Política

Después de entregar el Concejo a Massa, Bruera cierra con Scioli una mesa del PJ local

Luego de diferentes jugadas para no quedar en jaque, Pablo Bruera acentuó vínculos con la Provincia con el objetivo de mantener fuertes lazos con hombres cercanos a Daniel Scioli. La situación se encuadra después de que “entregara” el Concejo Deliberante al massismo y provocara reacciones del kirchnerismo puro.

En las últimas horas, en una quinta de City Bell, se dieron cita el jefe de gabinete, Alberto Pérez, el intendente de La Plata, Pablo Bruera, el titular del registro provincial de la propiedad, Roberto “Pocho” Prandini, la diputada Valeria Amendolara y Gonzalo Atanasof, como figuras rutilantes del encuentro donde se esbozó el armado de una mesa política del peronismo platense.

 

Lo que llamó la atención es que hace apenas pocos días Pablo Bruera le cedió la presidencia del Concejo Deliberante a Pedro Borgini, hombre de Héctor Daer, sindicalista con sólidos vínculos a Sergio Massa, y no sólo eso fue lo que el mandatario resignó. Dos secretarías a manos del massismo de la capital bonaerense.

 

Toda la situación parecía ser una señal de entendimiento entre mandatarios, que desactivó la rebeldía de sus concejales que estaban dispuestos a poner en la presidencia al frente amplista Gastón Crespo. Esta señal, directamente de Bruera a Massa, hacía suponer que en el corto plazo el jefe comunal de la octava daría más signos como el que terminó realizando: la incorporación de la ex edil Jacinta “Poly” Tritten, al gabinete local, otra mujer del armado duro del Frente Renovador.

 

Pero las noticias no dejan de soprender a los referentes de la política, luego del gran desplante que le hizo al kirchnerismo cuando se especulaba que el camporista, y ex jugador de Handball Martín Alaníz, sería el titular del recinto local como una señal profunda de entendimiento con la Casa Rosada.

 

El Intendente coqueteó, tiró nombres y se llegó a especular que el concejal suplente, Germán Beltrano, podía asumir por ser empleado en la Secretaria General de la presidencia, aunque nada de eso sucedió. Sin importarle las consecuencias, Bruera desairó a todos los kirchneristas y entregó el poder del Concejo al massismo en una jugada más para mantener la filosofía del tero.

 

Sin atenuantes, el jefe comunal decidió sellar una mesa de acuerdo político con el gobernador Daniel Scioli y el empresario de medios Raúl Kraiselburd. La misma tiene algunas premisas económicas y políticas.

 

Una de las principales acciones es el desplazamiento de sus dos hermanos de la parte visible del armado político reemplazándolos por la legisladora Valeria Amendolara. Esta sería la apuesta de levantar el perfil de la blonda ex jugadora de hockey como cara del “bruerismo bueno” para revertir la patética imagen en la que hoy se centra el apellido Bruera luego de la catástrofe del 2 de abril, cuando la ciudad quedó bajo agua.

 

Pero lo que se debe tener en cuenta es algo más. Otro de los comensales fue Roberto “Pocho” Prandini, hombre ligado a Carlos Cottini, quien se vincula al ministro del interior, Florencio Randazzo. El nombre de Prandini estuvo en la lista casi hasta el segundo cero, para ser senador provincial en 2011 y se especuló con su impronta como alguien de unidad en el PJ local, porque no hay sector en el peronismo local que no lo respete por su trayectoria militante y ser un hombre de palabra.

 

Lo de Alberto Pérez es una coronación de su mudanza en 2011, y su radicación como un vecino más con el apoyo de dos espadas fuertes como fueron Juan José Amondarain y Raúl Pérez, que lo colocaron como consejero por la octava sección electoral. El funcionario provincial, a su estilo, revalidó títulos y hace sus jugadas en la región capital desde hace dos años marcando territorio desde que colocó como senadora a la hoy directora general de Escuelas, Nora de Lucía.

 

El armador político de Scioli considera a la Capital bonaerense como su territorio y la misma negociación lo posiciona como un valor de peso en la búsqueda de consolidar la relación con el escurridizo Bruera. Uno de los incorporados es Gonzalo Atanasof, quien asumirá el cargo de Autopistas de Buenos Aires Sociedad Anónima (AUBASA).

 

La incorporación del denarvaísta termina de poner en claro el perfil no opositor hacia Bruera que eligió el ex legislador provincial en su última campaña electoral. Atanasof, al igual que otro ramillete de fieles a Francisco de Narváez, busca mantener viva la llama de seguir peleando la intendencia platense.

 

Además, de los políticos, existe otro argumento demasiado pesado y uno de los más relevantes: la Provincia le cederá al Municipio la ejecución de los dos mil millones de pesos en obras para el Plan Hidráulico. Mucho capital en manos de un político cuestionado hasta el hartazgo por manejarse de forma “oscura” en diferentes ámbitos, y señalado como el principal culpable de los problemas estructurales de la última década en la ciudad de todos los bonaerenses.

 

Toto Caputo para los aumentos de gas
corrientes: vallejos, el alfil silencioso de valdes en el congreso que asumira en seguridad

También te puede interesar