CONGRESO | DIPUTADOS

Raúl Jalil no arma bloque aparte y en Unión por la Patria festejan: "La sacamos barata"

El gobernador de Catamarca ayudó a Javier Milei a aprobar la reversión de Ganancias, pero deja a su grupo en la bancada. Fugas que no fueron.

“No hay duda: los cuatro miembros de Catamarca siguen en Unión por la Patria”, aseguraron a Letra P fuentes de la provincia. La decisión fue celebrada en la bancada presidida por Germán Martínez, donde temían una ola de fugas para la sesión de este jueves. “La sacamos barata: era el momento en que se achicara el bloque y no pasó”, sostuvo uno de los referentes peronistas de la cámara baja, que no responde a ningún gobernador.

Ocurre que sumar contribuyentes al Impuesto a las Ganancias incrementa la coparticipación federal que se distribuye en las provincias. La incidencia de estos recursos es mayor en los distritos del norte, la mayoría gobernados por UP.

“Para nosotros, las inversiones mineras y la coparticipación son muy importantes”, fueron las palabras de Ginocchio. Sus colegas entendieron que había anticipado la ayuda del cuarteto catamarqueño a Milei.

El repliegue de Raúl Jalil

Jalil ya había dado muestras de su respaldo a la reversión de Ganancias en las sesiones anteriores. En Diputados, el 30 de abril, votó a favor uno de sus dirigidos (Sebastián Nóblega) y se abstuvieron los tres restantes (Fernanda Ávila, Dante López Rodríguez y Ginocchio). No hubo votos en contra.

En el Senado, el gobernador de Catamarca aportó el voto a favor de Guillermo Andrada, pero no así el de su antecesora, Lucía Corpacci, quien amenaza con enfrentarlo si continúa siendo amigable con la Casa Rosada.

Este jueves acompañaron la reversión de Ganancias tres representantes de Catamarca (Nóblega, Ávila y López Rodríguez) y Ginocchio se abstuvo. Fue un paso de baile: Jalil estuvo en contacto con Guillermo Francos, para colaborar con los votos que hicieran falta.

El anuncio de Ginocchio en la reunión de bloque molestó a sus pares, aunque evitaron confrontarla cara a cara. Máximo Kirchner abandonó la reunión, molesto, y preparó un discurso contra el RIGI. Disciplinada, la secretaria del bloques Paula Penacca, con base en La Cámpora, impuso a Máximo entre los 14 oradores individuales que tenía UP para elegir. Se habían anotado más de 40.

La presión de la bancada alcanzó para que Jalil instruya a su tropa a votar en contra del dictamen de Ley Bases, aunque tenga incluido el RIGI. Francos no necesitaba su aporte y el gobernador no quería romper con UP.

Las fugas que no llegaron

Ginocchio fue quien más se resistió a colaborar con el Gobierno. Su actitud causó recelo en la UCR catamarqueña: el diputado Francisco Monti, le exigió a Francos que convenza a la diputada si quería su voto. Después, el legislador lo pidió en el recinto.

En ese entonces, entre los bloques dialoguistas se especulaba con ausencias de representantes de UP de provincias del norte, como Santiago del Estero, gobernada por Gerardo Zamora.

Pero la tropa del mandatario se mantuvo firme en contra de cada capítulo de los proyectos del Gobierno. Lejos quedan sus gestos de diciembre y enero, cuando colaboraba con ausencias en ambos recintos.

Por la mañana, Martín Menem había presionado a los riojanos con un tuit, en el que los acusó de arriesgar 75 mil millones anuales al no votar Ganancias.

El presidente de la Cámara baja estaba al tanto de una citación al gobernador Ricardo Quintela, para firmar la reactivación de obras públicas, con la condición de que una parte las financie la provincia. Es una idea de Francos para tener votos en el Congreso.

Con La Rioja no funcionó. “Le propongo pelear por los 500 mil que nos deben de la coparticipación”, lo enfrentó a Menem el diputado de UP Sergio Casas.

Todo en orden

En los diferentes tributos de UP creen que será difícil que los gobernadores rompan el bloque, como ocurrió en 2016. “Logramos que levantaran la bandera en contra de sus ingresos. Una situación más difícil que esa, no hay”, resumió otro referente de los sin tierra.

La lectura generalizada es que el escenario político que gesta la Casa Rosada permite que UP sea el único espacio con la identidad de oposición. Al resto, se les dice dialoguistas.

Un diagnóstico similar tiene Sergio Massa: sus diputados muestran encuestas con la marca UP midiendo casi 40 puntos, muy por encima de cualquier dirigente. Es por eso que los miembros del Frente Renovador tampoco planean dar un paso al costado de la bancada.

El tigrense habla de este tema con Cristina y con Axel Kicillof, quien pide empezar a robustecer el espacio y para eso se reúne con gobernadores. Este viernes visitó al pampeano Sergio Ziliotto.

La unidad en grupos

De todos modos, el bloque UP de Diputados tiene sus divisiones internas. Victoria Tolosa Paz, quien nunca terminó su guerra fría con La Cámpora, administra un grupo de WhatsApp que se llama "Federales".

Sin embargo, esas internas quedan a un segundo plano cuando se trata de enfrentar al Gobierno. Las reuniones de bloque, de todos modos, son intensas, aunque se evitan definiciones sobre el futuro del peronismo.

Los encuentros duran hasta cuatro horas con oradores repetidos, como Juan Marino (del Movimiento Piquetero), Gisela Marziotta o la camporista Julia Strada, la nueva estudiosa de los temas presupuestarios. La broma interna es que llegó para darle descanso a Carlos Heller.

Itaí Hagman, cercano a Grabois, también suele plantear posiciones políticas y este miércoles se cruzó con Strada por querer votar a favor de reducir las exenciones impositivas. La diputada consideró que, cuando se trate de proyectos del Gobierno, sólo se podía pulsar el botón rojo.

Máximo suele estar poco tiempo en las reuniones y casi nunca abre la boca. Prefiere exponer a su tropa cercana, que todavía intimida al resto de la bancada, por temor a quedar sin lugar en futuras listas. Nadie tiene claro quien tendrá la lapicera. De hecho, el hijo de Cristina Fernández de Kirchner, en su discurso, convocó a armar un frente contra el Gobierno para 2027.

Como jefe de la bancada, Martínez tiene el rol de buscar consensos y evitar rupturas. Por ahora, sólo no pudo evitar que se escape el trío de Tucumán. “Es simple: tiene oficio legislativo y le dedica mucho tiempo a los consensos. Todo lo necesario”, lo elogió uno de sus dirigidos.

Rodrigo de Loredo, jefe de la UCR en Diputados. 
Raúl Jalil toma nota y hace cuentas. Los votos de la provincia garantizaron la aprobación del paquete fiscal en Diputados. 

Las Más Leídas

También te puede interesar