Política

El verano de Vidal

El macrismo puso toda su estructura a trabajar en la Costa Atlántica para instalar a la vicejefa de Gobierno porteño como candidata a gobernadora en 2015. Tiene en agenda la visita a varios destinos turísticos y el próximo fin de semana habrá foto con Macri antes del Superclásico, en Mar del Plata.

Puso una sola condición para saltar la General Paz: tiempo. Algo que no abunda en la vertiginosa política local. Pero María Eugenia Vidal lo consiguió. La vicejefa de Gobierno porteño tendrá casi dos años para recorrer la provincia y llegar a 2015 como firme candidata a gobernadora por el PRO en la provincia de Buenos Aires. Aunque su primo, Jorge Macri, también quiere dar pelea, el jefe de Gobierno ya puso a toda su estructura a trabajar para instalar la figura de Vidal en territorio bonaerense.

 

Para el final de la temporada, Vidal habrá pisado Mar del Plata tres veces. También habrá pasado por Villa Gesell, Pinamar, San Clemente del Tuyú y Necochea, entre otros destinos turísticos. La visita será diferente en cada caso. En algunos balnearios, en coordinación con el presidente del Ente de Turismo de la Ciudad, Fernando de Andreis, Vidal estará presente en los stands de promoción de la Ciudad de Buenos Aires, que incluyen actividades recreativas, aerobics, clases de salsa y las ya conocidas estaciones saludables, también presentes en los barrios porteños.  En el caso de Mar del Plata, la visita del fin de semana del 17 y 18 de enero tendrá como contexto la presencia de Mauricio Macri para el partido que jugarán Boca y River y que millones de personas verán por televisión. Será una gran oportunidad para mostrar a Vidal fuera de la Ciudad, donde todavía tiene un bajísimo nivel de conocimiento, aunque probablemente también esté allí el intendente de Vicente López, que no quiere perder ni un centímetro de espacio en la pelea.

 

“Jorge quiere ser candidato y tiene todo el aval de Mauricio para caminar la provincia. Llegado el momento, veremos qué pasa”, confirman desde el Ejecutivo porteño. Macri, entonces, los dejará hacer a los dos, aunque su preferencia por Vidal está a la vista. El Pro empapeló las rutas 2, 11 y 63, que conducen a la Costa Atlántica, con la leyenda “Macri-Vidal 2015”. Más allá de los números, en el entorno del jefe de Gobierno  no miran con buenos ojos la evidente cercanía de su primo con Sergio Massa, potencial rival de Macri en 2015, con quien las negociaciones para las elecciones 2013 no terminaron en buenos términos. Aun así, la puerta a su candidatura no está cerrada. Por el contrario, el macrismo se rinde ante los pies de Vidal, quien renunciará a la comodidad de un territorio conocido para lanzarse al distrito más difícil y caliente del país. La vicejefa bien podría haberse prendido en la pelea por la Jefatura de Gobierno en 2015, que sigue protagonizada por Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta. Su pase a provincia es visto como “un sacrificio” que Vidal hace en pos de Macri y de su proyecto político, considerando lo difícil que puede ser arrebatarle la provincia a un candidato puramente peronista. “María Eugenia se va a cargar la campaña al hombro, aunque sabe que la provincia es un lugar muy difícil. Es lo que no quiso hacer Michetti el año pasado”, dicen por lo bajo los operadores porteños. La vicejefa suele ser, además, la vocera ante cada problema que el PRO enfrenta en la administración porteña. Entre los dirigentes hay consenso en que Vidal es la funcionaria macrista que más airosa sale de las incómodas preguntas periodísticas. Consciente de sus virtudes, a cambio del “sacrificio” pidió tener el tiempo suficiente para recorrer la provincia e interiorizarse de todos los problemas, pero sin descuidar su lugar en la Ciudad.

 

“La ventaja que tenemos esta vez es que los demás todavía  no tienen candidato. No es fácil instalar a alguien en la provincia de Buenos Aires, los últimos, a excepción de Felipe Solá, fueron vicepresidentes. Por suerte tenemos tiempo para instalar a María Eugenia”, confían en el Gobierno de Macri. El jefe de Gobierno también aprovechará el verano para lanzar – otra vez – su proyecto presidencial. Este fin de semana estará en Córdoba en el Festival de la Doma y el Folclore, en Jesús María. Pero, a diferencia del coqueteo político de 2013, esta vez evitará todo contacto con José Manuel de la Sota. “En esta etapa, durante todo 2014, la idea es crecer con lo propio. En 2015 veremos si nos tenemos que sentar a hablar con alguien para negociar. Todavía no es tiempo”, dicen desde el macrismo.

 

Marcelo Rucci
Ignacio Torres y Facundo Ball.

También te puede interesar