X

En Santa Cruz, Chubut, Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego el Frente para la Victoria (FpV) se impuso con tranquilidad.

Redacción 26/10/2015 15:05

El domingo que dejó golpeado al peronismo y puso en duda su futuro por la pobre elección en territorio bonaerense, el triunfo del Frente para la Victoria (FpV) en la Patagonia marcó una realidad bien diferente. Santa Cruz, Chubut, Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego apoyaron a Daniel Scioli en bloque.

La Meca del modelo nacional y popular, Santa Cruz, es el principal exponente. Más allá del triunfo que dejó posicionada a Alicia Kirchner en el justicialismo nacional, Scioli alcanzó el 47 por ciento de los votos (79.714 votos) sacándole una amplia ventaja a Cambiemos, que sacó algo más de 25 puntos (43.465).

En Tierra del Fuego, que galardonó a Rosana Bertone como gobernadora a mediados de año, superó los 45 puntos y casi duplicó al massismo que tuvo su premio en el 23 por ciento (21.373 votos) obtenido. La Cámpora, a través de Walter Vuoto –intendente de Ushuaia– salió a festejar.

Neuquén, sin olvidar la particular interna del Movimiento Popular Neuquino (MPN) que tenía un sector a favor de Sergio Massa, logró darle ventaja al candidato que irá al balotaje de 22 de noviembre. El 35.64 por ciento (131.169 votos) fue el dato justo para dejar a Cambiemos, que se apuntala en el reelecto intendente, el radical Horacio “Pechi” Quiroga, segundo.

Río Negro, tierra donde Alberto Weretilneck celebró este fin de semana con el triunfo en la elección municipal de El Bolsón, y luego de mandar al ostracismo a Miguel Ángel Pichetto, Scioli cosechó algo de lo que sembró.  El 45.21 por ciento del electorado acompañó al FpV y el 24.24 depositó en Massa, elogiado por Weretilneck antes del pacto con su par bonaerense, el apoyo de segunda fuerza.

La nómina se completa con Chubut, que era una victoria segura para el sciolismo. Como describió Letra P, el acuerdo con Mario Das Neves (ganador este domingo) y el incansable Martín Buzzi, que nunca pudo sacarle provecho a la boleta completa del oficialismo, fue una garantía. El 41.56 por ciento marcó la predilección por el mandatario naranja, secundado por Massa pero a más de 11 puntos.