FFAA PRO

En el Día del Ejército, Macri llamó a “dejar atrás enfrentamientos”

Por su parte, el ministro de Defensa dijo que por 12 años los militares fueron “destratados” por lo que hicieron quienes en su mayoría murieron o están presos. Mientras, Michetti atacaba a Bonafini.

“Hemos comenzado una nueva etapa en la vida de nuestro país, la cual impulsa dejar atrás enfrentamientos y divisiones”, sostuvo este lunes el presidente Mauricio Macri durante el acto en el Colegio Militar de El Palomar. Casi en simultáneo, por Radio Nacional, la vice, Gabriela Michetti, embestía a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, a quien describió como una mujer agresiva y violenta.

 

"Las Fuerzas Armadas vienen de años en los cuales el Estado los ignoró y los abandonó, y eso trajo problemas de presupuesto, de equipamiento, de infraestructura", apuntó Macri.

 

En esa línea, el ministro de Defensa, Julio Martínez, consideró que las Fuerzas Armadas "están recibiendo muy buen trato" por parte de las nuevas autoridades, y puntualizó que "faltaba el respeto por parte del Gobierno, que no lo tenían antes, y hoy lo tienen, en esta idea de unir a los argentinos".

 

El funcionario dijo que "12 años estuvo sin ir un presidente al aniversario de su regimiento escolta, Granaderos a Caballo" y que "12 años estuvieron los jefes de las fuerzas sin ser recibidos, sin juntarse con el presidente de la Nación".

 

En declaraciones a la radio pública de la Ciudad de Buenos Aires, Martínez afirmó que durante la última década las Fuerzas Armadas fueron "destratadas por algo que hizo gente de las fuerzas, que la mayoría ya se murió y otros están presos, y quienes hoy están, cuando fue el golpe de Estado no habían nacido, o eran chicos o muy jóvenes".

 

En la misma mañana, Michetti había utilizado Radio Nacional, en este caso a emisora oficial del Estado nacional, para criticar a Bonafini. “Ha demostrado ya muchas veces que es una persona de mucha violencia y agresividad, que dice cosas durísimas, no solo a nuestro Gobierno, incluso a la propia Iglesia en su momento", señaló.

 

En los últimos meses, sectores ligados a la represión ilegal intensificaron su prédica en favor de lo que denominan la “reconciliación nacional”, aunque se habían intensificado ya durante la campaña electoral. El diario La Nación, por ejemplo, publicó una secuencia de editoriales en los que reclamó, como lo ha hecho históricamente pero con más regularidad, la aplicación de la teoría de los dos demonios para poner en un mismo plano al Estado genocida conducido por las juntas militares y a las organizaciones armadas como Montoneros y ERP, además de clemencia para los criminales encarcelados de mayor edad. A pocos días de asumir el nuevo Gobierno, diez represores fueron liberados en La Pampa y Entre Ríos. Y la semana pasada, en el tedeum que encabezó en la Catedral de La Plata, el jefe de la Curia local, Héctor Aguer, pidió “paz, olvido, borrón y cuenta nueva” para los crímenes cometidos por la dictadura cívico militar de los setentas.

 

Como ya señaló este portal, el gobierno del presidente Macri ha dicho que no promoverá la interrupción de los juicios, pero también ha desconocido la cifra de 30.000 desparecidos resultante del terrorismo de Estado ejercido por el régimen instaurado por el golpe del 24 de marzo de 1976. Lo hizo el ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Darío Lopérfido, desde los bordes del oficialismo, pero también el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, quien relativizó el rigor de ese número al decir que, al respecto, "hay un montón de versiones". El propio Garavano y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, recibieron a la militante ultraderechista Cecilia Pando, bajo el argumento de que el actual es un gobierno que recibe a todos los sectores.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar