Política

Aumenta la basura electrónica

Cada año con la aparición de novedades tecnológicas se gastan millones de pesos en oro, plata y la materiales para la construcción de esos artilugios.

La basura tecnológica también comienza a ser un problema en Argentina, según los números de Greenpeace, se descartaron en 2010 diez millones de celulares, de los cuales la mitad quedaron en algún cajón, 40% fue a los basurales y apenas un 10% tuvo cierto tratamiento.

 

El verdadero problema radica en que esos productos contienen elementos altamente contaminantes, como ácidos y metales pesados, y son un riesgo creciente para la salud pública.

 

Según un informe de Telam, en la provincia de Buenos Aires, la Subsecretaría para la Modernización del Estado encaró el problema sobre la base del proyecto “E-basura” de la Facultad de Informática de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

 

El titular de esa subsecretaría, Roberto Reale, informó que la administración provincial comenzó a donarle a ese programa los equipos que descarta, y mencionó que “alentamos esta iniciativa y la impulsamos comenzando por casa”.

 

En la exposición Tec La Plata, el Estado provincial instaló un camión que recoge equipos desechados, de ese modo, los aparatos son reparados en sesiones prácticas de los estudiantes, y luego donados a instituciones de bien público, mientras que lo irreparable no va al basural, sino a una empresa recicladora.

 

La el director de la Agencia Ambiental que nuclea la Municipalidad de La Plata, Sergio Federovisky, informó que desde 2011 los equipos que descarta a cárceles bonaerenses donde los presos los desguazan, según un acuerdo con el Ministerio de Justicia provincial. A la vez, mencionó que el municipio prepara además la licitación de una planta para el tratamiento de los residuos electrónicos.

 

En Bahía Blanca, desde 2009, una ONG, la “Unión 20 de Agosto”, con el apoyo de la comuna y de una empresa privada, recolecta, recupera y reacondiciona residuos de este tipo. En su “Tecnoplanta” alumnos de la Escuela de Formación Laboral “San Roque” reacondicionan computadoras como práctica de un curso reparador de PC, y empleados desarman los demás aparatos, cuyos materiales son adquiridos por la empresa Ipes.

 

Y también, en el partido de General Pueyrredón, al que pertenece Mar del Plata, desde 2009 una Asamblea Ambiental recibe chatarra electrónica para reciclarla, separar materiales y venderlos.

 

Gisela Scaglia y Federico Angelini junto a Mauricio Macri en la campaña de 2021
Javier Milei y el petróleo en la Antártida: los riesgos de un menemismo tardío

También te puede interesar