Es la economía, estúpido

Por Juan Cruz Sanz (*)

Cada vez hay menos tiempo para especular. Los planes se aceleran. Seis meses del segundo mandato. A Daniel Osvaldo Scioli y a Cristina Fernández de Kirchner les restan 1.277 días de gobierno. El equivalente a 30.672 horas de negociaciones, peleas y gestión.

 

El escenario político plantea una encrucijada que no espera a nadie. “Lo único que falta es que desde adentro nos boicoteen la posibilidad de gobernar, cuando todavía no nos alcanza la plata para poder hacerlo y encima se comprometen que la van a traer y que no está”. Fue el secretario de Coordinación Institucional de la Provincia, Eduardo Camaño, quien se encargó de decir sin eufemismos lo que se siente dentro del gabinete bonaerense. Luego vinieron las desmentidas, marchas y contramarchas. Ahora, Scioli espera la amenaza de los dos paros provinciales, uno que comienza hoy y el próximo ya tiene fecha: este viernes.

 

Buenos Aires genera el 36% del PBI, concentra el 48% de la industria, habitan en ella el 39% de la población y posee el 34% de los habitantes del país con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI). En 2011 recibió el 19% de los recursos coparticipables. Por coparticipación, Buenos Aires recibe 1.177 pesos por habitante. Tierra del Fuego, Santa Cruz, Formosa y La Rioja, reciben más de 5 mil pesos per cápita.

 

Hasta 1996, el suelo bonaerense recibió 650 millones de pesos por el Fondo del Conurbano (10% del total de recaudación por Impuesto a las ganancias). Desde ese año, por la sanción de la ley 24.621, el monto no se tocó más, ni se actualizó. Hoy, el 10% del Impuesto a las Ganancias serían 12.425 millones de pesos (un número que representa el 80% del déficit anual previsto en 2012). El tema no termina ahí. El Fondo del Conurbano se sigue distribuyendo en todas las jurisdicciones y hay seis provincias que reciben más que Buenos Aires: Santa Fe (1.404 millones por año), Córdoba (1.400 millones), Chaco (850 millones), Entre Ríos (830 millones), Tucumán (780 millones) y Mendoza (670 millones).

 

Para el presupuesto 2012, el Ejecutivo bonaerense proyectó 113 mil millones de pesos de presupuesto. Además, se sumaron casi 8 mil millones por la paritaria estatal. El gasto total previsto es de 121 mil millones de pesos. Los números no mienten. Buenos Aires recauda todos los meses 6.118 millones por recursos propios. Además 2.766 ingresan por coparticipación. La planilla del debe deja un déficit provincial mensual de 1.220 millones. La provincia fue autorizada a emitir deuda por 3.000 millones en el Presupuesto 2012 y la Reforma Fiscal de mayo habilitó a endeudarse en 2.200 millones de pesos más. Además, Scioli tiene autorizada la emisión de 1.000 millones por letras de tesorería. Hay 4 mil millones de deuda con Nación que fue refinanciada. Las fuentes de financiamiento están cerradas, los mercados internacionales intocables y el auxilio de nación no va a llegar.

 

Ahí están. Esos son los números que están. No hay más que eso. Cristina lo sabe, Scioli ya los conoce de memoria.

 

En la última semana, Scioli coincidió en una mesa con el senador nacional del Frente Amplio Progresista, Jaime Linares. En esa mesa, en la que también estaba el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; Linares, ex intendente de Bahía Blanca, comentó que tenía pensado  presentar un proyecto para modificar la actual distribución del impuesto a las ganancias. Scioli quedó entusiasmado con la idea y le manifestó a Linares que veía con buenos ojos esa propuesta. El tiempo pasó y las cosas con Presidencia empeoraron. También empeoraron los números. Ayer, desde el despacho de Scioli llamaron cuatro veces a la oficina que Linares tiene en el anexo del Senado. El gobernador necesitaba saber si el hombre del FAP había presentado su proyecto. La idea de Linares es que el 10% del Impuesto a las Ganancias se distribuya mensualmente entre todas las jurisdicciones provinciales, menos Buenos Aires, que recibirá el 2% mensual de forma “directa y automática”. La insistencia de Scioli tuvo éxito. Ayer, Linares presentó el proyecto.

 

A la pelea por la caja, al Gobierno se le suma el problema de la inseguridad. Los escenarios no son casuales, Santa Cruz, otra provincia con problemas económicos y castigada por la administración central, sufre un autoacuartelamiento total de la policía provincial, que reclama  mejoras salariales. Ayer ya se hablaba de una situación parecida en tierras bonaerenses. Quedan 1.277 días.

 

(*) Periodista de la sección «El País» del diario Clarín. Escribió durante cinco años en la sección «Política» del diario Perfil, donde fue corresponsal acreditado en Casa Rosada. Conductor de “Día de Cierre”, programa de entrevistas emitido por Canal Metro.

 

TW: @juancruzsanz

 

dominacion en tiempos modernos: los espejitos de colores de las sad

También te puede interesar