Política

Ritondo se anota para la sucesión de Macri

El vicepresidente de la Legislatura tiene aspiraciones de ser el próximo jefe de Gobierno en 2015. Para eso deberá levantar su imagen y superar a otros candidatos

La carrera hacia las elecciones de 2015 ya se puso en marcha. Mauricio Macri apretó el botón para que el semáforo pasase de rojo a verde y se largara. Lo hizo el mismo 27 de octubre, el día que el PRO se impuso en la Ciudad de Buenos Aires, desde el bunker que coronó a los candidatos que lograron llegar a la arena nacional. ¿Ninguneando? a Gabriela Michetti y Diego Santilli, a quien el jefe de gobierno ni siquiera nombró en su mensaje, lanzó su candidatura presidencial dos años antes. Pero ¿qué pasará con su sucesión?

 

Muchos son los referentes del macrismo, que han acompañado al gestor del partido desde sus inicios, que pretenden continuar con el legado del PRO en el área metropolitana. En esa lista el primero en anotarse fue Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de Gabinete. “Estoy corriendo un maratón. Si hago las cosas bien, debería ser el próximo”, se lo escucha decir en su despacho.

 

Michetti logró una banca en el Senado junto al rabino Sergio Bergman y aunque dentro del PRO apuestan a que le pelee la gobernación de la provincia al kirchnerismo, nadie le quita el sueño de ser la primera mujer en convertirse en jefa de la Ciudad. Y en esa apuesta anda también María Eugenia Vidal. Con un perfil bajo, pero cautivador, la vicejefa viene ganando terreno. La última oportunidad que tuvo fue ante la crisis por los cortes de luz, poniéndose al frente del operativo con Macri y Rodríguez Larreta de vacaciones.

 

Vidal es, tal vez, quien tenga el perfil menos PRO del macrismo. Pero no es la única. Cristian Ritondo, vicepresidente primero de la Legislatura, es el más peronista de todos. Y desde ese lugar aspira a convertirse en el próximo mandamás. Tiene aparato propio –para comprobarlo vasta recorrer el sur de la Ciudad y observar las pintadas-, posee una gran habilidad como negociador y cuenta con llegada a diversos sectores.

 

“Es el paso natural que debería dar”, dicen sus asesores. “Ya hizo su paso por la Legislatura con una fuerte presencia. Hay que ver si puede captar el voto de los macristas”, agrega. Es que la principal ventaja de Ritondo se podría convertir, a la hora de tomar decisiones, en su principal cruz. Y él lo sabe.

 

Desde hace unos meses su equipo está realizando diferentes estudios. Seguimiento de su figura en los medios de comunicación y la intención de voto que tendría en una posible interna del PRO forman parte de el trabajo arduo de los militantes. Según los números que maneja el ritondismo, primero marcha Michetti con una imagen positiva de casi el 60%. Detrás viene Rodríguez Larreta, con alrededor del 25%; luego aparece Ritondo con un 15%. Por ahora los números no lo acompañan.

 

“No me ayuda, no me ayuda. Pero qué querés, vengo de ahí”, repite el legislador cuando se refiere a sus raíces peronistas. Sabe que dentro del electorado del PRO habrá una buena porción de votantes que no lo acompañaría. “Tenemos dos años por delante y ese tiempo, en política, es una eternidad. Confíemos en la gestión que nos pueda acercar”, le dice a su entorno.

 

Por si no se afirma como candidato, Ritondo ya está siendo tentado por otros postulantes para ser su compañero de fórmula en la Ciudad. Sería una combinación PRO-PRO/peronismo con perfume de mujer. Esos no son los únicos sondeos que comenzaron después de octubre. Al parecer un macrista, muy cercano al jefe, estaría tratando de tentar a una flamante legisladora que llegó a paso de hormiga, pero firme, a Bolívar 1 para que lo secunde en 2015. En el entorno del risueño aspirante piensan que no puede sustituir a Macri con su peso propio y por eso tratarán de moldear una alianza desde los pasillos e la Legislatura.

 

Lucas Incicco, Gisela Scaglia, Mauricio Macri y Germán Mastrocola.
Axel Kicillof y Verónica Magario Noticias Argentinas

También te puede interesar