Conflicto con la Nación

Pelea de recursos: la Patagonia vuelve a ser un desafío para Macri

Como en junio, gobernadores se manifiestan en conjunto y hasta hacen campaña por Massa. El rol de Pichetto. El conflicto por los reembolsos.

Como en las elecciones presidenciales de octubre y en el ballotage de noviembre, las provincias del sur vuelven a presentarse como un desafío para el presidente Mauricio Macri. La unidad de gobernadores tras el DNU que les quitó a los puertos de la Patagonia los reembolsos por exportación dejó a Mario Das Neves (Chubut) al frente de un reclamo que se expandió e influenciará en el debate del Senado sobre Ganancias. Después del acto que compartió con Sergio Massa en Trelew, se volvió a posicionar como un férreo opositor a Cambiemos. En Río Negro, Alberto Weretilneck reaccionó (tarde, según el PJ) y acudirá a la Justicia, pero se distanció del proyecto que avanzó en Diputados. Por Neuquén, Omar Gutiérrez sobrevive a la interna del Movimiento Popular Neuquino (MPN) y trata de evitar el impacto de la crisis petrolera.

 

Al igual que en el planteo unificado en el invierno, cuando se congeló el tarifazo de gas, las fuerzas provinciales convergen en el objetivo de frenar medidas en contra de los intereses de cada región.

 

PROVINCIAS. Das Neves, quien abrió sesiones ordinarias junto a Macri y a Rogelio Frigerio en Rawson, encabezó el reclamo por una sensible pérdida de dinero que desencadenó el decreto presidencial. Luego de comunicarse con Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Weretilneck, se paseó por los medios arengando la unión de los patagónicos para hacer sentir la fuerza en el Congreso. El anuncio de su presencia en la comisión Bicameral para derogar el DNU generó revuelo y metió presión a los legisladores nacionales de todo el sur. “Este pueblo y la Patagonia han dado recursos para que puedan subsidiar a otras provincias”, recordó cuando planteaba que la eliminación de reembolsos fue “para perjudicarnos a nosotros y favorecer a otras localidades que le interesan como Bahía Blanca y Mar del Plata”.

 

El kirchnerismo, que tiene su propia competencia con Das Neves, se acopló a la defensa de los intereses regionales. “Más allá de las diferencias políticas e ideológicas, es importante que los empresarios se pongan al frente. También los ciudadanos, que pueden recibir trabajo de las empresas”, dijo el legislador Santiago Igón (FpV) a Letra P. En coincidencia, el senador Alfredo Luenzo (Chubut Somos Todos) se refirió a la pelea que surgió desde esa provincia. “En principio vamos a estar apoyando tal como salió de Diputados. En general, estamos de acuerdo. En particular, se analizará”, anticipó al ser consultado por Letra P.

 

Por ahora, la mayoría de los senadores patagónicos estaría acompañando la modificación que llegó a la Cámara alta. La incógnita gira alrededor de los representantes de Tierra del Fuego, provincia de clara sintonía con la Casa Rosada. “Hablamos con (Miguel) Pichetto y, hasta ahora, la posición sería igual a la nuestra”, admitió Luenzo en referencia a los 15 representantes. Leonardo Gorbacz, jefe de gabinete fueguino, reconoció este fin de semana que la modificación de Ganancias "sería un golpe duro" porque esa provincia dejaría de percibir unos 460 millones de pesos.

 

En Río Negro, las finanzas condicionan al gobernador. Sumergido en una compleja situación financiera, fue a la Justicia para recuperar los reembolsos portuarios pero su contraria visión sobre Ganancias lo expone. Si bien “apoya” el espíritu del proyecto, declaró: “Venimos resignando recursos”. Y dijo que, si avanzara, “las provincias estarán desfinanciadas”. Desde el peronismo tildaron sus declaraciones a Radio Continental como “otra burrada más”. La encargada de cruzarlo fue la diputada María Emilia Soria. “Cuando el Presidente toca intereses provinciales, reacciona tarde. El impuesto es para los altos ingresos”, expresó Soria a Letra P, sin abrir la polémica con los intendentes que manifestaron preocupación, el último fin de semana, por los recursos que se "perderían".

 

“Es un problema grande para los intendentes”, apuntó Nelson Iribarren (Sierra Grande), uno de los jefes comunales de Cambiemos en la provincia. Tras la conformación del grupo 10 D (10 de Diciembre), fue el vocero de la inquietud que existe en los municipios referenciados con el oficialismo nacional. "En lo que respecta a Sierra Grande, el tema de la Minería nos perjudica. La retención es grave para la comunidad, sería la puñalada final", advirtió en torno a la principal fuente laboral de la localidad que limita con Chubut.

 

Neuquén, la situación petrolera le genera incertidumbre. La oleada de despidos abrió una grieta y un ascendente malestar social. La crisis de la principal actividad económica le provoca dolores de cabeza a Gutiérrez, uno de los gobernadores más cercanos al presidente. En sintonía, Guillermo Pereyra -otro jugador clave en la votación del Senado- trató de atenuar el impacto que el descenso en la actividad generó. Al cierre de la semana pasada, Gutiérrez dejó bien clara la necesidad de iniciar un plan de desarrollo energético evitando la importación de Hidrocarburos. “Lo central es fortalecer el eje productivo en la cuenca neuquina”, resaltaba. Pereyra, con toda la experiencia, bajó línea y advirtió que está muy lejos de encontrarle una solución al problema. “Como dicen, veo complicada la mano”, comentó el dirigente sindical. Mientras tanto, en la Legislatura avanza una reforma electoral que le otorga reconocimiento al vicegobernador Rolando Figueroa por su buen diálogo con las fuerzas opositoras y el complejo PJ neuquino. 

 

NÚMEROS. La Patagonia, en los últimos comicios, acompañó otro modelo de país. Macri, y Cambiemos, sólo obtuvieron apoyo en pocas ciudades. Daniel Scioli se impuso (hasta en segunda vuelta) en Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y, en Río Negro, obtuvo un resultado aplastante: el 62,85 por ciento.

 

El escándalo de afiliaciones a La Libertad Avanza en Río Negro salpica a Karina Milei.

Las Más Leídas

También te puede interesar