Política

A Mariotto “le falta el aire y se pone colorado” cuando piensa en las cárceles bonaerenses

Además, dijo que se llena “de vergüenza y humillación”. No es para menos, luego de escuchar a Adolfo Pérez Esquivel y compañía, en el marco de la presentación del Informe Anual 2012 de la Comisión Provincial por la Memoria, sobre la situación del servicio penitenciario en la provincia de Buenos Aires. Con cifras alarmantes, se habló de torturas, sobrepoblación, condiciones inhumanas de detención y corrupción estructural como principales puntos oscuros de una realidad escalofriante que sufren a diario quienes permanecen privados de su libertad, no sólo en territorio bonaerense, sino también en el resto del país.

Este es el séptimo informe que presenta la comisión, lleva como título “El sistema de la crueldad” y es un panorama que pinta de lleno lo que pasa en las cárceles; una situación gravísima que “muchas veces se naturaliza”.

 

Si bien la Comisión es provincial, los referentes también hicieron mención de lo que pasa en el resto del país, en donde la situación es “alarmante. Las cárceles hoy son depósitos humanos y esto no puede ser”. “Nos hemos encontrado con personas que están detenidas desde hace 5, 6 y hasta 7 años, en prisión preventiva”, aseguró Adolfo Pérez Esquivel, y con respecto a la jornada en sí, remarcó más de una vez que “para mí el gran problema de la presentación del informe es el día después”. “¿Qué va a pasar con este informe? ¿Cómo lo van a tomar las autoridades?”, se preguntó el Premio Nobel de la Paz 1980.

 

A la hora de responder si ve que hay una voluntad política de solucionar todos estos problemas tanto en el Servicio Penitenciario provincial como federal, el presidente de la Comisión por la Memoria dijo que “contesto con interrogantes, porque una cosa es lo que te dicen y otra lo que se hace. Son los hechos concretos los que ponen en evidencia los avances y retrocesos, y cuando vemos la situación de los institutos penitenciarios y también de la Justicia, es preocupante”. “Vamos a dejarlo ahí”, cerró.

 

El diputado nacional y líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, aprovechó la ocasión para pegarle a Daniel Scioli, y en diálogo con este portal dijo que “esto tiene que servir para que los funcionarios se den cuenta de lo que está sucediendo y se animen a hacer lo que hay que hacer. Lo que el Gobernador no asume es la conducción política y civil, dejando la situación en manos de estructuras delictivas que están enquistadas en todas las redes”.

 

Scioli -junto a la ministra de Gobierno Cristina Álvarez Rodríguez-, recibió días atrás un informe previo de la Comisión, y esto sirvió “para empezar a tomar cartas en el asunto sobre la situación carcelaria”, según el Secretario de Derechos Humanos, Guido Carlotto, quien presenció por primera vez esta presentación desde que ocupa ese cargo. Lo cierto es que estos relevamientos e investigaciones que realiza la Comisión no son de ahora, sino del año 2003 hasta la fecha.

 

Luego de la exposición de Adolfo Pérez Esquivel, Hugo Cañón, Roberto Cipriano García y Alejandro Mosquera, se invitó a los legisladores presentes a subir al escenario para recibir ejemplares, y ahí el vicegobernador y presidente del Senado, Gabriel Mariotto, tomó la palabra. Arrancó diciendo que luego de lo escuchado “le falta el aire” y “se pone colorado”, y que la realidad en las cárceles le produce “vergüenza y humillación”. Todas sus palabras bajo la atenta mirada de la titular del Servicio Penitenciario bonaerense, Florencia Piermarini, quien sólo dialogó con la prensa minutos antes del acto, asegurando casi protocolarmente que “nosotros seguimos trabajando para mejorar las cuestiones que surjan del informe”.

 

El discurso del vicegobernador fue interrumpido abruptamente por una señora presente en el Auditorio del Pasaje Dardo Rocha, que se paró de su asiento y suplicó: “por favor Mariotto, la reforma del Servicio Penitenciario, te mandé una carta para que leas, por favor”. Un momento que incomodó visiblemente al ex titular del Comfer y que provocó que el senador camporista Santiago Carreras se acerque a la mujer y le pida sus datos para calmarla y atender su reclamo.

 

En la sala también estuvieron presentes los diputados provinciales de la Coalición Cívica Walter Martello y Oscar Negrelli, de Nuevo Encuentro Marcelo Saín y Adrián Grana, la senadora provincial por la UCR Malena Baro y el Juez Carlos Rozanski, entre otros.

 

Los números

 

Una definición clara y concisa que ilustra este informe es que “las condiciones de detención en la Provincia no se adecuan a lo previsto en la normativa constitucional e internacional vigente en nuestro país y no garantizan el respeto a la dignidad de las personas”.

 

Según esta nueva investigación, en el año 2011 se produjeron 126 muertes en 39 de las 54 unidades del servicio penitenciario bonaerense, lo que representa un promedio de 10 personas cada mes. Además se registraron casi 10.500 hechos violentos informados por el servicio penitenciario: 31% más que en 2010. Y llamativamente la clasificación de hechos que realiza el SPB no contempla la violencia de los agentes penitenciarios sobre las personas detenidas, o sea que no se informan agresiones o amenazas padecidas por los detenidos.

 

Más allá de las diferencias entre unidades, en ningún caso se respetan los estándares internacionales que prevén 7 m2 por cada detenido. Y por otra parte, el nuestro es un sistema carcelario diseñado, pensado, desarrollado y controlado por y para hombres, por lo tanto también se registra un alto grado de violencia de género como una forma de la tortura específica, ejercida tanto por personal femenino como masculino. Durante el año 2011 se incrementaron los hechos de violencia informados por el SPB: de 254 registrados en 2010 a 419 en 2011.

 

Las personas trans que adoptaron una identidad de género femenina son las más vulnerables dentro de las unidades penales. No  hay espacios de detención pensados para alojarlas, por lo que son obligadas a permanecer en unidades penales masculinas, con todo lo que eso implica.

 

Y otra cuestión muy importante es el funcionamiento de la salud penitenciaria, que según el informe presenta graves falencias. Por ejemplo, durante el año 2011 las muertes por enfermedad fueron la primera causa de muerte en la población privada de libertad, encabezando el VIH y los  suicidios.

 

Matías Moscoso
tw @matomosco

 

Beltrán Benedit, diputado de La Libertad Avanza por Entre Ríos, en una visita a la exposición rural de Federal, en el norte de la provincia.

También te puede interesar