabajar juntos" para ir "hacia la pobreza cero" y para "derrotar al narcotráfico, que tanto daño le ha hecho a Rosario y a todo el país".

 

El Presidente admitió que "falta mucho" para estar satisfecho con su gestión, pero consideró que su administración está "en el camino correcto". En esa línea, destacó: "Destrabamos temas económicos que no nos dejaban crecer” y “hemos vuelto al mundo para hacer nuestro aporte”. “Queremos aprovechar las oportunidades que se nos presentan para crecer y generar trabajo", agregó.

 

"La Patria la hacemos entre todos, es la suma del esfuerzo de todos nosotros", dijo, por lo que invitó a "comprometernos en la cultura del trabajo, del esfuerzo".

 

"Creo en el buen diálogo, en decir la verdad, (ya que) es lo que cimenta la confianza, y va a permitir ese país que soñamos juntos todos los argentinos", añadió, y aseguró: "El punto de partida no ha sido fácil, pero ya pusimos manos a la obra, hemos destrabado temas en la economía que no nos permitían crecer, hemos comenzado a combatir la inflación, la cual va a bajar".

 

El discurso del Presidente cerró un “¡Viva la Patria!”, un “¡Sí, se puede!” y el eslogan de Obama coreado por los alumnos.

 

milei busco una foto con la familia militar en un desfile que lo relego a un segundo plano
lo que dejo el desfile: el paseo en tanque de milei y villarruel y la selfie de la interna

También te puede interesar