Cambio de tono

Ahora, el Gobierno argentino “invita” al Reino Unido a negociar por Malvinas

En el día de los derechos sobre las islas, la Cancillería publicó un comunicado con una retórica más amigable que en los años K. Malcorra necesita el OK británico para llegar a la ONU.

En el marco del día de la afirmación de los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, el gobierno de Mauricio Macri “invitó” al Reino Unido a reanudar las negociaciones por la soberanía de esos territorios y llamó a “fortalecer la relación bilateral a fin de identificar posibles áreas de cooperación en el Atlántico Sur”. Lo hizo a través de un comunicado emitido por la Cancillería con un perfil retórico marcadamente más amigable que el expuesto durante la etapa kirchnerista. Por caso, en el mensaje publicado en 2015 con motivo de celebrar el mismo día, el pais había denunciado a los británicos por de “espionaje”, “actividades ilegítimas de explotación de recursos naturales” y una “tan inaceptable como anacrónica situación colonial”.

 

El nuevo pronunciamiento del Ministerio de Relaciones Exteriores se produce en medio de la campaña del Gobierno argentino para posicionar a la canciller Susana Malcorra en el lote de once postulantes a la secretaría General de la ONU, campaña que incluye gestos de acercamiento a los isleños y al Reino Unido. Un dato clave: Inglaterra es uno de los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que tienen derecho a veto en la elección del titular del organismo (Ver aparte “Malcorra volvió de Nueva York…).

 

Al señalar que desde el 3 de enero de 1833, cuando los británicos ocuparon ilegalmente las islas, las Malvinas “son objeto de una disputa de soberanía entre ambos países”, el escueto comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores bajo la administración macrista reafirmó "los imprescriptibles derechos de soberanía" y mostró su "plena disposición a un diálogo abierto con el Reino Unido" por el tema, luego de realizar algunas alusiones de carácter histórico.

 

OTRA TÓNICA. Con un perfil diametralmente opuesto al actual, el comunicado que la Cancillería argentina publicó el 10 de junio de 2015, el último durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, recordó que se cumplían cincuenta años del incumplimiento británico al llamado de la Asamblea General de Naciones Unidas a negociar sin demora a fin de encontrar una solución pacífica al problema.

 

Asimismo, aquel mensaje remarcó que la posición argentina cuenta con un amplio respaldo internacional y que múltiples organismos y foros internacionales instan a la Argentina y al Reino Unido a reanudar las negociaciones.

 

Y denunció: “La negativa al diálogo encubre, además, una injustificada presencia militar británica en el Atlántico Sur, la que ha generado una creciente preocupación en la comunidad internacional”.

 

Tras acusar a Gran Bretaña de implementar “operaciones masivas de espionaje electrónico sobre líderes políticos y estructuras militares” del país, el comunicado de 2015 denunció la violación del derecho a la privacidad y “las ilegítimas actividades de exploración y explotación de recursos naturales desarrolladas por el Reino Unido en el Atlántico Sur”.

 

“Los recursos pesqueros podrían ser sobreexplotados y los yacimientos de hidrocarburos, que pertenecen a cuarenta millones de argentinos, agotados o podría ocurrir un accidente durante las operaciones para extraer hidrocarburos que impactase sobre el entorno prístino de las Islas. Un derrame de petróleo de gran magnitud en el área tendría un impacto significativo en el ecosistema, que podría perdurar durante décadas”, añadió.

 

“La República Argentina reitera una vez más su derecho inalienable sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, así como su firme disposición a reanudar a la brevedad las negociaciones con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte a las que nos exhorta las Naciones Unidas para dar una solución definitiva a esta tan inaceptable como anacrónica situación colonial”, ponderó el comunicado de 2015.

 

En 2016, el perfil fue otro. Ninguno de los aspectos antes mencionados fue denunciado, y se puntualizó: “El Gobierno argentino reitera una vez más su plena disposición a un diálogo abierto con el Reino Unido, y a fortalecer la relación bilateral a fin de identificar posibles áreas de cooperación en el Atlántico Sur”.

 

Boleta única de papel para las PASO
Javier Milei junto a gobernadores en Tucumán.

También te puede interesar