Política

Ricardo Vázquez: “No queremos ser una fuerza de testimonios y posturas”

El titular del bloque de Senadores bonaerenses del GEN, partido que integra el Frente Amplio Progresista, habló sobre las negociaciones con la Unión Cívica Radical y de la salida del sector que encabeza Víctor de Gennaro del armado provincial.

El Frente Amplio Progresista (FAP) protagoniza los movimientos políticos de resonancia en la provincia de Buenos Aires al tener buena parte de un acuerdo con la Unión Cívica Radical (UCR) cerrado para las elecciones de agosto y, sobre todo, por apuntar la mira al 2015 con las intenciones de dar un salto de calidad para llegar a formar parte del gobierno “que decida el futuro de los bonaerenses”.

 

El senador provincial Ricardo Vázquez habló con Letra P sobre lo que viene dentro del frente político que busca aglomerar la mayor cantidad de fuerzas de centro-izquierda, que hoy sufre la caída de un aliado: la Unidad Popular de Víctor de Gennaro dio el portazo despotricando contra el armado por haberlo “dinamitado”.

 

-¿Qué reflexión hace sobre las negociaciones con la Unión Cívica Radical?

 

-Lo veo como algo positivo, porque es importantísimo que el radicalismo junto a la Coalición Cívica amplíen la base de representación que tiene el Frente Amplio Progresista. Consideramos que hay un sector de la población que representamos de forma conjunta y la unidad de estos sectores facilita a la elección de la gente de sus candidatos.

 

Es imprescindible construir una fuerza lo más poderosa posible alrededor de un programa común para ser exitosos en lo que se avecina. En primera instancia (en 2013), buscando equilibrar las fuerzas en el Parlamento, y posteriormente, prepararse para sustituir a un Gobierno que está en un proceso de declinación tanto en lo económico y lo político, donde más de un 60 por ciento de la población quiere que la política sea factor de unidad, de consenso y no un instrumento de división de las mayorías en el país.

 

Es un grave error agudizar las contradicciones y enfrentar esterilmente a los argentinos, porque los países que han cohesionado su sociedad son los que progresaron.

 

-¿Cómo se hizo para limar las asperezas?

 

-Los problemas fueron esencialmente políticos. A veces hay una incomprensión por los partidos mayoritarios, como lo es en este caso la UCR, de comportarse como si representaran a la mitad de la sociedad y en realidad lo hacen a una parte más chica. Son inconvenientes políticos que hay que tratar de eliminar pero en lo programático e ideológico, pensamos bastante parecido.

 

-¿Cómo explica eso?

 

-Sólo hay que ver el trabajo parlamentario donde hemos coincidido en un 95 por ciento con la UCR y la Coalición Cívica, eso demuestra que no hay diferencias de enfoque en los temas de la Provincia y el país. Hay miradas diferentes, que es lo que hay que ir limando porque esto tiene que ser un conglomerado político donde puedan darse reglas de juego hacia adentro para que tenga perdurabilidad y que sea un factor permanente en la vida de los argentinos como un actor imprescindible que modifica situaciones que atrasan.

 

-Habla que ha sido complejo llegar hasta acá ¿va a ser complicado el armado de listas?

 

-Siempre es complejo eso, pero si el obstáculo para armar ese frente son las candidaturas, significa que no está maduro porque ese tema nunca debería ser un drama.

 

-Obviamente ustedes trabajan para estas elecciones ¿pero cuánto depende un 2015 de lo que pase en 2013 ?

 

-Como Frente Amplio Progresista tenemos un desarrollo importante a nivel nacional. El GEN, el Socialismo y Libres del Sur tienen presencia en varios puntos del país por eso también es importante la presencia del radicalismo porque nos da una estructura desarrollada. A todo eso hay que conjugarlo en una estructura político nacional por eso ahí sirve todo ese armado.

 

Cuando no existe el proyecto la estructura se vacía y resulta neutra a cualquier aspiración que tiene para cambiar la sociedad.

 

-Margarita Stolbizer planteó que el electorado se va a dividir en tres partes: kirchnerismo, PJ disidente y las fuerzas de centro-izquierda ¿piensa que será así el panorama electoral?

 

-Creo que va a ser así, y parece algo bueno porque son opciones populistas, como la del Gobierno, una de centro-derecha como la del PJ alineado al macrismo y una de centro-izquierda a la que aspiramos a construir nosotros.

 

-¿El alejamiento de Unidad Popular puede tomarse como una pérdida de las bases del FAP?

 

-Todo alejamiento es una perdida por eso hay que tomarla como tal. De todas maneras, nosotros entendíamos la decisión política estratégica de la determinación de ampliar el frente como algo sumamente positivo para el futuro de los ciudadanos, a los cuales no podemos hacerlos esperar más en los cambios que necesita el país.

 

Para mí la salida es un error, pero respetamos la decisión aunque hay que pensar que nosotros estamos tomando disposiciones importantes que tienen que ver con ampliar las bases de sustentación del FAP y presentar un acuerdo con otras fuerzas que nos permita ser más competitivos. No queremos ser solamente una fuerza de testimonios y posturas, queremos ser una fuerza que dispute el poder.

 

Ariel Boffelli

 

@ariel_boffelli

 

Córdoba en llamas. Daniel Passerini, un juego opositor, casi en solitario. 
Federico Sturzenegger.

También te puede interesar