Política

Como Cambiemos habilitará la ley anti despidos, Massa podría acompañarla

En el Frente Renovador no quieren ser los únicos en votar contra la prohibición de las cesantías aprobada por el Senado y que, casi con seguridad, será sancionada en la madrugada del jueves.

La discusión de la ley anti despidos es un guión que muta por días y, a veces, por horas. Como informó este medio, Cambiemos tiene tomada la decisión de abstenerse cuando llegue el momento de votar en la Cámara de Diputados para facilitarle al Frente para la Victoria (FPV) y al bloque Justicialista la sanción del proyecto que ya fue aprobado por el Senado y que, rápidamente, sería vetada por el presidente Mauricio Macri. Lo nuevo es que, ante este giro radical del oficialismo, el que cambiaría ahora su postura es Sergio Massa: tras muchos días despotricando contra ese proyecto, ahora el massismo podría terminar acompañando el texto tal cual llegó de la Cámara alta.

 

La decisión de la Casa Rosada de mandar a sus legisladores a darle luz verde a la emergencia ocupacional por 180 días que ya votó el Senado y que en la madrugada del jueves sería ley fue un duro golpe a la estrategia del Frente Renovador (FR), aunque también un reconocimiento a su capacidad de influencia sobre la agenda del oficialismo. En las filas massistas soñaban con que el dictamen que voten los diputados fuera el suyo, que replica la ley que bajaron los senadores y le suma un capítulo de incentivos para pymes. En el Gobierno calcularon el impacto fiscal de esta propuesta en 100 mil millones de pesos y decidieron habilitar el mal menor: abstenerse para que la ley aprobada sea la del Justicialismo y el FpV.

 

En el massismo había opiniones contrapuestas. Mientras que algunos admitían la habilidad parlamentaria del oficialismo (que adjudicaban a la experiencia de la UCR en el Congreso, para ningunear al PRO), otros consideraban un gran avance para el FR. No sólo pondrán a macristas y radicales a regalarle una victoria al kirchnerismo, decían, sino que le impusieron la discusión sobre la situación de las pymes, que no estaba ni en el último borrador del Poder Ejecutivo.

 

La cuestión, para el FR, es qué hacer cuando en Diputados se ponga en consideración el dictamen del bloque Justicialista y el FPV. El massismo tendrá una reunión esta noche. Allí definirá la postura definitiva, pero voceros calificados de esa bancada descartaban un voto en contra si Cambiemos ejecuta su plan de abstención. “No podemos votar en contra de una ley que prohíbe despidos si es la que va a salir”, admitió un diputado del FR a Letra P. Otros dos diputados massistas admitieron que a esa reunión llevarán la moción de votar junto con el resto del peronismo. Y afirmaron que ésta es la posición en la que, más probablemente, se alinee el resto de sus legisladores. Sobre todo porque otros sectores cercanos, como el interbloque Progresistas, decidieron también acompañar la ley del Senado.

 

La presidenta del bloque del FR, Graciela Camaño, ya admitió por lo menos que el plan de abrazarse hasta el último segundo a su dictamen ya no es intocable. “Nosotros vamos a seguir deliberando para establecer claramente lo que vamos a hacer”, dijo. Y siguió: “Obviamente que lo óptimo es el dictamen que nosotros presentamos, no solamente porque tiene a las pymes, sino porque, además, el proyecto que vino del Senado está mal redactado”. 

 

Ese presunto problema de redacción es algo que el massismo detectó hace al menos diez días pero no denunció para no exponer a los senadores y mantener abiertas las vías de negociación. Según Camaño, “si el proyecto del Senado sale, y el Presidente no lo veta, y un trabajador es despedido, este trabajador va a tener que presentar un amparo. Este proyecto del Senado no sirve, porque no ha incluido el despido con justa causa por cuestiones económicas”.

 

En el kirchnerismo dicen, en cambio, que el efecto retroactivo que trae el dictamen de Massa para la prohibición de despidos podría facilitar la judicialización y la posible declaración de inconstitucionalidad de la norma. Algo curioso, ya que los mismos diputados del FpV que ahora sostienen esto firmaron un dictamen en la comisión de Legislación del Trabajo que también aplicaba retroactividad para despidos y suspensiones, hasta el 1 de enero.

 

Si el massismo termina votando a favor del proyecto aprobado en el Senado, evaluaban algunos de sus diputados, podría ser tomado como un gesto de buena voluntad hacia el kirchnerismo de cara a la futura negociación de una ley de beneficios para pymes que tramite en paralelo. Igualmente, tanto el FpV como el bloque Justicialista ya presentaron sus propias iniciativas para pequeños y medianos empresarios. Y el capricho de Massa de ir hasta el último minuto con su plan de meter todo en una ley -incentivos para pymes y prohibición de despidos- en lugar de acelerar el trámite discutiendo dos leyes distintas es una cuenta que el tigrense tendrá que pagar.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar