Política

Fuga de intendentes pone en el ojo de la tormenta a Álvarez Rodríguez

Scioli le pidió antes de partir a Nueva York que atienda y escuche más a los Jefes Comunales. La ministra de Gobierno es blanco de las miradas cuando se consulta quién es el encargado  de contener a los intendentes para evitar la migración en bandada al massimo. La subsecretaría de Asuntos Municipales depende de su cartera, pero allí tampoco harían eco los reclamos comunales.

La ministra Cristina Álvarez Rodríguez se viene reuniendo con tandas de concejales de distintos distritos para enrolarlos detrás del gobernador Daniel Scioli. Su misión es generar una estructura propia con acuerdos en cada Sección electoral de la Provincia.

 

Durante enero y los primeros días de este mes, Álvarez Rodríguez convocó concejales y los agrupó en sub bloques bajo el lema “Scioli 2015″, una experiencia que lanzó como prueba en su territorio, San Martín, a fines de diciembre.

 

Antes de cada movida, desde su cartera “se le avisa” al respectivo intendente (kirchnerista) “para no generar conflictos”. Movida que es mirada con lupa por los referidos Jefes comunales.

 

Así las cosas, la reciente fuga de Raúl Othacehé y las sospechas de que varios intendentes seguirían su curso hacia aguas massistas, quejosos por la poca atención que se les brinda desde el Gobierno, encontró a la Ministra enfrascada en diseñar una plataforma de concejales rumbo a las elecciones presidenciales 2015.  “La falta de atención a los intendentes es su responsabilidad” dejaron correr en los equipos naranjas.

 

La vinculación con los intendentes

 

Para desdicha de Alvarez Rodríguez, de su cartera depende la sub secretaría de Asuntos Municipales, a cargo del machiquitense Marcelo Sosa, quien cumple una función clave como nexo entre el Gobierno provincial y los  intendentes de los 135 municipios bonaerenses. Allí se dirigen las críticas por la responsabilidad a la hora de no escuchar  y viabilizar los reclamos de los intendentes.

 

Antes de partir a Nueva York y preocupado por el efecto contagio que pudiese tener en la Primera sección la partida de Othacehé; la bajó de la comitiva (aunque oficialmente señalaron a Letra P que ella no estaba incluida) y le dejó una orden directa a la Ministra: conversar con los intendentes para detectar los que, enojados por la falta de respuestas y hasta de interlocutores a los que quejarse, podrían modificar lealtades.

 

Así, consumada la huída del de Merlo, Alvarez Rodríguez, se reunió primero con Alberto Descalzo, de Ituzaingó, a quien no pocos ya imaginaban mudado al Delta. Luego, recibió a Stella Maris Giroldi. La intendenta de Campana venía de un raid para disipar las versiones que también ya la daban por renovadora.

 

Pero las directivas de Scioli –leyeron sus colaboradores entre líneas- denotaban la necesidad de abrir más canales de diálogo de los que había con los intendentes. Nuevamente, las miradas se dirigieron hacia la Ministra.

 

Carlos Achetoni
Ill be back. Federico Sturzenegger volvió para exterminar al Estado.

También te puede interesar