Después de la derrota

Urtubey, Scioli y Cristina ya disputan el poder en el PJ

El salteño comenzará a dar señales de que ya está en carrera para 2019. Otros dirigentes le vuelven a poner fichas a Scioli. El camporismo banca a Cristina. Massa, la provincia y la renovación.

Tras la derrota de Daniel Scioli en el ballotage frente a Mauricio Macri, el peronismo piensa cómo se rearma para volver al poder. El salteño Juan Manuel Urtubey no esperará  para anunciar su carrera por la presidencia para 2019, mientras que el kirchnerismo duro sigue señalando a Cristina Fernández de Kirchner como jefa y algunos dirigente quieren una nueva oportunidad para el gobernador bonaerese. Los líderes del PJ tuvieron este miércoles su primera reunión luego del ballotage.

 

“No hay que dar por muerto a Daniel”, dice un ministro nacional que ya se prepara para comenzar con la tarea más difícil para el peronismo, la reconstrucción. La gran incógnita es en torno a qué figura se dará ese proceso.

 

El equipo de Scioli ya anunció el posible plan del gobernador bonaerense: volver en 2017. Los dirigentes del Frente para la Victoria se dividen entre quienes piensan que con el 48 por ciento de votos en el bolsillo Scioli tiene chances de volverá  jugar y los que dicen que su tiempo ya terminó.  “El peronismo nunca va atrás de un perdedor”, dice un vocero partidario. “Daniel se ganó a todos en el último tiempo de la campaña. Incluso a los que no lo querían”, insiste un reconocido dirigente.

 

Convocados por Scioli, los líderes del PJ tuvieron este miércoles su primera reunión formal después del ballotage. Fue en la sede porteña del Banco Provincia, donde fueron Urtubey, Fernando Espinoza, Maurice Closs, Omar Perotti, Eduardo Fellner, Francisco “Paco” Pérez, Gustavo Bordet, Rosana Bertone, Gildo Insfrán y Lucía Corpacci, entre otros. En una clara muestra de que pretende hacer crecer su liderazgo, el gobernador bonaerense los reunió para "agradecerles" su colaboración durante la campaña y evaluar la "transición" en los distintos distritos, además de acordar con sus pares el rol de oposición con "voluntad constructiva" que ejercerá la fuerza a partir del recambio de gobierno del 10 de diciembre.

 

Pero más allá de Scioli, varios referentes comenzaron a alinearse en torno a la figura de Urtubey. El salteño tiene las características que varios peronistas  ven como ideales para la competencia que viene: es joven, representa una visión moderna, está bien formado intelectualmente  y es victorioso en su tierra, donde va por el tercer período como gobernador. En los próximo días, Urtubey volverá a hacer explícita su decisión de competir, algo que hizo varias veces durante este año, incluso antes de las elecciones nacionales.

 

Cerca de Urtubey ya comenzó a ubicarse Julián Domínguez. El presidente de la Cámara de Diputados recibió al salteño a mediados de noviembre en Chacabuco, donde mantuvieron una reunión en la sede del PJ local. Después hicieron una foto conjunta que do mucho que hablar, a pocos días del ballotage.

 

Después de que finalice su mandato en Diputados, Domínguez se replegará en los sindicatos que los apoyaron durante su campaña, como la UOM, SMATA y el sindicato de peones de Taxis. El domingo, tras la derrota de Scioli, el presidente de la Cámara baja se fue directo desde el búnker oficialismo a comer con los sindicalistas y a pensar en lo que viene.

 

Desde el llano, Domínguez empezará a caminar de nuevo la provincia de Buenos Aires, con la idea de colaborar con la reconstrucción del peronismo bonaerense, que perdió el territorio en manos de María Eugenia Vidal. El hombre de Chacabuco piensa que puede ser un puente generacional entre el viejo peronismo, que está de salida, y la renovación que viene, de la mano de los intendentes más jóvenes. Si decide reaparecer en escena, Florencio Randazzo podría jugar ese mismo papel.

 

En tanto, el camporismo insiste en que la jefa del movimiento seguirá siendo Cristina, a quien otros sectores culpan por la derrota del domingo. La Presidenta ya advirtió que en poco tiempo estará lista para dar pelea. “No me voy a ir, quédense tranquilos, siempre voy a estar”, dijo este miércoles, en una de sus últimos actos como mandataria. Los gobernadores le achacan “errores en la conducción” y apuntan a dos cuestiones centrales: la candidatura de Aníbal Fernández en la provincia y la inclusión de Carlos Zannini en la fórmula presidencial.

 

Con los mandatos del PJ nacional vigentes hasta mayo, cuando se renovarán las autoridades y se empezarán a ver las disputas más profundas, la figura de Sergio Massa se coló en la discusión de los líderes que hoy están en el Frente para la Victoria. Luego de la derrota algunos dirigentes abrieron la puerta para el regreso del ex candidato a presidente al PJ. “Hay un peronismo único, hay espacio para todos los que quieras o queramos", dijo el sanjuanino José Luis Gioja. También el matancero Fernando Espinoza dijo que si vuelve, Massa será “muy bien recibido”.

 

En el peronismo hay quienes piensan que la única forma de derrotar al ahora fortalecido Cambiemos es con un PJ unido. Eso debe incluir necesariamente a Massa. Sin embargo, otros dirigentes creen que ya no hay lugar para el líder del Frente Renovador “Ni Massa ni (José Manuel) De la Sota. Son traidores”, sentencia un dirigente que los hace responsables de la derrota justicialista.

 

Entre tanto ruido, una de las voces con más experiencia del peronismo pide calma. Gioja les pidió a los dirigentes “no entrar en la locura” cuando la derrota es tan reciente.  El sanjuanino será uno de los que trabajará fuerte por la unidad para el que PJ empiece a reconstruir su poder en 2017 y se encolumne detrás de un candidato competitivo para 2019.

 

 

 

 

 

 

Javier Milei en la cena de la Fundación Libertad.
espana, misiones y el dolar, tres limites que acechan el relato de milei

También te puede interesar