Política

Malestar en el massismo por el trato a Costa y otros legisladores en el Senado

Las definiciones en las formaciones massistas, específicamente en el Senado de la provincia de Buenos Aires, devino en maniobras difíciles de imaginar y el “maltrato” hacia algunos de sus experimentados integrantes sorprendió a propios y extraños. Patricio Hogan y Roberto Costa, dos casos que ilustran la situación.

Uno de los casos es el del ahora ex intendente de Miramar, Hogan, ya que contaba con amplio respaldo de los intendentes del Frente Renovador para ocupar un cargo de peso (la presidencia o vice del bloque), pero quedó relegado.

 

Es que tras las consultas “hacia arriba” la distribución de autoridades quedó establecida del siguiente modo: Jorge D’Onofrio quedó a la cabeza, secundado por José Luis Pallares. Como Secretario General, fue designado Héctor Luis Vitale; en la Secretaria Política, Diana Larraburu; vocales, en tanto, son Malena Baro y Patricio Hogan y Vocero Parlamentario del Bloque, Alfonso Coll Areco.

 

Hogan, le reconocen los jefes comunales massistas, desarrolló un rol clave en el armado del FR en la Quinta Sección y fue uno de los pocos que realizaron una elección seccional exitosa, más allá de la baja performance seccional obtenida en Mar del Plata, por caso. Esperaban que tuviera protagonismo como autoridad tanto del bloque como en la Cámara Alta, pero eso no resultó así.

 

Maltrato a Costa

 

Otro caso que generó roces es el del senador Roberto Costa, actual vicepresidente II a cargo de la vicepresidencia del Senado bonaerense, que alimentó la sensación de “la crueldad” que puede tener una negociación que se desarrolla en un contexto de ambiciones y haciendo caso omiso a las consecuencia de decisiones que responden a una lógica que no respeta “pelos ni señales”, según se escuchó ayer en el Senado.

 

Lo cierto es que desde las altas esferas massistas se encomendó a los senadores que resuelvan la distribución de los espacios legislativos. Rápidos, los senadores se enroscaron en tendidas subrepticias y resolvieron, en un principio, que Jorge D’Onofrio comandaría el bloque y Roberto Costa sería la autoridad de Cámara.

 

Pero luego de esa “definición autónoma encomendada” aparecieron los operadores de superficie y de los otros, para que determinados sectores que integran el colectivo tengan sus lugares de responsabilidad dentro de la conducción de la bancada.

 

Esta situación del FR se inserta en un Senado que por el lado del FpV-PJ no habrá cambios, es decir que la vicepresidencia I del cuerpo seguiría ocupada por el senador Sergio Berni en uso de licencia, por lo cual ahora, en principio, con un Costa maltratado por sus propios compañeros, en el FpV-PJ están tomando nota de la situación e imaginan escenarios de resolución teniendo en cuenta el nombre que proponga el FR como autoridad de Cámara. Algunos, incluso, estiman que ante esta situación no habría que descartar que el FpV-PJ ocupe la vicepresidencia II y el FR la vice III.

 

Victoria Villarruel, en el Senado.
El bloque oficialista de Martín Llaryora, Hacemos Unidos por Córdoba, está dispuesto a consensuar modificaciones en la ley del juego online con la oposición.

También te puede interesar