X
Micheli y Yasky impulsan esa medida en respuesta al veto presidencial a la ley anti despidos. En La Plata, el jefe de la CGT Alsina priorizó la unidad gremial por sobre todo. Faltazo de Moyano.
Redacción 24/05/2016 19:55

Los distintos sectores de la Confederación General del Trabajo se reunieron este martes por la tarde en la sede de UPCN de la ciudad de La Plata, para mostrar una foto de unidad que terminó siendo incompleta, porque el líder camionero Hugo Moyano pegó el faltazo. Antonio Caló repitió que no van a hacer un paro nacional contra Macri, porque "vetar una ley es facultad del Presidente de la Nación, lo marca la Constitución. Si algún día hacemos paro es porque hay muchos despidos, pero no porque se vetó una ley".

Mientras desde las dos CTA conducidas por Pablo Micheli y Hugo Yasky describen que "después de una marcha como la del 29 de abril no se habla de otra medida que no sea un paro nacional", este martes por la tarde, los principales dirigentes de todas las CGT pusieron paños fríos, descartando llegar a esa medida, al menos por el momento.

Antonio Caló se dedicó a priorizar la unidad de las tres centrales obreras por sobre cualquier otra cuestión, poniendo en segundo plano el tema del veto de Mauricio Macri a la ley antidespidos sancionada por el Congreso, días atrás.

"Vetar una ley es facultad del Presidente de la Nación, lo marca la Constitución. Algún día haremos paro porque hay muchos despidos, pero no porque se vetó una ley", definió, tajante, el líder de la CGT Alsina, dejando en claro que por ahora, para las CGT eso no es prioridad. "El señor Presidente puede vetar esta u otra ley. Lo que no queremos los dirigentes gremiales es que haya más despidos en la República Argentina", remarcó al mismo tiempo.

"Este veto es un cachetazo a los trabajadores. Este gobierno vuelve a demostrar que es un gobierno de ricos para ricos", había dicho Micheli días atrás en radio Del Plata. "Sigo sosteniendo lo mismo, creo que la respuesta debe ser contundente (por el veto). Queremos cuidar la unidad de las cinco centrales, si no sale un paro y sale una marcha lo veremos", agregó. Este martes, Caló lo minimizó.

"Este gobierno no tiene ministros, tiene todos ceos de empresas; cuando nosotros éramos chicos y jugábamos a la pelota sabíamos lo que era tener hambre, caminar 10 cuadras porque no teníamos para el boleto; cuando nosotros nos juntábamos a tomar mate ellos se juntaban a jugar al golf y al rugby", disparó igualmente Caló contra los funcionarios del gobierno nacional, con la intención de mostrarse en la vereda de enfrente.

"Vamos a aceptar el juego; pero ojo, ganaron las elecciones por el 2%, nos ganaron por penales, no por goleada", agregó, y remarcó: "En el gobierno no saben lo que es quedarse sin trabajo; no nos va a temblar el pulso si tenemos que hacer una movilización en la calle si hay más despidos". Pero no saldrán a la calle en respuesta al veto de la ley anti despidos.

La unidad

"El 22 de junio va a haber una CGT normalizada, una CGT única. Todavía no hay candidatos, hay que esperar, no es fácil de armar una CGT única después de que hubo tres. Vamos a elegir el mejor entre todos, armando la mejor conducción que podemos tener en estos tiempos que estamos atravesando", dijo Caló sobre el nuevo panorama de las centrales obreras en la segunda mitad de este año.

Ante la presencia de un amplio abanico de dirigentes gremiales, entre los que se encontraba el impulsor del evento, el líder de la CGT Regional de La Plata, Berisso y Ensenada Julio Castro, Caló remarcó: "Lo que nos une a todos los dirigentes gremiales es que tenemos que dejar de lado actitudes personales, porque la gente común, de trabajo, nos pide lo mismo por la calle, entonces nosotros tenemos que ser inteligentes y darles la oportunidad a otros dirigentes nuevos que tengan la misma ideología nuestra".

Así, los líderes sindicales confirmaron que el 3 de junio, en la sede de Azopardo, se reunirá el Comité Central Confederal, como paso previo al congreso que el 22 de agosto elegirá un nuevo consejo directivo.

