Política

En soledad, el kirchnerismo aprobó el nuevo Código Civil y Comercial

Por G.P.- Empezará a regir el 1 de enero de 2016. La oposición de retiró del recinto antes de que comenzara el debate, denunció penalmente a Julián Domínguez y dijo que el tratamiento de la ley era “ilegítimo”. Juliana Di Tullio, los acusó de generar “un vacío teatral” y de querer “clausurar el Congreso”.

Con medio recinto vacío, el kirchnerismo logró sancionar el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que empezará a regir el 1 de enero de 2016. En una jornada polémica, que comenzó con una denuncia penal contra el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y siguió con acusaciones sobre la supuesta ilegalidad del tratamiento del proyecto, el oficialismo aprobó el nuevo plexo normativo en soledad, con 134 votos a favor.

 

“Los hemos visto muchas veces cometer errores políticos. No es la primera vez que se ausentan en debates políticos importantes”, acusó la jefa del bloque oficialista, Juliana Di Tullio, a cargo del cierre del debate, pasadas las siete de la tarde. La mitad del recinto de la Cámara de Diputados estaba vacío. La oposición se había retirado poco después de las dos, acusando al oficialismo por haberle dado un tratamiento exprés al proyecto en la Cámara baja, sin hacerlo pasar por las comisiones.

 

El tratamiento del proyecto del nuevo Código Civil empezó a generar revuelo la semana pasada, cuando se anunció que la Presidenta le había ordenado al bloque de Diputados su aprobación inmediata. La ley había obtenido sanción en el Senado, a fines de noviembre de 2013, pero había quedado congelada desde que pasó a Diputados, y se especulaba con que podía sufrir cambios en su paso por las comisiones.

 

Sin embargo, el kirchnerismo decidió votar el proyecto en la Cámara baja tal como llegó desde el Senado, sin abrir el debate en las comisiones, argumentando que ya había sido discutido por todas las fuerzas que integran el Congreso en la bicameral que se creó especialmente a ese fin, en el año 2012.  Eso motivó las protestas de la oposición, que decidió no estar presente en el debate ni en la votación. Por la mañana, Elisa Carrió había denunciado penalmente al presidente de la Cámara, Julián Domínguez, en los tribunales de Comodoro Py por supuesto “abuso de poder”. Aunque no todas las fuerzas avalaron esa iniciativa –Julio Cobos, por ejemplo, se manifestó en contra de la denuncia, por considerar que genera conflicto de poderes–, la oposición en su conjunto calificó como “ilegítima” a la votación.

 

“No han cumplido el paso de legalidad que corresponde, por lo que esta sesión está viciada de ilegitimidad”, apuntó la diputada del Frente Renovador Graciela Camaño. Desde el Frente Amplio UNEN, Martín Lousteau dijo: “Están reformando un Código creado hace aproximadamente 150 años y cuya última gran modificación es de más de medio siglo atrás. Si entra en vigencia en enero de 2016, entonces ¿Por qué el apuro de tratarlo ya?. Con solo demorarlo una semana, mandándolo a comisión de asuntos legislativos, subsanarían el problema. Si no lo hacen es porque el Gobierno decidió que ya no quiere tener consenso en ningún tema”. Por su parte, el socialista Juan Carlos Zabalza consideró que “en su apuro incomprensible para sancionar el Código Civil, el oficialismo termina votando en soledad y genera un antecedente irreproducible: aprobar sin consenso de todas las fuerzas de la oposición una ley que debe regir la vida de los argentinos”.

 

Desde el kirchnerismo defendieron la postura oficial, aunque algunos dejaron sentado su desacuerdo con algunos artículos del nuevo Código, en especial el número 19, que establece el comienzo de la vida “desde el momento de la concepción”. Los diputados Adriana Puiggros y Jorge Rivas expresaron su disidencia y pidieron un nuevo debate del tema. “Por más que se intente arroparlo con fundamentos científicos, ese criterio no es más que una concesión a la jerarquía de la Iglesia Católica. Esa concesión, a la que nos tiene acostumbrados el poder político desde los orígenes del Estado argentino, ocasiona por desgracia efectos graves, ya que su verdadero objeto es obstruir la posibilidad de que las mujeres dispongan con libertad de sus propios cuerpos”, expresó el diputado del Socialismo para la Victoria, Rivas, en referencia a que la redacción del artículo entorpecería el debate sobre el aborto. Además, Rivas criticó que el Senado hubiera eliminado el artículo que establecía “la función social de la propiedad”.

 

Sin embargo, desde el mismo bloque oficialista, el diputado Edgardo Depetri consideró ante Letra P que “el tema de la Iglesia está utilizado como muletilla”, ya que “están en discusión los temas de la interrupción voluntaria del embarazo y de fertilización”. Depetri expresó su voluntad de que el debate por el aborto avance y aseguró que “hay mucho consenso en el bloque del Frente para la Victoria, los diputados somos los que tenemos que dar el debate”. La discusión quedó, así, planteada en el recinto por los mismos miembros del oficialismo, sin la oposición presente.

 

“Hemos asistido a una actuación por parte de los miembros de la oposición; una oposición sin proyecto ni agenda política”, criticó Di Tullio al cerrar el debate. La jefa del bloque oficialista dijo, además, que “les interesa estar en Comodoro Py, en la televisión, en los diarios, en las radios, pero no les interesa dar el debate en el Congreso de la Nación”, y los acusó de generar un “vacío teatral” y de querer “clausurar el Congreso”. “La oposición atrasa 150 años”, cerró la diputada, aludiendo al Código Civil vigente hasta ahora, que data del año 1869. Pasadas las siete de la tarde, el bloque del Frente para la Victoria en pleno, más los aliados Ramona Pucheta, los diputados del Frente Cívico de Santiago del Estero, del Movimiento Popular Neuquino y Nuevo Encuentro, aprobó el Código que regirá las relaciones de los argentinos en las próximas décadas.

 

Axel Kicillof y Verónica Magario Noticias Argentinas
Sebastián García de Luca.

También te puede interesar