Política

Diputados del oficialismo y la oposición se pusieron de acuerdo con la estatización de los ferrocarriles

Letra P.- La Cámara de Diputados aprobó con 223 votos a favor y 5 en contra el proyecto que estatiza la administración del sistema ferroviario, con amplio consenso entre oficialismo y oposición.

La iniciativa del Poder Ejecutivo que propone crear la empresa Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado, la cual administrará todo el sector ferroviario nacional, fue girada al Senado tras poco más de 13 horas de debate.

 

El Frente para la Victoria, la UCR, el PRO, el Frente Renovador y la Coalición Cívica votaron a favor, mientras que el Frente de Izquierda (FIT) votó en contra y seis diputados se abstuvieron: los tres diputados del GEN, más Alcira Argumedo (Proyecto Sur) y Claudio Lozano (Unidad Popular).

 

La sesión especial en Diputados contó además con la presencia  en uno de los palcos del recinto del ministro del Interior y Transporte y precandidato presidencial del FpV, Florencio Randazzo, quien sostuvo que el proyecto dará al Estado “la posibilidad de convenir las concesiones, entendiendo que es innegociable la potestad sobre las vías”.

 

La diputada oficialista y presidenta de la comisión de Transporte, María Eugenia Zamarreño, defendió el texto del proyecto al afirmar que se busca que “el Estado nacional vuelva a asumir una potestad que le es propia, pero que le fue entregada a los privados”.

 

Por su parte, el massista Felipe Solá justificó el apoyo del FR porque se trata de un “intento válido de mejorar un desastre”, al tiempo que expresó críticas a la política ferroviaria de los últimos años, particularmente en el transporte de cargas.

 

Desde el PRO, Federico Sturzenegger señaló que el texto es “interesante” porque “no es el extremo del nacionalismo absoluto ni el de la privatización absoluta, busca un balance”. “Con este proyecto se reactivará la inversión privada y pública”, estimó el macrista e indicó que en caso de que el PRO llegue al Gobierno en diciembre “superará los 16 mil millones de dólares”.

 

Por su parte, el radical José Cano afirmó que se trata de “un tema que tiene que ver con un país que define una política de Estado” y, pese a opinar que “falta autocrítica del Gobierno”, afirmó: “Bienvenido sea que empecemos a escribir otra historia”.

 

Mientras tanto, diputada del GEN y precandidata presidencial Margarita Stolbizer tomó distancia de la iniciativa, por entender que responde a “un problema más de relato que de vocación sincera  de producir un cambio” y agregó que “estamos más que nada ante las consecuencias de un colapso del sistema ferroviario que a una renovación del sistema”.

 

En la vereda de enfrente, el diputado del Frente de Izquierda Néstor Pitrola, consideró que “es un proyecto de impunidad de 20 años de entrega y vaciamiento ferroviario” y recordó el asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra durante una protesta de ferroviarios, a manos de una patota gremial.

 

El proyecto aprobado por la Cámara de Diputados deberá tratarse el Senado. Su fin, es la creación de una nueva empresa estatal encargada de articular todo el sector ferroviario pero mantendrá un modelo mixto para la prestación del servicio.

 

La iniciativa declara “de interés público nacional y como objetivo prioritario la política de reactivación de los ferrocarriles de pasajeros y de cargas”, que incluye “la renovación y el mejoramiento de la infraestructura ferroviaria y la incorporación de tecnologías” para la “modernización” del sistema ferroviario.

 

También establece como uno de los principios de la política ferroviaria “la participación pública y privada en la prestación y operación de los servicios de transporte público ferroviario”.

 

Asimismo, precisa que el Poder Ejecutivo “deberá adoptar las medidas necesarias a los fines de reasumir la plena administración de la infraestructura ferroviaria en todo el territorio nacional y la gestión de los sistemas de control de circulación de trenes, pudiendo a tal fin resolver, desafectar bienes, rescatar, reconvenir o en su caso renegociar los contratos de concesión suscritos” con las empresas privadas.

 

Con ese fin, se establece la creación de la empresa Ferrocarriles Argentinos Sociedad del Estado, que tendrá como objetivo articular todo el sector ferroviario nacional y que absorberá a la Administradora de Infraestructura Ferroviaria (AIF), la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE) y Belgrano Cargas y Logística.

 

La empresa tendrá un directorio compuesto por seis miembros: un representante de la Secretaría de Transporte; los presidentes de AIF, SOFSE y Belgrano Cargas; dos representantes de los gremios del sector y un representante de los usuarios designados por el Ministerio.

 

Germán Martínez y Cecilia Moreau, autoridades de Unión por la Patria. 
Axel Kicillof, gobernador de Buenos Aires.

También te puede interesar