Caló ratificó que no quiere un paro nacional, como piden las dos CTA

Micheli y Yasky impulsan esa medida en respuesta al veto presidencial a la ley anti despidos. En La Plata, el jefe de la CGT Alsina priorizó la unidad gremial por sobre todo. Faltazo de Moyano.

Los distintos sectores de la Confederación General del Trabajo se reunieron este martes por la tarde en la sede de UPCN de la ciudad de La Plata, para mostrar una foto de unidad que terminó siendo incompleta, porque el líder camionero Hugo Moyano pegó el faltazo. Antonio Caló repitió que no van a hacer un paro nacional contra Macri, porque "vetar una ley es facultad del Presidente de la Nación, lo marca la Constitución. Si algún día hacemos paro es porque hay muchos despidos, pero no porque se vetó una ley".

Mientras desde las dos CTA conducidas por Pablo Micheli y Hugo Yasky describen que "después de una marcha como la del 29 de abril no se habla de otra medida que no sea un paro nacional", este martes por la tarde, los principales dirigentes de todas las CGT pusieron paños fríos, descartando llegar a esa medida, al menos por el momento.

Antonio Caló se dedicó a priorizar la unidad de las tres centrales obreras por sobre cualquier otra cuestión, poniendo en segundo plano el tema del veto de Mauricio Macri a la ley antidespidos sancionada por el Congreso, días atrás.

"Vetar una ley es facultad del Presidente de la Nación, lo marca la Constitución. Algún día haremos paro porque hay muchos despidos, pero no porque se vetó una ley", definió, tajante, el líder de la CGT Alsina, dejando en claro que por ahora, para las CGT eso no es prioridad. "El señor Presidente puede vetar esta u otra ley. Lo que no queremos los dirigentes gremiales es que haya más despidos en la República Argentina", remarcó al mismo tiempo.

"Este veto es un cachetazo a los trabajadores. Este gobierno vuelve a demostrar que es un gobierno de ricos para ricos", había dicho Micheli días atrás en radio Del Plata. "Sigo sosteniendo lo mismo, creo que la respuesta debe ser contundente (por el veto). Queremos cuidar la unidad de las cinco centrales, si no sale un paro y sale una marcha lo veremos", agregó. Este martes, Caló lo minimizó.

"Este gobierno no tiene ministros, tiene todos ceos de empresas; cuando nosotros éramos chicos y jugábamos a la pelota sabíamos lo que era tener hambre, caminar 10 cuadras porque no teníamos para el boleto; cuando nosotros nos juntábamos a tomar mate ellos se juntaban a jugar al golf y al rugby", disparó igualmente Caló contra los funcionarios del gobierno nacional, con la intención de mostrarse en la vereda de enfrente.

"Vamos a aceptar el juego; pero ojo, ganaron las elecciones por el 2%, nos ganaron por penales, no por goleada", agregó, y remarcó: "En el gobierno no saben lo que es quedarse sin trabajo; no nos va a temblar el pulso si tenemos que hacer una movilización en la calle si hay más despidos". Pero no saldrán a la calle en respuesta al veto de la ley anti despidos.

La unidad

"El 22 de junio va a haber una CGT normalizada, una CGT única. Todavía no hay candidatos, hay que esperar, no es fácil de armar una CGT única después de que hubo tres. Vamos a elegir el mejor entre todos, armando la mejor conducción que podemos tener en estos tiempos que estamos atravesando", dijo Caló sobre el nuevo panorama de las centrales obreras en la segunda mitad de este año.

Ante la presencia de un amplio abanico de dirigentes gremiales, entre los que se encontraba el impulsor del evento, el líder de la CGT Regional de La Plata, Berisso y Ensenada Julio Castro, Caló remarcó: "Lo que nos une a todos los dirigentes gremiales es que tenemos que dejar de lado actitudes personales, porque la gente común, de trabajo, nos pide lo mismo por la calle, entonces nosotros tenemos que ser inteligentes y darles la oportunidad a otros dirigentes nuevos que tengan la misma ideología nuestra".

Así, los líderes sindicales confirmaron que el 3 de junio, en la sede de Azopardo, se reunirá el Comité Central Confederal, como paso previo al congreso que el 22 de agosto elegirá un nuevo consejo directivo.